Menú

Cambio de aceite y de su filtro

Una de las tareas de mantenimiento de los automóviles es realizar revisiones periódicas para cerciorarnos de que todo está funcionando correctamente.

Una de las tareas de mantenimiento de los automóviles es realizar revisiones periódicas para cerciorarnos de que todo está funcionando correctamente.
Pixabay

El aceite del coche es fundamental para el correcto funcionamiento de tu vehículo. El aceite se encarga de que las partes del motor estén bien engrasadas y que no se produzcan fricciones demasiado agresivas que puedan deteriorar las piezas que componen el motor. Si el aceite es demasiado viejo o está sucio, lo más normal es que termine dañando el propulsor de tu coche. Las reparaciones o sustituciones de motor son muy caras y el coste del aceite y su filtro muy bajo, por lo que no conviene dejar que el motor se estropee por un uso inadecuado del aceite.

Por qué hay que cambiar el filtro del aceite

Una de las tareas de mantenimiento de los automóviles es realizar revisiones periódicas para cerciorarnos de que todo está funcionando correctamente. Gracias a estas revisiones podremos detectar aspectos deficientes del funcionamiento del vehículo como que el aceite del motor necesita ser cambiado. No obstante, muchos conductores se preocupan por cambiar el aceite, pero no su filtro y esto es un error que puede desembocar en averías serias.

Más allá de que el aceite atenúe la fricción de las piezas que componen el motor, si el aceite y el filtro se encuentran en buen estado, la mecánica del vehículo funcionará de una forma más eficiente.

Vídeo sobre el cambio de filtro extraído de Autodoc.es

El filtro del aceite del motor se encarga de que no pasen al propulsor las posibles impurezas que pueda haber flotando en el líquido. Estas partículas tienen su origen en los residuos que se forman como resultado del proceso de combustión. En ocasiones también pueden ser pequeñísimos trozos de metal que saltan del motor debido a la fricción continuada y que quedan en suspensión en el lubricante.

Cuando el filtro está roto, es demasiado viejo o está muy sucio deja de cumplir su función por lo que esas partículas pueden pasar al motor y pueden llegar a causar daños severos en el mismo.

Un filtro en mal estado puede ser la causa de una bajada en las prestaciones del vehículo, un consumo de carburante más elevado y el desgaste de ciertas partes del automóvil.

El aceite y el filtro deben sustituirse al menos una vez al año o cada vez que se hayan recorrido el número de kilómetros que estipule el fabricante del automóvil.

Cambiar el aceite, pero no el filtro es inútil, ya que las impurezas que se han quedado en el filtro podrían acabar en el motor. Y ya hemos visto los riegos que eso supone para tu automóvil.

Tipos de filtros de aceite

Los filtros de aceite de motor se pueden dividir en dos categorías principales, según su composición y según su funcionamiento.

Filtros según la composición:

• Membrana de celulosa.

• Membrana sintética.

• Membrana de microcristal.

Filtros según el funcionamiento:

• Mecánicos.

• Magnéticos.

• De alta eficiencia (HE).

• Por sedimentación.

• Con cámara térmica.

• Centrífugos.

Los filtros de aceite mecánicos y los de membrana de celulosa son los más habituales y los que suelen tener un precio más bajo.

Para terminar y resumiendo, cada vez que vayas a cambiar el aceite de tu coche, no te olvides de sustituir también el filtro, estarás alargando la vida de tu coche.

En Motor

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador