Menú

NBA

Los Warriors arañan a Doncic y destrozan a los Mavericks

Liderados por un genial Curry, los Warriors golpean primero en la gran final de la conferencia Oeste.

Liderados por un genial Curry, los Warriors golpean primero en la gran final de la conferencia Oeste.
Doncic no tuvo su mejor noche | Agencias

Empujados por un doble-doble de 21 puntos y doce rebotes de Steph Curry, los Golden State Warriors vencieron por un autoritario 112-87 a los Dallas Mavericks, en los que el esloveno Luka Doncic anotó veinte puntos, y golpearon primero en la apertura de las finales de la Conferencia Oeste de la NBA.


Curry lideró una actuación coral de los Warriors, en los que todos los integrantes de su quinteto inicial aportaron al menos diez puntos, y tumbaron a unos Mavericks sin brillantez, en particular en los triples (11 de 48), después de conectar 19 el domingo en el triunfo contra los Suns en el séptimo partido de la serie.

Los Warriors siguen perfectos en casa en estos 'playoffs', donde ganaron sus siete partidos, y frenaron, con una excelente actuación de Andrew Wiggins, a Doncic, quien solo anotó dos puntos en la segunda mitad, tras arrancar con 18 en los dos primeros cuartos.

Wiggins acabó con 19 puntos, cinco rebotes y tres asistencias, y Jordan Poole también aportó 19, mientras que Klay Thompson contribuyó con quince, pese a su uno de cuatro en triples. Draymond Green rozó el doble-doble con diez puntos y nueve rebotes y fue protagonista de una nueva agresiva actuación defensiva.

Los Mavs pagaron el 31 de 86 en tiros, con Doncic que aportó veinte puntos, siete rebotes y cuatro asistencias, pero también perdió siete balones. Spencer Dinwiddie anotó 17, con tres triples.

Poca brillantez en los triples

Se esperaba una lluvia de triples entre dos equipos habitualmente contundentes desde el perímetro, con unos Mavericks que, sin gran poderío físico en la pintura, conectaron 19 tiros de tres puntos frente a los Suns, y unos Warriors con Curry, Thompson y Poole en la pista.

Y pese a que efectivamente ambas franquicias tiraron de forma constante desde el perímetro, sus porcentajes fueron extremadamente bajos en la primera mitad.

Los Mavs apenas tuvieron un siete de 29 en triples y un catorce de 44 en tiros de campo y los Warriors, un cinco de 18. Hubo que esperar hasta el último minuto del segundo período para que Curry sellara su primer tiro de tres puntos y él y Thompson llegaron al ecuador del choque con un modesto uno de nueve.

Fue Andrew Wiggins el líder anotador y el artífice del 54-45 con el que los Warriors se fueron a los vestuarios, apoyado por los doce, con siete rebotes de un Curry que anotó atacando la pintura, en un día sorprendentemente poco brillante desde la línea de libres (4 de 7).

Wiggins frena a Doncic

Wiggins también realizó un importante esfuerzo defensivo para contener a Doncic, protagonista en la primera mitad, pero ausente en los últimos dos cuartos, en los que apenas anotó dos puntos.

El esloveno recibió un manotazo involuntario en la cara nada más empezar el partido que le causó un vistoso corte en el rostro, pero eso no le impidió liderar a los Mavs con 18 puntos al descanso, logrado en el lado de la pista en el que estaba sentado el alemán Dirk Nowitzki, la leyenda de Dallas del que recogió el legado hace cuatro años.

Los nueve puntos de margen, considerado el 31 % en tiros frente al 56 % de los Warriors, dejaban todavía con esperanzas a los Mavs, pero los Warriors pisaron el acelerador en el tercer período y se escaparon hasta el 71-52, al tiempo que Curry, con dos triples consecutivos, y de Klay Thompson.

El equipo de Steve Kerr, con un Thompson que selló once puntos en ese cuarto (5 de 7 en tiros), logró un 34-24 que dejó tocados a los Mavericks (88-69) pese al compromiso de Dinwiddie, con diez puntos. Doncic solo pudo anotar dos puntos y perdió cuatro balones.

Un 10-0 para abrir el cuarto período impulsado por Poole disparó la ventaja de los Warriors hasta el 98-69 y ambos equipos decidieron dar descanso a sus estrellas en vista del segundo partido, fijado el próximo viernes, de nuevo en San Francisco.

Doncic terminó con un arañazo en su cara

El esloveno acabó el partido con un vistoso corte en la cara por un arañazo de Andrew Wiggins y bromeó sobre el hecho de que ahora se parece a "un tipo duro".

"Estoy bien, parezco un tipo duro", contestó Doncic con una sonrisa al ser preguntado en rueda de prensa sobre cómo se encontraba tras el golpe involuntario recibido por Wiggins.

El jugador esloveno sufrió la intensa defensa de los Warriors y acabó el partido con 20 puntos, anotando solo dos de ellos en la segunda mitad del partido perdido por 112-87 por 'sus' Mavericks contra los Warriors.

En el encuentro, Doncic también notó un dolor en el hombro derecho, pero aseguró que solo necesitará unas pequeñas "terapias" para estar al cien por cien en vista del segundo partido, fijado el próximo viernes.

"Hicieron un buen trabajo, pero creo que tengo que ser mejor. Tengo que mejorar, es mi culpa", aseguró al comentar la agresiva defensa de los Warriors.

Destacó además el nivel del equipo de Steve Kerr, al que ve capacitado "para ganar el título", pero destacó su total confianza en las opciones de los Mavs de dar la vuelta a la serie.

"Esto es solo un partido, si pierdes por un punto o por cuarenta, igualmente es una derrota. Tenemos que estar preparados para el próximo partido", dijo.

Temas

Partidos

    0
    comentarios