Menú

Stepanek deja a España sin su sexta Copa Davis

El veterano jugador, a punto de cumplir 34 años, se ha impuesto a Nico Almagro en cuatro sets para dar a la República Checa su segunda Ensaladera.

0
El veterano jugador, a punto de cumplir 34 años, se ha impuesto a Nico Almagro en cuatro sets para dar a la República Checa su segunda Ensaladera.
Nico Almagro, durante el quinto partido ante Stepanek. | EFE

No ha podido ser. Nico Almagro asumió la responsabilidad de jugar el quinto y definitivo partido de la final de Copa Davis, pero se estrelló contra un jugador que lo puso todo sobre la pista como Radek Stepanek. El murciano fue a remolque en los dos primeros sets, pero reaccionó en el tercero, que ganó. Pero nada pudo hacer finalmente en el cuarto parcial ante un jugador, que el próximo 27 de noviembre cumplirá 34 años, al que no le pesaron las piernas a la hora de la verdad.

Después de casi cuatro horas de lucha sobre la rápida pista del O2 Arena de Praga, Stepanek terminaba ganando por 6-4, 7-6 (0), 3-6 y 6-3, dando a la República Checa la segunda Ensaladera de Plata de su historia tras la obtenida en 1980, entonces con Ivan Lendl como indiscutible figura del conjunto centroeuropeo y bajo la denominación de Checoslovaquia. 

Tras la derrota de la pareja española –Marc López y Marcel Granollers– el sábado en el partido de dobles que ponía el 2-1 provisional en la eliminatoria, David Ferrer no fallaba (6-2, 6-3 y 7-5) ante Tomas Berdych, en el primer duelo de individuales de este domingo que enfrentaba a los números uno de cada equipo.

Gran comienzo de Stepanek

Así, la responsabilidad quedaba en manos de Nico Almagro, obligado a ganar a Stepanek. Lo cierto es que el murciano, situado en mejor ránking de la ATP que su rival –figura en el puesto número 11 frente al 37 en el que está el tenista de Karvina– pareció ir siempre a remolque. Daba la sensación de que no se enteraba de la película ante un rival que se amparaba en su gran revés –sin duda su mejor golpe– y, además, se mostraba muy sólido en el saque.

Y es que mientras Stepanek sacaba adelante el servicio casi sin problemas, Almagro se las veía y deseaba para conservar el suyo. El checo se puso 5-4 arriba, restando para tratar de llevarse el primer set, y lo acabó consiguiendo después de 55 minutos de encuentro, aprovechándose de los numerosos fallos del español.

El comienzo del segundo parcial estuvo marcado por la igualdad hasta el quinto juego, cuando el número dos del equipo español logró hacerle el break a su rival a la segunda oportunidad. Una rotura que pareció cambiar el panorama del partido y dar alas al jugador visitante. Pero Nico, atenazado por los nervios, mostrándose como la sombra del gran jugador que es –especialmente en tierra batida–, seguía cometiendo más errores no forzados que enchufando golpes ganadores.

Tras una lucha titánica, el intenso segundo set parecía abocado al desempate. Y, efectivamente, se llegó a un tie-break en el que Stepanek se mostró sencillamente intratable. No falló con su saque y le hizo tres mini-breaks al español para poner la eliminatoria totalmente de cara a los intereses checos con el 2-0 arriba.

Reacción de Almagro

Pero Almagro por fin enseñó su garra y reaccionó. Aunque para ello tuvieron que pasar más de dos horas. Y eso que estuvo Nico contra las cuerdas en el primer juego del tercer set (0-40), aunque se vino arriba al conectar grandes golpes, abriendo por fin ángulos y dejando de mandar todos los tiros al centro de la pista, para darle la vuelta a la situación. La victoria en ese primer juego terminó por dar alas al español.

Es más, en el sexto juego logró el número 11 del mundo otro break, que acabó consolidando. Stepanek seguía a lo suyo, subiendo constantemente a la red para tratar de resolver los puntos por la vía rápida con sus espectaculares voleas de revés, pero el murciano lo superaba con grandes passings, especialmente con el paralelo como principal baza. Al final se apuntó Nico el tercer set para jolgorio del equipo español, enfriando el caldeado ambiente que el público checo (más ruidoso de la cuenta en numerosas ocasiones) había impuesto, casi por decreto, en las gradas del O2 Arena.

Pareció venirse arriba Almagro con este primer set en su zurrón, pero Stepanek lo devolvió a la tierra al firmar rápidamente un break en la cuarta manga. Una vez más, el murciano, un tenista que no termina de consolidarse entre los diez primeros de la clasificación de la ATP, volvía a ir a remolque frente a su aguerrido rival. Parecieron no pesarle las piernas al Gusano de Karvina pese a las 34 primaveras que casi casi le contemplan. No falló Stepanek, que le hizo otra rotura a Nico, y con su saque en el noveno juego terminó sellando la victoria en un partido que vale toda una Copa Davis.

España lo tuvo en su mano, pero al final se queda con la miel en los labios. Otra vez será. De momento, su primer partido de 2013 será en febrero en Canadá. Y, salvo sorpresa, también en una pista ultrarrápida, con el gigante Milos Raonic como principal baza. Para entonces, si Dios quiere, estará Rafa Nadal. Siempre que lo respeten las lesiones, claro está.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios