Menú

Zapatero encuentra la fórmula para abaratar el despido sin reconocerlo

En su comparecencia Zapatero prometió reducir el coste de la contratación sin abaratar el despido, aunque se negó a explicar cómo. Sindicatos y patronal tampoco. El documento presentado contempla la fórmula mágica: más despidos procedentes por motivos económicos.  

0

Zapatero dijo tener la fórmula mágica pero se negó a revelarla. No habrá “pérdida de derechos” por abaratamiento del despido pero el contrato indefinido no supondrá un coste para los empresarios. ¿Cómo? Zapatero pidió cautela. Ese es el punto principal del acuerdo, si es lo que hay, pero sindicatos y patronal tampoco han querido explicarlo.

Sin embargo, el documento aprobado por el Consejo de Ministros en la mañana de este viernes, y discutido entre el presidente del Gobierno, sindicatos y Patronal por la tarde, contempla en su quinta página una fórmula que permitiría al Ejecutivo abaratar, de facto, el despido, sin reconocerlo.

  • "Por otro lado, sin menoscabo del derecho a la tutela judicial efectiva, es obligado abrir una reflexión sobre si no resultaría más eficiente para el funcionamiento de nuestro mercado de trabajo, reforzar y racionalizar, como señala la letra del Estatuto de los Trabajadores, el principio de causalidad del despido mediante una más clara distinción entre despidos disciplinarios y despidos económicos y, particularmente, la diferenciación entre el carácter procedente e improcedente de estos últimos. De hecho, el creciente recurso al despido que se reconoce por las empresas como improcedente ha provocado el efecto de descausalizar y, por ello, facilitar un buen número de despidos y, a cambio, ha hecho un lugar común en el debate público que 45 días por año de servicio sea el coste ordinario de la indemnización por finalización de la relación laboral en nuestro país, cuando la legislación vigente establece que esta cuantía tan sólo es de aplicación a los despidos o extinciones laborales de carácter injustificado."

Preguntado por el abaratamiento del despido, Zapatero ha repetido que no se contempla y ha hecho especial hincapié en que "no se perderán derechos de los trabajadores". Una afirmación que se corresponde con la primera frase del párrafo: "Sin menoscabo del derecho a la tutela judicial efectiva". Una garantía, que en cualquier caso está contemplada.

Este farragoso párrafo, lleno de oraciones subordinadas, lo que está sugiriendo es la necesidad de abrir un debate sobre la "causalidad" de los despidos. Es decir, según contempla el Gobierno, es necesario aclarar la distinción entre despidos procedentes e improcedentes en el caso de las extinciones laborales por motivos económicos.

En definitiva, este párrafo lo que contempla es abrir la posibilidad a que buena parte de los despidos que se consideraban improcedentes y que implicaban una indemnización de 45 días, sean ahora procedentes y, por tanto, en principio, carentes de indemnización o con una indemnización menor que la del despido improcedente.

Es decir, en lugar de abaratar la indemnización por despido (lo que se ha discutido en numerosas ocasiones como abaratamiento del despido), directamente lo que contempla es convertir parte de los despidos improcedentes en procedentes.

Sin embargo, de esto, que es un asunto clave, no se ha hablado en la rueda de prensa. Tras la comparecencia de sindicatos y patronal apoyando una reforma laboral de la que no se sabe nada, Zapatero ha evitado hablar de contenidos concretos. Sólo ha apuntado que habrá "fórmulas modernas de flexibilidad" en el empleo. También ha prometido que los trabajadores "no perderán derechos".

Contrato indefinido de fomento del empleo


Otra de las propuestas que sugiere el documento es la posiblidad de incorporar modificaciones en el contrato indefinido de fomento del empleo (que tiene un despido más barato) para ampliar su utilización, así como reforzar la actual contratación a tiempo parcial.

Sobre esta modalidad de contratación, Zapatero insistió en que "hay que usar todo su potencial". Se trata de un contrato cuya indemnización por despido improcedente es de 33 días por año trabajado, de forma que su utilización por parte de las empresas se pueda extender y se abra a más colectivos que los actuales.

"En el umbral de la recuperación"


Después de manifestar, pese a las cifras, que la economía española está "en el umbral de la recuperación", el presidente del Gobierno ha dicho que su reforma laboral, que en ningún momento ha concretado, tendrá el "máximo contenido" y logrará "el fruto que la sociedad espera, favorecer el empleo estable".

Según ha indicado, pretende "crear empleo neto a partir de tasas más bajas de crecimiento" abordando una reforma laboral con sindicatos y patronal para dar "confianza" a través de "fórmulas modernas de flexibilidad". Después, ha dicho que evitará que "se rompa el equilibrio entre empresarios y trabajadores" y que "se pierdan derechos de los trabajadores".

El desconocido documento es, según Zapatero, "fiel a este compromiso". Según ha señakado, promoverá un empleo "más estable" dentro de una "economía más productiva y sostenible". "Un marco de relaciones laborales más flexibles favorecerá la confianza en la productividad", ha apuntado.

Los ocho puntos de la reforma de Zapatero

En cuanto a las propuestas concretas presentadas en este documento "secreto" se ha limitado a dar algunas pistas. Lo único que ha concretado es la intención "fomentar el uso de la reducción de jornada del ajuste temporal del empleo. El modelo Alemán", ha añadido.

Por lo demás, con el objetivo de generar empleo y de combatir la "excesiva temporalidad de nuestro mercado de trabajo", ha descrito los ocho puntos sobre los que, dice, se asienta el "espíritu" de su "propuesta" de reforma laboral.

En "primer lugar", establece como "prioridad esencial" el fomento del "empleo joven". En este sentido habla de una propuesta específica en cooperación con las comunidades autónomas "para jóvenes parados que carezcan de formación y que tienen dificultades para reincorporarse al mercado de trabajo". Pero no ha señalado ninguna medida específica concreta. Además, ha hablado de un "yacimiento de empleo" en la contratación a tiempo parcial como método para luchar contra "la excesiva temporalidad".

En segundo lugar, para lograr este primer objetivo "vamos a poner diversas fórmulas y un esfuerzo singular en ese programa".

En tercer lugar, ha señalado que "necesitamos reformar los servicios públicos de empleo y la intermediación laboral, campo necesario para la evaluación de reformas". En la práctica, la reforma abre la puerta a que las agencias privadas de colocación puedan ejercer funciones que, en la actualidad, ejerce exclusivamente el Servicio Público de Empleo.

En cuarto lugar, propone revisar las "bonificaciones a las contrataciones hasta ahora vigentes que tienen una eficacia muy limitada, y suponen un importante esfuerzo al erario público". De nuevo, no especifica en qué consiste esta revisión.

En quinto lugar, ha propuesto incrementar "la flexibilidad interna en las empresas" y modificar la "negociación colectiva". Tampoco aquí ha trasladado ninguna medida concreta y se ha limitado que es un tema que "están dialogando dentro de lo que es el proceso del acuerdo en el marco de la negociación colectiva".

 

En sexto lugar, propone "completar el desarrollo de actuaciones para seguir avanzando en la igualdad entre hombres y mujeres".

En séptimo lugar, ha propuesto "evaluar y proponer mejoras en el control del absentismo laboral".

En octavo lugar, ha incluído una propuesta para "reformar el uso y fomentar el uso de la reducción de la jornada del ajuste temporal del empleo". Es decir, el modelo Alemán.

Ocho líneas de actuación de la que no se especifica ninguna medida concreta. Lo único que ha tratado de dejar claro es que, pese a las filtraciones que hablan de un abaratamiento del empleo jóvene, éste es un extremo que no se contempla. "No se rebajarán los derechos de los trabajadores" ha repetido.
 
"Los trabajadores no van a perder derechos"


El presidente dijo que la propuesta del Gobierno de reforma laboral ni rompe el equilibrio entre empresarios y sindicatos, ni supone la pérdida de derechos para los trabajadores. Así lo reiteró preguntado directamente por si el Ejecutivo se plantea abaratar el despido: "Los trabajadores no van a perder sus derechos. Ése es el objetivo del Gobierno".

También ha hablado sobre el euro diciendo que lleva "dos semanas en torno al debate sobre el euro y me parece relevante reiterar que el euro es una mondea fuerte y estable, que es un éxito de la UE y que todos los paises de la UE respaldamos al euro y a todos los países que pertenecen al euro. Existen analistas que crean opinión sobre el euro. La mayoría de ellos pertenecen a otra moneda, no son de la zona euro. Vamos a defender el euro, vamos a hacerlo", ha dicho también Zapatero.

"El Gobierno plantea reformas para los ciudadanos, no para los mercados, para garantizar el futuro de la Seguridad Social", ha asegurado Zapatero un día después del desplome de la Bolsa. "Nuestro sistema financiero ha resistido como nadie, nuestros bancos han presentado unos resultados enormemente positivos. Somos de los pocos países avanzados que no hemos tenido que hacer ninguna intervención", menos la CCM.

"Tenemos fortaleza como sistema financiero, tenemos fortaleza como país, una deuda 20 puntos por debajo de la deuda Europea". Sobre el calendario para poner en marcha las negociaciones y ese diálogo, no ha dado fechas. Será en "un tiempo razonable. Estamos en una materia muy seria, pero el Gobierno quiere que sea rápido, es decir, que nos pongamos ya manos a la obra".

En Libre Mercado

    Servicios