Menú

Patronal y sindicatos compran la reforma laboral de Zapatero sin explicarla

Todo son dudas en las líneas generales de la reforma laboral que ha presentado el Gobierno a patronal y sindicatos. Todos muestran su capacidad de "diálogo" para llegar a un acuerdo en los próximos "días o semanas", pero, sorprendentemente, no concretan la reforma.

0

Alto secreto. El Gobierno no quiere que le estalle la reforma laboral en las manos y ha decidido ocultar a los ciudadanos y las empresas el contenido de la modificación de la normativa que regula el mercado de trabajo. Los representantes de CCOO, UGT, CEOE participan en esta mascarada y sólo ellos saben lo que quiere hacer el Ejecutivo con el futuro de los trabajadores.  Sólo se conocen las "líneas generales". ¿Dónde está la responsabilidad, transparencia y prudencia que reclama Zapatero al pueblo español?

Lo único que ha quedado claro es que el documento secreto presentado a sindicatos y patronal tendrá más apoyos que la reciente propuesta sobre la reforma de las pensiones. Al menos así lo aseguraron los representantes sindicales, que leyeron la cartilla al Ejecutivo por el nuevo sistema de prestaciones de jubilación y, al mismo tiempo, le tendieron la mano para negociar una reforma laboral.

Respecto a las filtraciones que hablaban de la posibilidad de abaratar el coste del despido a los jóvenes mediante un nuevo contrato, los representantes sindicales adelantaron que el texto es de objetivos y no hay referencia alguna a reducir el importe que deben pagar las empresas cuando despiden a un trabajador de forma improcedente.

Tras la reunión con Zapatero en Moncloa, el primero en comparecer fue el presidente de Gerardo Díaz Ferrán que se mostró satisfecho con la propuesta del Gobierno. También el secretario general de UGT, Cándido Méndez, y su homólogo en UGT, Ignacio Fernández Toxo. Ninguno de ellos explicó una sola medida concreta de una propuesta que sigue siendo casi secreta.

El primero en comparecer tras la reunión en Moncloa de Zapatero con patronal y sindicatos, ha sido el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, que ha valorado "positivamente" la propuesta de reforma laboral del Gobierno. Zapatero todavía no ha comparecido.

Díaz Ferrán se ha mostrado satisfecho con la reforma laboral que prepara el Gobierno. Consideró que "las líneas generales van en la buena dirección para volver a la creación de empleo". El presidente de la CEOE dijo era el "momento que estábamos esperando" e insistió en que "todas las propuestas" que ha hecho el Gobierno son "positivas" para "buscar mayor empleo en nuestro país".

El presidente de la CEOE afirmó que el documento trata sobre la reducción de la dualidad, fomentar la contratación indefinida y a tiempo parcial, mejorar la contratatación de los jóvenes y reformar las bonificaciones a la contratación, entre otras cosas. Sin embargo, no ha concretado ninguna de las propuestas.

Díaz Ferrán avanzó que se iniciará de forma inmediata un "diálogo tripartito constructivo y leal para poder llegar a un acuerdo lo antes posible". Por ello, apostó por desarrollar este proceso de diálogo "de manera rápida" y "con profundidad".

Por su parte, el presidente de Cepyme, Jesús Bárcenas, cree que con estas medidas propuestas por el Gobierno se da "un paso importante hacia adelante".

"Creo que debemos tomar un camino rápido de acuerdos. El Gobierno ha hecho un esfuerzo importante. Este documento es un principio y un esbozo de por dónde debe ir la negociación. Empresarios y sindicatos estamos de acuerdo en empezar a negociar pronto, marcando los tiempos y teniendo en cuenta no repetir la experiencia anterior que nos llevó a una ruptura en la negociación y el actual entorno de crisis", señaló en su comparecencia, en solitario y posterior a la de Díaz Ferrán.

Documento "genérico"

Bárcenas explicó que la propuesta entregada por el Gobierno a los agentes sociales es un documento "genérico donde cuesta trabajo encontrar temas puntuales". La palabra despido como tal no está en el documento, pero hay reformas importantes", dijo Bárcenas en contestación a la prensa, y dejó claro que el diálogo social se va a reanudar "inmediatamente".

Además, Bárcenas pidió que en el marco de la negociación, se den instrumentos al ICO para apoyar a las empresas y que bancos y cajas se impliquen más en la financiación de pymes y autónomos.

UGT: "No ha habido un giro brusco"

Tras los empresarios ha llegado el turno de los sindicatos. Los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez comparecieron juntos. El primero en tomar la palabra fue Cándido Méndez. Al igual que los empresarios no adelantó absolutamente nada. "Del contenido pormenorizado del documento no les puedo dar cuenta porque lo tenemos que analizar". 

Si ha habido algo que ha adelantado el secretario general de UGT de lo que ha podido deducir de una "lectura superficial" es que "el giro brusco en materia de propuesta de pensiones no se produce en el documento". Es decir, que está más de acuerdo con la reforma laboral que con la del sistema de las pensiones. Sgún ha dicho Méndez, Zapatero les ha dicho textualmente que la reforma de las pensiones "exige un consenso nacional en donde debemos estar incluidos todos".

"El contexto económico tampoco es un contesto favorable para la creación de empleo. El fuerte recorte de gasto público que el gobierno ha tenido que plantear, si añadimos la dificultad en acceder a los créditos por parte de las familias y las empresas y, como consecuencia, la debilidad del consumo de las familias españolas, la variable fundamental para crear empleo, como es la recuperación económica, tiene un contexto complicado, mas allá del contexto internacional, etc".

 En cuanto a Ignacio Fernández Toxo, apuntó que en el documento "no están los elementos más conflictivos" y que se trata meramente de "una propuesta" que formará parte de una negociación. En el turno de preguntas, el secretario general de Comisiones Obreras apuntó: "No he encontrado una referencia en relación al coste del despido". Méndez resumía el documento de otra forma: "De lo que contiene y lo que no contiene se deduce una orientación general".

En Libre Mercado

    Servicios