Menú

Arcadi se enfada con el "número creciente" de independentistas en Madrid

Ignacio González ha logrado robarle un cachito en las portadas a Mas con el euro por receta.

0

Es el tema con el que El País abre su portada. "Madrid impone el euro por receta y extiende la privatización sanitaria". Este "bastión ideológico y de votos del PP" es "el campo de pruebas del ala liberal del PP". Y por el contrario, "Andalucía aguanta con alfileres la política social a costa de sacrificar más la inversión".

A Cataluña le deja un columnita -"Mas llama a Duran a cerrar filas con el plan secesionista"-, porque lo que no les deja dormir de preocupación es qué va a pasar con los presos etarras. A Aizpeolea le va a dar un soponcio. "Con contacto o sin él, ¡que lo hagan!", por Dios, que estos chicos lo están pasando fatal encerrados en las cárceles. El nuevo gobierno vasco insistirá en "exigir a ETA que se disuelva y que el Gobierno del PP flexibilice su política penitenciaria, con acercamiento de presos y con la agilización de la reinserción. Un contacto entre Gobierno y ETA lo facilitaría". Qué prisas, hijo. En el editorial, más calmadito, Cebrián entiende que "mientras ETA no se disuelva es absurdo pretender que la policía no detenga a dirigentes armados (...) La disolución unilateral es el punto de partida y necesaria para hacer posible medias penitenciarias a favor de los reclusos".

El Mundo anuncia polémica. "Madrid carga un euro por receta contra el criterio del Gobierno". A Pedro J. le parece muy requetebién porque con la manía que tiene la gente con curarse cuando está enferma, y la perra de los enfermos crónicos con tomarse una pastilla todos los días, "nadie va a dejar de pedir un medicamento necesario por tener que pagar un euro". Es más, los protestones es que no han visto las ventajas. "La medida tiene un efecto disuasorio conveniente para evitar la acumulación de medicinas en las casas". ¿Ven, tontos? Van a tener mucho más espacio en los cajones. Y más aún les va a quedar cuando se venda el número exacto de pastillas para un tratamiento, en lugar de cajas enteras. Si es que enseguida a protestar y protestar.

Arcadi Espada tiene un cabreo importante porque "en Madrid crecen los independentistas catalanes". Cada vez que oye "aquello de que se la den ya, de una puñetera vez" se le llevan los demonios. "El futuro que un puñado de chiflados en Cataluña sugiere para el conjunto de los españoles encuentra en Madrid, rompeolas, comprensivos aliados". "Los movimientos de los nacionalistas empiezan a ser observados con indiferencia que encubre una cólera antigua por un número creciente de madrileños, andaluces, gallegos, cántabros, valencianos". Que no Arcadi, que no, que no es cólera, que es jartura, saturación, hastío, que la paciencia tiene un límite, no te pongas así, hombre, que no te vamos a mandar a Cataluña.

Pedro J. le echa una buena regañina a Rajoy, que ayer volvió a ponerse chuleta con Rosa Díez. "Rajoy pierde las formas con Díez", volvió a echar mano "de un sarcasmo hiriente que solo saca a relucir en los debates parlamentarios contra Rosa Díez". Perdió las formas al "ironizar sobre los conocimientos de Díez y tratarla como si fuera menor de edad". Muy bien, Pedro J.

ABC regresa a la economía. "Solo sobrevivirán nueve bancos", anuncia. Santander, BBVA, El Banco Popular, Caixabank, Sabadell, Kutxabank, Unicaja, Bankinter e Ibercaja. Así que ya saben. Por si alguien se perdió ayer el discurso de Rajoy sobre la UE, ABC lo reproduce íntegramente en el editorial. "Si España está cumpliendo, cabe exigir, como mínimo, el mismo nivel de compromiso a la UE". Clavadito, oye.

En el capítulo catalán, dan rienda suelta a la tirria que le tienen a Duran. "Entre la diplomacia y la pancarta (...) Representa al Congreso español en el mundo mientras apoya que Cataluña sea un nuevo estado de Europa". Y los demás pagándole el Palace.

Si es que ya lo dice José Javier Esparza en La Gaceta. "Ojo con Duran. Toda la cuestión estriba en saber hasta qué punto el desertor es leal al nuevo bando o, por el contrario, sigue alineado en el anterior. Y con frecuencia ocurre que ni una cosa ni otra, sino que el desertor no tiene más bando que su propia persona". Y a él le da en la nariz que este hombre es de este último grupo. Así que al loro.

La Razón declara "La ‘guerra’ de la independencia" por la división de CiU. "Mas y Duran evidencian su desacuerdo total sobre la independencia", dice. Sin embargo, para el periódico de Planeta Duran es una víctima más del pérfido y malvado Mas. "Se ha mordido la lengua todo lo que ha podido", y al pobre "le costó mucho sumarse a la manifestación de la Diada". Fíjense que fue cojito como estaba y todo. Lastimita.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD