Menú

Tomás Gómez dice que Aguirre es una mezcla de Chávez y Stalin

Desde que llegó al cargo, el secretario general de los socialistas madrileños ha tenido entre ceja y ceja a Esperanza Aguirre.

6
Desde que llegó al cargo, el secretario general de los socialistas madrileños ha tenido entre ceja y ceja a Esperanza Aguirre.

Tal día como hoy, 28 de enero, pero de 2009, Libertad Digital llevaba en su portada la comparación que hizo el líder del Partido Socialista de Madrid de la entonces presidenta de la región: "Tomás Gómez: 'Aguirre es una especie de mezcla entre Hugo Chávez y Stalin'". El PSOE aprovechó la presunta trama de espionaje en la Comunidad de Madrid, alimentada por El País para cargar de nuevo contra Esperanza Aguirre.

En una reunión con los socialistas del este de Madrid, Tomás Gómez dijo que Aguirre tenía una mezcla "de Hugo Chávez, porque hay que ver cómo ejerce un control sobre un medio de comunicación público, Telemadrid, que está tratando el asunto más grave que ha ocurrido en Madrid en democracia, de una forma vergonzante. Y lo de Stalin, por la KGB. Presuntamente".

La rivalidad entre Tomás Gómez y Esperanza Aguirre comenzó cuando el que fuera alcalde de Parla fue nombrado secretario general de los socialistas madrileños en sustitución de Rafael Simancas. El líder del PSM, que proclamó el nacimiento del "nuevo socialismo para Madrid" tardó poco en atacar a la presidenta de la Comunidad de Madrid a la que acusó de "confrontar hasta con la Corona de España defendida por todos los ciudadanos". Declaraciones que se produjeron tras la difusión por parte de los diarios El País y El Mundo de una conversación privada entre el Rey y Esperanza Aguirre, en la que ésta habría defendido la libertad de opinión de Federico Jiménez Losantos.

Tomás Gómez lanzó otro ataque con motivo de los rumores sobre que Alberto Ruiz-Gallardón quería dejar la Alcaldía de Madrid para ir en las listas de Rajoy. Según esas informaciones Esperanza Aguirre también se habría ofrecido al entonces líder de la oposición. El resultado fue que tanto Gallardón como Aguirre siguieron en sus cargos como alcalde de Madrid y presidenta de la Comunidad, respectivamente. Tomás Gómez dijo entonces que "la figura de Ruiz-Gallardón ha salido muy dañada tras conocerse la decisión de Rajoy. Está hundido y se le termina la vida política".

Sobre Esperanza Aguirre dijo que "con la decisión de Rajoy no sólo pierde Gallardón sino que pierden los ciudadanos porque la batalla por la guerra de sucesión de Mariano Rajoy que en los últimos meses venían librando Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón se ha saldado con la imposición de la derecha más dura y recalcitrante, que representan la propia Aguirre y Jiménez Losantos".

Los ataques a su rival política los ha llevado hasta el 11 de marzo, cinco años después del peor atentado en la historia de nuestro país. Ese 11-M de 2009, Tomás Gómez boicoteó el acto de homenaje a las víctimas organizado por la Comunidad de Madrid. Sí que participó en el del Ayuntamiento y allí dijo que la jefa del Ejecutivo madrileño tenía "muchísimo interés de que no se conozca la verdad" y que era la "máxima responsable" de los supuestos espionajes. En otro homenaje organizado por los sindicatos criticó la falta de respeto de Aguirre a la Asociación de Afectados del 11-M, presidida por Pilar Manjón, al estar "estrangulada económicamente y marginada por el Gobierno autonómico y sólo sostenida por los fondos de los ayuntamientos socialistas".

El líder del PSM también aprovechó el caso Gürtel para cargar contra la presidenta. A pesar de que la propia Esperanza Aguirre pidiera "de rodillas" a Bárcenas que hiciera público todo lo que tenía sobre ella en relación a la información comprometida que podría tener el extesorero del PP sobre dirigentes populares, Tomás Gómez señaló que "tiene mala pinta todo lo que está ocurriendo en el PP. Eso apunta al PP de Madrid y Esperanza Aguirre. Espero que todo se dirima en responsabilidades judiciales. No es una buena imagen para Madrid porque los problemas de hoy son otros".

Además, Tomás Gómez ha acusado a Esperanza Aguirre de querer ser "el niño en la comunión, el novio en la boda y el muerto en el entierro", además de acusarla de ser una "manirrota" y una "despilfarradora que no cuida el dinero de los madrileños". Pero los datos desmienten al que fue alcalde de Parla. Aguirre dejó la Comunidad de Madrid con un 0,47% del déficit sobre el PIB y una deuda del 9,1% sobre el PIB, los mejores datos de entre todas las comunidades además de una tasa de paro seis puntos inferiores a la media nacional. Por el contrario, Gómez dejó un agujero en Parla de 240 millones de euros, lo que le valió para que le llamaran "el Papandreu de Parla".

El único gesto amable que tuvo Tomás Gómez con Esperanza Aguirre fue en el momento de la despedida de ésta. Entonces dijo que "ayer, todavía mi deber era oponerme a sus políticas. Hoy, en lo personal, le deseo lo mejor. Lo mejor para su salud, lo mejor para ella y lo mejor para su familia". Añadió que "uno se mide por la altura de sus adversarios y yo reconozco que he tenido delante una formidable adversaria política" y que "nadie en el PP tiene el tamaño que tenía o tiene Esperanza Aguirre".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios