Menú

Se declara a Ahmadineyad y le ofrece su virginidad

El 2 de abril de 2010, una universitaria italiana hizo público su amor por el presidente iraní.

3

Tal día como hoy, 2 de abril, pero de 2010, Libertad Digital llevaba en su portada lo más destacado del libro de una universitaria italiana en el que explicaba su pasión por el presidente de Irán: "Una universitaria italiana se declara a Ahmadineyad y le ofrece su virginidad". Silvia Valero, de 19 años, escribió un libro titulado Había una vez un presidente, en el que contaba los motivos por los que estaba enamorada del dictador iraní: "Me gusta y le ofrezco mi flor, aún pura".

Muchos vieron en esto una estrategia publicitaria para vender más ejemplares o para darse a conocer, pero la autora lo negó: "Si hubiera querido provocar, habría elegido a Osama ben Laden. Pero el que me gusta es él". Lo que a Silvia Valero le parece irresistible es precisamente aquello por lo que es odiado en más de medio mundo.

En el libro decía que "me gusta porque no se anda con medias tintas, porque no se le llena la boca de palabras con derechos, dignidad, subsidios, paz, libertad; porque es el último hereje de nuestros tiempo, porque niega el Holocausto y piensa utilizar la bomba atómica, porque trata de silenciar a la oposición, porque amenaza a EEUU, porque no permite a las mujeres sentir el viento entre sus cabellos".

Precisamente una de las que dejó sentir el viento entre su pelo, aunque por un tiempo limitado, fue la entonces presentadora de "Los desayunos de TVE", Pepa Bueno, que le entrevistó en Teherán ataviada con el velo islámico. Mahmud Ahmadineyad afirmó que en su país la mujer estaba presente en todos los ámbitos de la sociedad cumpliendo importantes papeles. "En Irán, la mujer es lo más querido de la sociedad y son más respetadas que nadie", destacó y aseguró que "ellas tienen más derechos que los hombres". Llegó incluso a invitar a Pepa Bueno a "ir a la calle y tener la visión de nuestro pueblo".

Pero no hace falta salir a la calle para conocer la persecución que sufren los activistas por los derechos de la mujer en Irán. Un informe emitido por la Campaña Internacional por los Derechos Humanos en Irán documenta cómo las autoridades iraníes han frustrado sistemáticamente los esfuerzos pacíficos y de acuerdo a derecho de la sociedad civil que abogan por los derechos de la mujer en Irán, haciendo abuso del sistema legal y violando seriamente los derechos civiles garantizados internacionalmente.

Ahmadineyad ya silenció a las mujeres de su país en 2008 ordenando el cierre de la revista Zanan, una revista femenina creada en 1992 para hacer frente a la falta de información sobre los derechos de las mujeres en Irán. Las autoridades iraníes consideraban que ofrecía una "imagen oscura" del país. Desde su creación Zanan exigió igualdad de derechos entre hombres y mujeres. El cierre estuvo precedido por arrestos de mujeres periodistas y de activistas que hacían campaña por la igualdad y que pretendían recoger un millón de firmas para pedir el fin de las leyes discriminatorias contra las mujeres en Irán.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios