Menú

Campaña del PSOE y la SER para poner en duda los datos del paro

El PSOE denunció un supuesto maquillaje de las listas del paro por parte del Ejecutivo del PP, algo que sí realizó cuando estuvo en el Gobierno.

2

Tal día como hoy, 8 mayo, pero de 2003, Libertad Digital contaba en su portada la maniobra urdida entre el PSOE y la Cadena SER para tratar de desprestigiar al INEM y poner en duda los buenos datos del paro que por aquella época reflejaba mes a mes la economía española.

Según la SER, desde el Instituto Nacional de Empleo se maquillaban las cifras de paro en los últimos días de cada mes. El entonces portavoz económico socialista fue el encargado de hacerse eco de la exclusiva de la emisora del Grupo PRISA. Días antes, Jordi Sevilla había denunciado el “cachondeo estadístico” que suponían los números de la EPA y el INEM.

Esta vez, Sevilla fue más lejos y acusó al Gobierno de manipular las últimas cifras del paro registrado en el INEM. Se preguntó cómo era posible la celeridad con la que se anunció ese mes de mayo el dato del paro registrado en abril teniendo en cuenta los días festivos con los que se inició el mes de mayo. El portavoz económico denunció que “tenemos constancia de instrucciones dada al servicio de empleo para que reajusten en la clave 43 de demanda en suspensión, a personas que, en otro caso, estarían en situación de paro”.

El PP no tardó en responder a los ataques. Vicente Martínez Pujalte acusó a los socialistas de intentar reiteradamente “confundir a los españoles”. El portavoz económico del Partido Popular aseguró que “no hay circular alguna del Ministerio de Trabajo en la que se recoja la modificación en la normativa de medición del paro en el INEM, que está vigente desde 1985”.

Pero si se conoce a algún partido por cocinar los datos del paro registrado ese es el PSOE con Jesús Caldera como ministro de Trabajo que empezó a preocuparse al ver que el paro comenzaba a desbocarse. El 14 de febrero de 2008 la periodista Carmen Tomás, directora del programa de esRadio Economía para todos, advirtió de que el Gobierno pretendía excluir de las estadísticas a los parados que sufrían alguna dificultad o limitación legal, con el fin de reducir la cifra de paro unos días antes de las elecciones generales. El Gobierno quería reducir la cifra de desempleados del mes de marzo entre 50.000 y 100.000 personas, y lo haría creando una nueva modalidad de “Demandantes de Servicios Previos al Empleo”.

Menos de una semana más tarde, Caldera aseguró que el cambio en el cálculo de demandantes no tendría “trascendencia”. La nueva categoría de demandantes de servicios previos al empleo excluía de la lista de parados a jóvenes de entre 16 y 18 años que acudían a los servicios públicos de empleo a solicitar trabajo sin cualificación ni formación. David Vegara, exsecretario de Estado de Economía, restó importancia al asunto y reconoció que serían unas 20.000 personas las que se quedarían fuera de las listas del paro.

Pero Caldera también sacó de los registros de desempleados a las personas que acudían a cursillos de formación y los catalogó como demandantes de empleo no ocupados. Gracias al maquillaje estadístico de la cocina del Ministerio de Trabajo, con Caldera primero, o Corbacho, Valeriano Gómez o Fátima Báñez después, saca de las listas a más de medio millón de desempleados.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios