Menú

El PSOE autorizaba el uso de material antidisturbios en Ceuta y Melilla

En 2005, durante la crisis de las vallas, varios inmigrantes murieron en intentos de asaltar la frontera en los que se usó material antidisturbios.

100

El pasado 6 de febrero, un grupo de unos 250 inmigrantes intentó asaltar la valla de la frontera de Ceuta para entrar irregularmente en el país. Después de que la Guardia Civil taponase varios puntos del perímetro, los inmigrantes intentaron entrar por el espigón de la playa de El Tarajal, muy próximo al paso fronterizo del mismo nombre, que fue cerrado a cal y canto. En ese intento de violar la frontera española, fallecieron ahogados quince inmigrantes.

El principal partido de la oposición, el PSOE, no ha dudado desde entonces en utilizar estos hechos como munición política para desgastar al Gobierno aprovechando que las unidades de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil utilizaron material antidisturbios para trazar en el agua el límite de la frontera española. En ningún momento dispararon las pelotas de gomas a una distancia inferior a los 25 metros y dejaron de hacerlo cuando los inmigrantes entraron en aguas españolas.

El secretario de Relaciones Institucionales del PSOE, Antonio Hernando, llegó a plantear las posibilidad de que la actuación de los agentes del Instituto Armado fuese por circunstancias racistas. "Si los doce muertos fueran blancos, españoles y con DNI, el director general de la Guardia Civil hoy no hubiera ido a su trabajo", dijo durante un acto de su partido.

Días después, siguió con las críticas, y censuró que el Gobierno que presume de ser "provida" con la reforma del aborto es el mismo que eligió "rechazar a pelotazos" a "seres humanos indefensos que nadaban desesperadamente" en lugar de socorrerles. "¿Cuántos cadáveres tienen que aparecer para que el presidente del Gobierno deje de amparar a quien dio la orden de disparar?", se preguntó

El último en unirse a las críticas contra la Guardia Civil fue el propio Alfredo Pérez Rubalcaba, quien este mismo miércoles, en declaraciones a la Cope, decía que "hubo una actuación de la Guardia Civil imposible de defender". "Tal y como dijeron los inmigrantes y las ONG, se disparó con balas de fogueo, con pelotas de goma, a inmigrantes que estaban en el agua. Esto pudo haber causado que 15 personas perdieran la vida", prosiguió.

Sin embargo, las críticas actuales del Partido Socialista al uso de material antidisturbios para proteger las vallas de Ceuta y Melilla no siempre han sido así. Durante los años en que José Luis Rodríguez Zapatero ocupó el Palacio de La Moncloa, los socialistas defendieron la utilización de este tipo de material. Es más, también fallecieron en aquellos años inmigrantes irregulares que intentaron violar el vallado de Ceuta y Melilla, principalmente durante la denominada crisis de las vallas en 2005, pero entonces no hubo críticas partidistas.

El 23 de junio de 2005, sobre las 2:00 de la madrugada, un grupo de unos 200 inmigrantes hicieron un intento de asaltar Melilla. Según el informe oficial de la Guardia Civil, al que ha tenido acceso Libertad Digital, "protagonizaron una vulneración masiva y en fuerza del perímetro fronterizo con Marruecos (…) utilizando escaleras artesanales y oponiendo gran resistencia y violencia", por lo que la Guardia Civil "se vio obligada al empleo de material antidisturbios, con el lanzamiento de 100 pelotas de goma, que no consiguieron disuadir a los inmigrantes, ya que lograron su objetivo de acceder ilegalmente a Melilla unos 50 subsaharianos".

Un mes después, "sobre las 22:20 horas del día 28 de agosto de 2005, se produjo un asalto masivo y en fuerza por un grupo de unos 300 inmigrantes de origen subsahariano, que intentaron vulnerar el sistema integral de seguridad del perímetro fronterizo de Melilla", según recoge el informe oficial del Instituto Armado elaborado en aquellas fechas. "Las Fuerzas del Cuerpo tuvieron que emplear material antidisturbios (pelotas de goma y defensas) llegando al contacto físico en numerosas ocasiones, debido a la actitud de desobediencia y resistencia de los inmigrantes", continúa el documento.

Un día después de este último asalto, las Fuerzas de Seguridad marroquíes encontraron el cuerpo sin vida de un subsahariano que había participado la noche anterior activamente en el intento de asalto al vallado fronterizo de la ciudad autónoma. Otro muerto apareció junto a la frontera hispano-marroquí de Melilla días después, el 11 de septiembre, aunque esta vez no hubo utilización de material antidisturbios en la zona las horas antes, según recoge el parte oficial de hechos redactado por la Benemérita.

El 15 de septiembre de 2005, un inmigrante apareció malherido en la parte exterior del vallado de Melilla. Fue enviado a un centro de salud de la ciudad pero terminó falleciendo a causa de las heridas. Horas antes, según el informe oficial de la Guardia Civil sobre aquellos hechos, hubo un intento de asalto a la valla de la ciudad y "la actitud de los inmigrantes obligó al uso de material antidisturbios".

A finales de ese mes, el 29 de septiembre de 2005, un grupo de 600 inmigrantes intentaron asaltar el vallado fronterizo de Ceuta. Casi un centenar de ellos consiguió entrar en la ciudad autónoma y cinco murieron el intento. De esos muertos, varios lo fueron por heridas de bala, a causa de los disparos de la Mehaznía (Fuerzas Auxiliares marroquíes ) y de la Gendarmería alauí. El Gobierno Zapatero se defendió, por medio de su vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, asegurando que tanto la Guardia Civil como los apoyos de Policía Nacional y Policía Local sólo dispararon a los inmigrantes con material antidisturbios, exactamente, pelotas de goma.

Las declaraciones políticas desde las filas socialistas justificando el uso de material antidisturbios en los pasos fronterizos de las dos ciudades autónomas no sólo llegaron desde la número dos del Ejecutivo Zapatero, sino también desde el Ministerio del Interior. El propio José Antonio Alonso, ministro en aquellos momentos, salió también en defensa de la Guardia Civil en la polémica por los disparos en la frontera.

Así, el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, dijo en junio de 2005 en el Congreso de los Diputados que en Ceuta y Melilla había un "problema humano" pero recordó que los que "infringen la ley" son los inmigrantes irregulares que entrar en la ciudad, a veces de una manera "especialmente violenta".

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Palo fiscal histórico de Pedro Sánchez a los trabajadores cualificados: pagarán en IRPF y cotizaciones más del 50% de su sueldo real
    2. Las consecuencias del 'hachazo' de Sánchez a los sueldos altos: descapitalización, fugas del sistema de pensiones…
    3. Fran Rivera destapa otra gran mentira de su hermano Julián Contreras
    4. Un preso dice que Jordi Pujol Jr. le propuso ser testaferro del blanqueo de 100 millones
    5. Álex Lequio y Ana Obregón, obligados a cambiar sus planes en Nueva York
    0
    comentarios

    Servicios