Menú

Albert Rivera: "Rajoy y Mas han pactado el calendario"

El líder de Ciudadanos cree que el presidente español quedará como el que evita la Consulta y el catalán como el que la intentó.

113
El líder de Ciudadanos cree que el presidente español quedará como el que evita la Consulta y el catalán como el que la intentó.
Albert Rivera.  | D.A.

Albert Rivera se confiesa exhausto por el maratón mediático que ha vivido durante el 11-S, aunque muy satisfecho por el acto constitucionalista en Tarragona. Mientras repone fuerzas con un zumo de naranja en un hotel cercano al plató de televisión donde volverá a salir a escena en unos minutos, se remanga la camisa antes de someterse a las preguntas de Libertad Digital.

- Artur Mas ha dicho que está todo preparado para la Consulta del 9-N y Mariano Rajoy que también, aunque evidentemente en sentidos opuestos. Mientras, Oriol Junqueras aboga a las claras por la desobediencia civil. ¿Qué ocurrirá?

- Hay un pacto no escrito Rajoy-Mas: Mas podía aprobar la Ley de Consultas, hacer el decreto de convocatoria con la Ley vigente y el Gobierno esperará unos días para recurrir. De esta manera Mas no incumple la legalidad. Les deja en buena posición a los dos: Rajoy es quien impide la consulta y Mas quien ha intentado llevarla a cabo. Pero Junqueras, como decía usted, es el tercer actor, junto a la ANC, que pretenden que haya urnas el 9-N, aunque sea de mentira y en la calle, o incluso una salida al balcón para proclamar la independencia, o al menos unas elecciones plebiscitarias. Creo que Mas es un cadáver político por dos motivos: el referéndum fracasa y él tiene que explicárselo a los independentistas de buena fe que ayer salieron a la calle, mientras que quienes no los somos nos cabrearemos aún más. Luego hay una cosa de la que se habla poco, y es que la Comisión de Investigación [del caso Jordi Pujol] que apoya ERC es una moción de censura encubierta. CIU tiene que escoger entre susto o muerte. Sólo convocando elecciones pueden impedir que desfilen por esa Comisión todos los consejeros de los Gobiernos de Pujol, incluido Mas. En ese sentido, CIU ya no se parece tanto a UCD sino a Unió Mallorquina. Mas preferirá por eso unas anticipadas, es mejor perder a los puntos que por K.O. El asunto de la corrupción es fundamental, Mas está maniatado y veremos si no termina imputado.

- Usted ha dicho que Pujol es "el jefe de la banda". ¿Eso explica declaraciones exculpatorias como las de Felipe González?

- Era previsible que se hiciera el sueco. Felipe González, el mismo que tuvo de socio a Pujol, el que, según Villajero [Carlos Jiménez] llamó al Fiscal General para que no investigara a la familia Pujol, dice ahora que el expresidente es algo así como un padre coraje que encubre, ésa fue su expresión, a sus hijos. Es evidente que no es así, sobre todo si miramos lo que sabemos estos días de las millonadas que Pujol y su esposa movían a Andorra. Insisto: es el jefe de la banda, y en ella se incluyen muchos de los que fueron sus consejeros, también el que fue su conseller en cap Artur Mas, al que la UDEF ha investigado por sus cuentas secretas, que según El Mundo podrían venir del Caso Palau. El caso Pujol es también el caso Convergencia, otro de los investigados por la UDEF es el consejero Felip Puig. Las siglas CDC están infectadas de corrupción y creo que lo van a pagar en las urnas.

- Algunos no han entendido su rechazo tan tajante y tan inmediato a la propuesta de Dolores de Cospedal de hacer una coalición constitucionalista en Cataluña.

- Ella propone que vayamos en sus listas, nosotros no iremos con quienes han sido tantos años socios de Pujol y con quienes no cumplen con nuestros requisitos éticos internos. Nosotros defendemos un pacto postelectoral, hace un año le mandé una carta a Mariano Rajoy sobre esto, y ni siquiera me contestó. Hemos dicho varias veces que queremos un Gobierno constitucional y democrático para Cataluña, pero de ahí a pensar que los votantes de Ciudadanos puedan respaldar una lista con gente como Marina Geli [dirigente del PSC] que estaba ayer en la Diada, hay un trecho que no se puede recorrer. Es muy mala idea. Tampoco queremos ir con quienes no aclaran el caso Bárcenas o el de los ERES. Nacimos, entre otras cosas, para que la gente pudiese votar sin taparse la nariz. Sí que estoy contento con que, por lo menos, el PP entienda que su compañero de baile ya no es CIU y lo podemos ser nosotros. Espero que rectifiquen. Cualquier Gobierno que sea alternativa a Junqueras subiéndose a un balcón proclamando la independencia será mejor.

- En unos días votan en Escocia. Al margen de las diferencias con el caso de España, ¿qué pasaría en caso de victoria contra pronóstico del SI?

- La posición de Cameron [David] ya fue arriesgada en su día. Aunque son ciertas las diferencias jurídicas, Escocia es un Reino que se unió con otros, no se trata de una Constitución, pero al separatismo eso le da igual. Si sale Sí dirán que lo mismo en Cataluña y si sale No dirán que no tiene nada que ver.

- ¿Se equivocó Cameron?

- No soy quién para juzgar su posición, pero cuando hay una crisis económica brutal, cuando los populismos arrecian en toda Europa, cuando el nacionalismo está en su salsa es muy peligroso jugar con fuego. El mero hecho de proponer como solución un referéndum, la ruptura, como dijo el líder de los federalistas canadienses, ya es inmoral. Los problemas de un país no pasan por levantar fronteras ni cambiar el pasaporte a la gente. Ya digo desde aquí que no debe influir en ningún sentido. Son casos distintos, como han reconocido los propios nacionalistas escoceses. Pero los nacionalistas catalanes lo van a utilizar como puedan. Fíjese: tenemos un debate de política general esta semana que viene, y se ha cambiado al fecha para que el día del referéndum no haya pleno y sí al día siguiente [viernes 19] cuando se va a votar la Ley de Consultas. Y además sólo eso, porque nosotros pedimos que se votase entonces también lo de la Comisión de investigación y no han querido, precisamente los de ERC, han levantado el pie del acelerador. Saben manejar muy bien ese tipo de calendarios.

Rosa Díez, al teléfono

- ¿Cómo fue la conversación telefónica de esta semana con Rosa Díez?

- Hemos hablado varias veces, también hemos intercambiado mensajes. Han cambiado de posición, ya no se niegan en banda a un pacto, me quiero acoger a eso. Estamos ultimando una reunión de ambos partidos al más alto nivel, estaremos los dos. Será en las próximas dos o tres semanas. Iremos sin condiciones ni apriorismos. Hay que hablar de lo grande, de la necesidad de una Tercera España constitucionalista, y no perderse en minucias. Tenemos que ir juntos para cambiar la ley electoral, para regenerar la Justicia, para que haya un Pacto por la Educación, para democratizar los partidos... esas grandes reformas que necesita nuestro país las podemos impulsar juntos.

LD / David Alonso Rincón

- Usted sabe que en el documento aprobado por el Consejo Político de UPyD hay un punto que, aunque lo nieguen, está redactado ad hoc para evitar el pacto con Ciudadanos. Un punto que se refiere a que no se pactará con formaciones que tengan acuerdos con partidos locales o regionales.

- No quiero discutir a través de los medios porque la reunión que viene es importante, pero ya adelanto que eso no es así. No tenemos ningún acuerdo de ese tipo. Ciudadanos es un proyecto nacional, la prueba es que en las Europeas obtuvimos medio millón de votos en toda España. Vamos a concurrir a las municipales y autonómicas de mayo y a las generales, además tenemos agrupaciones y sedes en todas las comunidades autónomas.

- Pero Movimiento Ciudadano sí llegó a esos acuerdos.

- Movimiento Ciudadano es una plataforma civil, no un partido, y a ella no se pueden suscribir partidos, sino personas a título individual. Por lo tanto es absurdo hacer un planteamiento así. No es un partido, es una plataforma que recoge cinco reformas con las que nosotros estamos de acuerdo. El 90% de las cosas que se dicen en el documento de UPyD las suscribimos y defendemos incluso antes que ellos, porque nacimos antes como partido. Quien quiera buscar diferencias se equivoca, sería incluso infantil, cuando es mucho más lo que nos une. Manos a la obra, que es lo que nos piden los ciudadanos.

- Parece que el PP, tras sus primeros contactos con el PSOE, va a dar marcha atrás en las reforma para la elección de los alcaldes. ¿Cómo pueden participar ustedes y otras formaciones pequeñas en esa agenda regeneradora?

- Se equivocarán de nuevo si pretender blindar la partitocracia y dejarnos fuera. El PP tendrá que rectificar más cosas, por ejemplo resulta que quieren modificar la Administración como Cospedal en Castilla La Mancha, eliminando diputados de la Oposición, en vez de reducir cargos superfluos o eliminar las Diputaciones. En cuando a Pedro Sánchez, que no olvidemos que ha sido apoyado por gente vinculada al escándalo de los ERES, yo creo que debería comprender España, porque no puede ser que gente de su partido se manifieste con los independentistas. Que nadie se olvide tampoco que los dos grandes se han repartido hace dos días el Poder judicial con IU y los nacionalistas.

- Por último le quiero preguntar por Pablo Iglesias, un político de su generación que ha irrumpido con fuerza y que ya compite con usted entre los mejor valorados. Dígame lo que le gusta y lo que no le gusta de él.

- Ha demostrado capacidad de comunicación y de organización, yo sé que no es fácil en política, aunque tampoco ha sido de la noche a la mañana, porque todo esto viene del 15-M, no nos engañemos. No me gusta su populismo y sus llamadas a la insumisión, particularmente en Cataluña, donde se suman a los planes rupturistas de ERC. Uno no puede defender la igualdad y a la vez una España desigual. Se suman en Cataluña y el País Vasco a los nacionalismos más anacrónicos e insolidarios, no han sabido romper con la tradición en esto de buena parte de la izquierda española, recordemos cuando IU apoyaba a Ibarretxe [Juan José]. Pablo Iglesias se equivoca por ese camino, si es un comunista de verdad tendría que defender la igualdad y no una España de varias velocidades e insolidaria como la que pretenden los nacionalistas. Me hubiera gustado ver un partido de izquierdas moderno sin esos complejos.

En este momento de España está la vía insurreccional de Podemos y la reformista de Ciudadanos, que es mejor, para cambiar la Ley desde la Ley. En cualquier caso prefiero que se presenten a las elecciones y no que desprecien la democracia como hasta hace poco. Compartimos la necesidad de regenerar la vida pública pero nuestra apuesta es de estabilidad, se fija en las clases medias y no cree en políticas económicas comunistas.

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios