Menú

La dificultad de ser el mayordomo de Gallardón

El alcalde de Madrid se rodeó de súbditos que costaban a los madrileños miles de euros a pesar de la millonaria deuda del Ayuntamiento.

2

Tal día como hoy, 29 de octubre, pero de 2011, Libertad Digital contaba en su portada la difícil tarea de servir a Alberto Ruiz Gallardón. El entonces alcalde llevaba años gastando el dinero de los contribuyentes en lujos como un mayordomo personal, que se encargaba de servirle en cualquier circunstancia.

Uno de los camareros encargado de servir la Copa de Navidad del Ayuntamiento de Madrid relató a Libertad Digital las manías del alcalde a la hora de servirle. Contó que incluso en un acto público no le podía servir cualquiera, sólo su mayordomo: "Nos advirtieron de que no nos podíamos acercar al alcalde, ni tan siquiera para servir a las personas que estuvieran en ese momento a su lado por mucho que nos miraran para que fuéramos".

También se supo que si el acalde quería tomar algo, "levantaba una mano y hacía un pequeño gesto o simplemente giraba la cabeza y el mayordomo, que siempre estaba detrás suya, acudía raudo". El propio servidor personal del edil iba a la cocina para prepararle el pedido personalmente. Otra dificultad era la de "llegar hasta el alcalde atravesando un salón repleto de personas" con una bandeja “de la que nadie podía coger nada”, por lo que “dos camareros teníamos que escoltar al mayordomo para que los asistentes cogieran de nuestras bandejas y el pedido de Gallardón llegara intacto al alcalde".

La polémica sobre el mayordomo surgió días antes cuando se supo su sueldo por trabajar en el Palacio de Cibeles y servir el desayuno y el almuerzo cuando el alcalde quisiera comer en el consistorio. La nómina ascendía a los 3.150 euros al mes.

Gallardón creó ese puesto en el año 2003 y fue en 2010 cuando el alcalde renovó personal al tiempo que pedía a Zapatero "refinanciar la deuda del Ayuntamiento de Madrid" que por entonces ascendía a más de 7.000 millones de euros. La única condición que puso para fichar al que hasta entonces era maître del Asador Donostiarra era "que sea discreto" y no hablara con el resto de personal de lo que acontecía en el comedor particular del alcalde.

Ya a las puertas de dejar la alcaldía para ser nuevo ministro de Rajoy, los lujos del alcalde dispararon las críticas. Al sueldo de su mayordomo particular habría que añadir el de su pelotón de secretarias. Cuatro funcionarias más otras cuatro trabajadoras eventuales que según el Ayuntamiento son "sólo" siete y atenderían a otras tareas dentro de la estructura municipal. Los sueldos de todas ellas superarían los 280.000 euros, lo que sumado al del mayordomo y los dos conductores al servicio de Gallardón hacían un total de 400.000 euros anuales para el servicio directo del alcalde.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios