Menú

Rivera acota el terreno de su reforma constitucional

El líder de Ciudadanos trata de embridar el trabajo de los expertos, cuya apuesta por un referéndum de independencia sigue dando que hablar

90
Rivera acota el terreno de su reforma constitucional
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en una imagen reciente. | LD

Contra lo que pudiera parecer, la dulce resaca del histórico resultado de Ciudadanos hace una semana, cuando se convirtió en la segunda fuerza política y primera constitucionalista de toda Cataluña, no ha estado exenta de sobresaltos. El martes, cuarenta y ocho horas después de coquetear con la afonía al grito de "yo soy español"; "Cataluña ciudadana" o "Visca Cataluña y Viva España" junto a una exultante militancia, Rivera reunía a su Ejecutiva en un centro cívico de Nou Barris, para hacer patente que el antiguo cinturón rojo de Barcelona se había convertido, como vaticinase en campaña el presidente de Ciudadanos e Inés Arrimadas, en "cinturón naranja". Una fiesta que amargaron esa misma mañana dos apariciones mediáticas que, de haberse producido antes de las urnas, hubiesen supuesto un quebradero de cabeza, mayor incluso, para el partido centrista.

La primera, una entrevista radiofónica en la que el cantante valenciano Francisco abogaba por un boicot a los productos catalanes. El célebre intérprete apareció en 2013 en un acto de Movimiento Ciudadano, la plataforma a través de la que se articuló la expansión nacional, pero su relación no ha ido más allá. Así lo repitieron Rivera y Arrimadas contestando a las preguntas insistentes de varios medios catalanes, ante los que dejaron claro que no respaldaban esas manifestaciones. El segundo hecho que alteró el desayuno de Rivera fue una tribuna publicada en El Mundo por dos de los 'sabios' que trabajan en la reforma constitucional e institucional que se hará pública a finales de este mes. La abogada del Estado Elisa de la Nuez y el notario y exdirigente de UPyD Rodrigo Tena abogaban por incluir en la Carta Magna una "ley de claridad" al estilo de la promulgada en su día por Canadá, para hacer posible un referéndum de independencia en Cataluña. Una postura que cuando la han defendido el PSC, ICV o Podemos ha suscitado duras críticas de Ciudadanos y que, de haberse manifestado antes de la cita electoral del 27-S hubiese provocado serios problemas a la candidata Inés Arrimadas. La desautorización de Rivera fue inmediata en la rueda de prensa de Nou Barris e, incluso, la distancia con De la Nuez y Tena, a los que se refería como "estos señores". En parecidos términos, afirmando que la "soberanía no es divisible" se manifestaba días después un destacado miembro de la Ejecutiva, el líder madrileño Ignacio Aguado.

El enfado con este pronunciamiento es grande en la Ejecutiva del partido, pero también entre otros de los sabios, que aseguran que la posibilidad de un referéndum de independencia, únicamente en Cataluña, es una idea que "ni siquiera se ha tratado" en las reuniones del grupo. No obstante, otras personas del grupo de expertos también proponen una Ley de claridad y, eventualmente, un referéndum, aunque no ven la necesidad de incluirlo en la Constitución. Este mismo sábado, en La Sexta, Arrimadas tuvo que volver a contestar sobre el particular a preguntas del periodista Hilario Pino: "Nos encanta el talento y si viene de fuera del partido, mejor. No le pedimos el carné en la boca a la gente. Estamos aprovechando el talento jurídico de esos expertos que usted cita. Ahora bien: el posicionamiento de Ciudadanos es claro y meridiano: nosotros no vamos a trabajar por sacar a los catalanes de España y de la UE. Esos sabios nos están ayudando a que nuestras reformas del Senado, del Tribunal Constitucional o del modelo de financiación tengan la solvencia técnica y jurídica que se merece nuestra propuesta, pero esto no es una secta ni un ejército".

Este domingo, en una entrevista en El País realizada el pasado jueves, el propio Rivera trata de acotar el terreno sobre las modificaciones de la Carta Magna que defenderá en diciembre, como candidato a la presidencia del Gobierno: "Hay tres vertientes. Una es toda la parte competencial. Una vez desarrollado el capítulo autonómico, como todas las constituciones de corte federal, lo lógico es cerrar las competencias y decir: 'Estas competencias son municipales, estas son del Estado y estas son de las Comunidades'. Segundo, hay otra institucional, con un Senado territorial, y la supresión de las diputaciones. Y la tercera pata es la de la igualdad de derechos. Tenemos que garantizar en nuestra Constitución que el Estado autonómico preste servicios, pero que haya una base de igualdad en derechos básicos como la sanidad o como la educación y otros ámbitos. Creo que eso hay que blindarlo en la Constitución".

Unas premisas que deberán tener en cuenta los expertos de Ciudadanos, que en unas semanas tendrán listo su informe final.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios