Menú

La legalización del cannabis, un compromiso de Podemos

El programa de Pablo Iglesias incluye la despenalización de esta droga, una medida que comparte con Albert Rivera aunque Ciudadanos no se compromete.

0
La legalización del cannabis, un compromiso de Podemos
Cannabis | Google Images

Propuesta 264: Despenalización del cannabis. "Despenalizaremos el cultivo y tenencia de cannabis a nivel personal o colectivo, y regularemos la actividad de los clubes sociales de cannabis. Para ello, proponemos convocar una mesa de trabajo sectorial encargada de presentar una propuesta que garantice las libertades y derechos fundamentales de los consumidores y que contemple la regulación de la producción, distribución y consumo de cannabis".

Convive en el apartado de Justicia y Derechos Humanos con las propuestas de reforma del Consejo General del Poder Judicial o la Fiscalía y la eliminación de privilegios procesales. El programa electoral de Podemos incluye por primera vez la legalización del cannabis, la planta de cuyo cogollo se extrae la marihuana y de cuya resina se procesa el hachís. Durante un chat público en el perfil de la formación morada en Facebook, Pablo Iglesias argumentó que esta sustancia no es más lesiva para la salud que muchas bebidas alcohólicas y aplaudió la regulación en este ámbito de Uruguay, que lidera el cambio de tendencia en septiembre de 2014.

Cambio secundado, sin ir más lejos, por Albert Rivera. El líder de Ciudadanos se ha posicionado "a favor de que se legalice el consumo de marihuana". Matizó en una entrevista a El Huffington Post que "legalizarlo quiere decir regularlo, no que haya barra libre. Que haya un consumo determinado, que tenga un control del Estado, que se advierte de las consecuencias del consumo". Sin embargo, el partido naranja no ha encajado esta medida en su carta de presentación para los comicios del 20 de diciembre.

Tanto el Partido Popular como el Partido Socialista Obrero Español han esquivado durante años el debate. En su etapa como secretaria general de Unión Progreso y Democracia, Rosa Díez se mostró proclive a despenalizar el cannabis aunque finalmente el grupo se alineara en contra.

Legislación española

La regulación relativa a las drogas y en concreto a las derivadas del cannabis ha conocido diversas modificaciones a lo largo del periodo constitucional. El texto actual emana de Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana, Ley de Seguridad Ciudadana o bautizada por sus detractores como ‘ley mordaza’. Endurece las sanciones por consumo, posesión y cultivo, tipificando las infracciones en tres categorías: muy graves, graves y leves.

Las multas para las infracciones graves oscilan entre 601 y 30.000 euros en función de variables como la reincidencia, el grado de violencia o la dificultad en la identificación. El ordenamiento registra en esta categoría una lista supuestos relacionados con el cannabis:

"El consumo o la tenencia ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, aunque no estuvieran destinadas al tráfico, en lugares, vías, establecimientos públicos o transportes colectivos, así como el abandono de los instrumentos u otros efectos empleados para ello en los citados lugares".

"El traslado de personas, con cualquier tipo de vehículo, con el objeto de facilitar a éstas el acceso a drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, siempre que no constituya delito".

"La ejecución de actos de plantación y cultivo ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en lugares visibles al público, cuando no sean constitutivos de infracción penal".

"La tolerancia del consumo ilegal o el tráfico de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en locales o establecimientos públicos o la falta de diligencia en orden a impedirlos por parte de los propietarios, administradores o encargados de los mismos".

La misma Ley de Seguridad Ciudadana sanciona como infracción leve "el consumo de bebidas alcohólicas en lugares, vías, establecimientos o transportes públicos cuando perturbe gravemente la tranquilidad ciudadana" para lo que dispone multas de 100 a 1.000 euros.

Estos y otros preceptos se desarrolla en otros códigos, reales decretos y órdenes que estrangulan el cultivo, consumo, comercio y tráfico de estupefacientes. Los defensores de la legalización del cannabis consideran excesivas las multas y detectan una campaña en contra de los consumidores, que se ven abocados al mercado negro.

Cambio de tendencia

Países de diferentes culturas se han sumado a la legalización del cannabis en los últimos tiempos. Al famoso caso de Holanda se ha sumado recientemente Uruguay, también los Estados americanos de Colorado y Washington con ciertas restricciones o México, donde es legal la posesión de hasta cinco gramos de marihuana y se ha intensificado el debate. En las negociaciones siempre asoman una serie de claves para establecer la regulación óptima del cannabis:

Ganancias millonarias: los cárteles mexicanos y colombianos obtienen una ganancia anual que ronda los 39.000 millones de dólares por la venta de droga, recoge un informe del Departamento de Justicia de Estados Unidos. El Chapo es el narcotraficante más rico del mundo, según Forbes su patrimonio asciende a los 1.000 millones de dólares.

Nivel de consumo: Es un argumento repetido sistemáticamente por los partidarios a la penalización del cannabis. Su tesis defiende el hipotético incremento del consumo si se alcanzara la legalización. Lo cierto es que no se han impulsado demasiados estudios sobre ello, aunque quizás el más riguroso lo publicó la prestigiosa revista americana sobre salud pública American Journal of Public Health. Comparó la evolución en Amsterdam y San Francisco, dos ejes financieros y de ocio con algo más de 700.000 habitantes pero con legislación contraria respecto al cannabis. Después de entrevistar a más de 5.000 personas, los expertos encontraron grandes similitudes y determinaron que la despenalización no debería influir en el nivel de consumo ni la precocidad. Como dato significativo, añadieron que la mayoría de los habitantes de ambas ciudades nunca habían consumido diariamente o grandes cantidades, ni si quiera en sus periodos de máxima exponencia.

Comparativa con otras ‘drogas legalizadas’: Igualmente frecuente es la comparativa sobre el perjuicio del cannabis con otras sustancias adictivas legalizadas como el alcohol o el tabaco. Resulta sencillo consultar estudios acerca del nivel de adicción y los efectos de estos dos últimos productos, no tanto del cannabis. El 6% de las muertes que se producen al año en todo el mundo, hasta 3.3 millones, se deben al consumo de alcohol. El tabaco suma alrededor de 6 millones de defunciones más, según los datos de la Organización Mundial de la Salud. La marihuana y el hachís impactan sobre el cerebro y otros órganos del cuerpo en un modo lesivo comparable a las ‘drogas legalizadas’, una sentencia predicada por el propio Barack Obama.

La realidad social obliga históricamente a la evolución legislativa. Son pocos los países que en 2015 han liberalizado sus ordenamientos jurídicos en referencia al cannabis, pero la tendencia es despenalizadora. Podemos y Ciudadanos, dos partidos candidatos a formar Gobierno y con un importante apoyo según las encuestas apuestan por la legalización, siempre con regulaciones. Seguirá el debate.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios