Menú

Fulminado el primer 'cobarde' de la Generalidad

Jordi Baiget, extitular de la consejería de Empresa y Conocimiento, cesado tras una entrevista en la que mostraba sus recelos sobre el referéndum.

Jordi Baiget, extitular de la consejería de Empresa y Conocimiento, cesado tras una entrevista en la que mostraba sus recelos sobre el referéndum.
Puigdemont, con Junqueras y Munté | EFE

"Desertor" y "traidor" son los calificativos "trending topic" sobre Jordi Baiget, el primer consejero de la Generalidad catalana que se ha atrevido a poner en duda la celebración del referéndum de autodeterminación del 1 de octubre. Una entrevista veraniega en el diario independentista El Punt Avui le ha costado el cargo. Su sinceridad ha sido letal. De entrada, Baiget declaró que estaba dispuesto a penar en la prisión, pero no a que la independencia de Cataluña le afectara al patrimonio, le pellizcara el bolsillo y le costara un duro. También se quejó de que Puigdemont no habla con nadie, no consulta y es mucho más distante que Mas. Y para empezar, sostuvo que el referéndum es imposible y que a lo más que se puede aspirar es a un 9-N ampliado.

Baiget se ha erigido en portavoz de saltar del tren antes del choque en el bloque separatista. Al poco de trascender la entrevista, Marta Pascal, la coordinadora general de la nueva Convergencia, el PDeCAT, ratificaba a Baiget en su cargo. Horas después se producía su cese. Puigdemont ha destituido al botifler (traidor, otro de los adjetivos más usados en la etiqueta Baiget) y asimilado su "cartera" al titular de Cultura, Santi Vila, exalcalde de Figueras y uno de los nombres que abandera el nacionalismo para la tesitura de retroceder.

Claves de un cese

Baiget no sólo ha dudado de la celebración del referéndum sino que ha censurado el método de trabajo de Puigdemont, del que afirma que es aún más distante que Mas y no le preocupa el día a día. También ha criticado que una parte del ejecutivo catalán carece de la más mínima información sobre los trabajos del referéndum.

El desahogo de Baiget ha generado un nuevo incendio en el gobierno catalán, en el grupo convergente y republicano que lo sustenta y en la CUP, que se ha cobrado la cabeza del consejero convergente servida en bandeja de plata por Puigdemont y ERC.

Baiget no estaba dispuesto a poner su patrimonio al servicio del procés. Se escuda en que sus decisiones pueden afectar a su familia, en que prefiere la cárcel a la más leve merma patrimonial. Este martes toca sesión parlamentaria en Barcelona. Puigdemont anunció que alguien de Juntos por el Sí explicará el referéndum. De aperitivo, la decapitación de un caganer, según las redes.

Temas

En España

    0
    comentarios