Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Cómo salir de un listado de morosos

Por ejemplo, si han transcurrido seis años desde la inscripción en la ASNEF, es posible salir.

Libre Mercado
0
Impide acceder a un crédito | Pixabay/CC/Free-Photos

Entrar en una lista de morosos es entrar en una lista negra de la que es difícil salir. Son muchos los problemas a los que se enfrentan a diario las miles de personas que aparecen en este registro. El más preocupante es la imposibilidad de acceder a un crédito o a una hipoteca, pero también puede impedir al afectado cambiar de compañía telefónica.

No haber pagado una factura de internet, luz o calefacción es motivo suficiente para entrar en un listado de morosos. Independientemente de si el cobro era justo o no, a partir de su aparición en estos listados, sus protagonistas tendrán mucho más difícil acceder a financiación.

La Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF) elabora la lista de morosos más completa y famosa de España. Se trata de una base de datos creada en el año 1967 por entidades de carácter financiero, de telecomunicaciones, operadores de servicios energéticos, editoriales y aseguradoras. En ella, sus fundadores empezaron a recoger información relativa a la solvencia de muchos de sus clientes con el objetivo de evaluar si podían suponer un riesgo para sus negocios.

Las exigencias de la banca tradicional para conceder un préstamo son muy estrictas, y siempre se apoyan en este tipo de listados para determinar a quién le facilitan liquidez. De hecho, si comprueban que el solicitante aparece en alguno de ellos, denegarán el crédito de inmediato. Si es usted uno de los afectados, deberá saber que es posible salir de la ASNEF en los siguientes supuestos. Más detalles aquí.

  • Cuando la deuda contraída haya sido abonada y el nombre del acreedor sigue en el fichero.
  • Si han transcurrido seis años desde la inscripción, puesto que no es legal ceder datos personales sobre la solvencia de una persona una vez transcurrido este tiempo.
  • Si la inclusión en el fichero no ha sido convenientemente comunicada por carta.
  • Si la deuda no es real, el presunto acreedor está en desacuerdo o no se puede demostrar el impago.
  • En casos de suplantación de identidad. Es decir, si la deuda ha sido contraída por una persona que ha suplantado la identidad de otra.

Además de pasar por largos trámites burocráticos, es habitual que las entidades exijan la presentación de avales o la firma de un avalista a cambio del crédito. Acudir a la sucursal en persona también será tarea obligada si se opta por la vía tradicional. Pedir un crédito rápido puede ser una alternativa financiera debido a que no consideran que salir en una lista de morosos sea excluyente en su proceso de evaluación de riesgo y concesión del crédito.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios