Menú

Los votantes reconocen a la Abogacía del Estado que impidieron el paso a la Policía sabiendo que el 1-O era ilegal

Los votantes del 1 de octubre acusan a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de violencia policial, mientras reconocen que el 1-O era ilegal.

0

Los votantes del 1 de octubre están reconociendo a la Abogacía del Estado que impidieron el paso a la Policía sabiendo que el 1-O era ilegal y que existía un mandato judicial para impedir el referéndum.

Así contestaba un testigo que acudió el 1-O a un pabellón de Sant Carles de la Rapita (Tarragona) para votar a las preguntas de la abogada del Estado, Rosa María Seoane: "Sabía que el referéndum había estado suspendido por el TC y creo saber que votar no es delito. También supe que deberían habernos protegido y no pegarnos".

Después el testigo reconocía también que la justicia había ordenado paralizar el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 con un mandato del TSJ de Cataluña y que el Ministerio del Interior había reforzado a los Mossos con un despliegue de Policía y Guardia Civil contra la consulta del 1-O.

"Para mí era el voto más importante de mi vida, por eso voté a buenas personas, para llegar a ese día...", añadía el testigo que relataba la llegada de la Guardia Civil. "Cuando se acercaron a nosotros fue para empezar a sacarnos. El problema es que éramos muchísima gente, era imposible que la judicial nos pudiera sacarnos a todos. Se apartan dos metros y esperan a que lleguen los otros, y la gente les pedía que no les pegaran, que se marcharan a sus casas y les dejaran votar en paz", recordaba.

Después, acusaba a los agentes de violencia policial: "Cuando empezaron a abrir las cabezas de la gente que se manifestaba pacíficamente, en un momento de shock emocional un grupo pequeño de gente les llamó 'asesinos'. No vi ningún tipo de patada, vi a un grupo de guardias civiles dando una paliza a un grupo de personas al final".

"En ningún momento nos hablaron, entraron a saco, en ningún momento pensé que fuera a venir la Guardia Civil. Les decíamos que se fueran a sus casas, que solo queríamos votar. Todo el mundo estaba con las manos en alto, todo el mundo era pacífico y si alguno hizo una intención de algo le decíamos que éramos gente pacifica y que queríamos votar", aseguraba el votante.

El testigo insistía en acusar a la Policía de apalearlos: "Sin aviso y sin decir nada entraron a sacarnos de malas maneras, si alguien caía al suelo no les importaba mucho, nos empujaban. Luego llegaron otros agentes a apalearnos, nos pegaban en la cabeza sin ningún problema. Se pusieron en formación, nos pegaban en la barriga, el hígado, las partes bajas y según caían de dolor les abrían la cabeza. Me acuerdo del ruido de las porras cuando abrían las cabezas. Vi a gente amiga íntima, a los carniceros del pueblo, vi a amigos, pasteleros, pescadores".

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation