Menú

Un patrullero de la Armada libera a un barco mercante secuestrado en el Golfo de Guinea

El Equipo Operativo de Seguridad del P-71 Serviola abordó el mercante y liberó a la tripulación. Los piratas huyeron al ver a los militares españoles.

0
El Equipo Operativo de Seguridad del P-71 Serviola abordó el mercante y liberó a la tripulación. Los piratas huyeron al ver a los militares españoles.
El Equipo de Seguridad del Serviola abordando el mercante secuestrado. | EMAD

El patrullero P71 Serviola de la Armada liberó durante la jornada del martes a un barco mercante con bandera maltesa que se encontraba secuestrado por uno de los grupos organizados de piratas que se han extendido durante los últimos años por el Golfo de Guinea, debido a la debilidad de las marinas de esta zona africana y al lucrativo negocio que supone el pillaje en el mar para algunos habitantes de estas zonas.

Fuentes del Estado Mayor de la Defensa han explicado que el buque de la Armada, que estaba en misión de Vigilancia y Seguridad Marítima, fue avisado durante la jornada del lunes por el Centro de Operaciones y Vigilancia de la Armada (COVAM) de la alerta recibida desde un barco mercante que estaba siendo asaltado en esos momentos. El patrullero puso entonces rumbo hacia el área del incidente a máxima velocidad.

Durante la mañana del martes, el barco español, acompañado en ese momento por una embarcación de la Marina de Guinea Ecuatorial, llegó hasta las proximidades del mercante secuestrado. Ante la posibilidad de que los piratas estuviesen todavía controlando el barco, ya que la nave no respondía a las comunicaciones por radio, fue el Equipo Operativo de Seguridad (EOS) del Serviola el que abordó y aseguró el buque mercante, subiendo posteriormente militares ecuatoguineanos.

Los militares de ambos países procedieron entonces a registrar todo el barco, encontrando al capitán del mismo y a la tripulación en una habitación del pánico, donde habían podido esconderse antes de que los piratas tomasen el control absoluto de la embarcación. De los mismos, dijeron que era un grupo de siete personas que llevaba armamento portátil, pero no se conoce con exactitud las armas que tenían.

Una vez a bordo, los piratas exigieron a través de la megafonía del buque que se entregasen y les diesen todo el dinero existente a bordo. Ante la negativa del capitán del mercante a salir del compartimento seguro, los piratas abrieron un pequeño orificio en el mismo y comenzaron a abrir fuego indiscriminadamente sin causar daños personales. Las amenazas y disparos cesaron al advertir los piratas la presencia de unidades militares en la zona.

Éste no es el primer rescate que protagonizan en el Golfo de Guinea los militares del P-71 Serviola. El pasado mes de abril liberaron a un buque mercante de bandera nigeriana que había estado cuatro días secuestrado por una banda de piratas. Como en esta ocasión, los piratas huyeron al ver llegar al buque español y a las lanchas del Equipo Operativo de Seguridad.

En España

    0
    comentarios

    Servicios