Menú

El viejo y el nuevo Ciudadanos se enredan en un debate sobre la bandera de España

Igea arremete contra su uso en las manifestaciones convocadas por Vox y Rivera contesta, provocando una amplia discusión entre dirigentes naranjas.

0
Igea arremete contra su uso en las manifestaciones convocadas por Vox y Rivera contesta, provocando una amplia discusión entre dirigentes naranjas.
Inés Arrimadas y Albert Rivera, en una imagen de archivo. | EFE

Las manifestaciones convocadas por Vox el pasado fin de semana, en las que la bandera de España fue el símbolo predominante, han provocado, como era de esperar, comentarios muy dispares, a favor y en contra, en todos los ámbitos. Lo que es menos habitual es que la movilización auspiciada por un determinado partido provoque un debate en el seno de otra formación política y, aún más, que ese debate se dirima, al menos en buena medida, en público.

Así ha ocurrido en Ciudadanos, donde no pocos dirigentes y exdirigentes, incluido su expresidente, Albert Rivera, aunque no así Inés Arrimadas, de baja por maternidad, se han pronunciado de viva voz o en las redes sociales sobre el uso de la bandera de España en manifestaciones del cariz de las celebradas este sábado.

rocio-monasterio-santiago-abascal-vox-bandera-espana.jpg
Santiago Abascal y Rocío Monasterio, durante la manifestación del sábado en Madrid. | EFE

A última hora de ese día el vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, rival de Arrimadas en las primarias del pasado ocho de marzo pero ahora más alineado con la cúpula, lanzaba una carga de profundidad con un comentario ilustrado con una imagen de esas manifestaciones. "Las banderas se agitan para las celebraciones o para el combate. No veo nada que celebrar. Para el combate no me esperen. Ya hay suficientes víctimas. Trabajemos para que no se repita. Trabajemos para sujetar entre todos esa bandera que hoy ondea a media asta" afirmaba.

Una hora después era el propio Rivera, mas activo políticamente que nunca desde que dimitió el pasado noviembre, quien se pronunciaba de manera algo críptica pero perfectamente inteligible. "A mí me parece muy bien que cualquier ciudadano, vote a quien vote, pueda lucir nuestra bandera nacional, como sucede en cualquier país del mundo. Algunos sabemos lo difícil que es para muchos españoles hacerlo en algunos lugares de nuestro país. Se llama libertad" afirmaba. Enseguida el que fuera su portavoz parlamentario, Juan Carlos Girauta —en abierto enfrentamiento con el partido tras abandonar la militancia en el mismo por no estar conforme con el apoyo al Gobierno en la prórroga del estado de alarma— contestaba al comentario con un enfático "Amén".

Apenas minutos después el propio Girauta agitaba el debate con otro tuit, este ya de cosecha propia, en el que con una fotografía de un mitin de Albert Rivera en la Plaza de Sant Jaume de Barcelona lanzada una andanada a la actual dirección de Ciudadanos: "En el Cs auténtico no teníamos problemas con la bandera". En la foto se veía a Rivera —quien en su perfil de Twitter tiene tres corazones con los colores de la bandera de España pero no la bandera como tal— con dos banderas en la mano, la española y la senyera catalana. Igea no se privaba de réplica: "En España no hay nada más provocador que intentar ser conciliador". Girauta le contestaba equiparándole con el fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero.

Edmundo Bal tercia en la polémica sobre la bandera

El epicentro de la polémica entre Rivera e Igea, el único dirigente que le dobló un pulso interno durante sus trece años al frente del partido, al ganar a su candidata en las primarias de 2019 en Castilla y León, con Girauta por medio, generaba desde entonces varias réplicas, y llegaba este lunes a la habitual rueda de prensa posterior a la Ejecutiva del partido naranja. En ella, y ante varias preguntas de los periodistas, el portavoz adjunto, Edmundo Bal, aseguraba que "si en algo se caracteriza Ciudadanos es precisamente en no tener ningún complejo para entender que esa bandera roja y amarilla es nuestra bandera" afirmaba, especificando que es la enseña "de mi país, es la bandera de todos".

Además, Bal, preguntado específicamente sobre si el uso de la bandera en las manifestaciones de Vox era una apropiación indebida, contestaba: "Yo le digo cómo la usamos nosotros. Nosotros usamos la bandera porque es nuestro símbolo nacional y porque entendemos que une a todos los españoles en ese símbolo. Es un elemento de unión. Por lo tanto, qué quiere que le diga respecto a cuando se usa esa bandera, que es mi bandera, para fomentar la desunión. Me parece muy mal" concluía.

edmundobalruedatelematica-18-05-20.jpeg
El portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal. | Eugenia Morago.

Pero entre las palabras de Bal y los tuits cuarenta y ocho horas antes de Igea, Rivera y Girauta, por orden de aparición, se desataba una auténtica oleada de mensajes en las redes de dirigentes naranjas. Uno de los más veteranos, el diputado en el Parlamento de Cataluña Sergio Sanz, referente del sector socialdemócrata y en el partido desde su fundación en 2006, replicaba sin citarle a Girauta: "El ideario del Cs ‘auténtico’ decía que el partido había nacido para ocupar un vacío de representación en el centroizquierda no nacionalista, y que se inspiraba en el socialismo democrático y el liberalismo progresista. Y mira si existe ese vacío con un PSOE abrazado a Bildu" aseveraba.

Por su parte, el diputado en el Congreso y miembro de la Ejecutiva, Guillermo Díaz, uno de los más combativos en su actividad parlamentaria contra el nacionalismo catalán, reflexionaba: "Todos los españoles, todos, pueden portar la bandera de España. Todos debemos denunciar a quienes la ultrajan, quemándola, rompiéndola o usándola contra españoles, siendo esta última la mayor ofensa a nuestra insignia, porque quieren convertirla en la estelada. ¡Viva España!". Un tuit que ilustraba con un emoticono de la propia bandera nacional. El líder del partido en Aragón, Daniel Perez, afirmaba por su parte que "nadie va a dar lecciones a Ciudadanos de lo que es amar y defender la bandera de todos. Por ella nos han insultado e incluso agredido. La hemos ondeado con orgullo miles de veces y lo seguiremos haciendo. Pero siempre como símbolo de unidad; jamás de división entre españoles".

Este nuevo episodio refleja que Ciudadanos ya no es un partido tan monolítico como hace poco, y que incluso hay un atisbo de vieja guardia o partido "auténtico" como reivindica Girauta y niegan otros dirigentes. También que la emergencia de Vox, en un espacio electoral que Rivera le disputó al PP desde 2017 —cuando Ciudadanos, con Arrimadas como candidata, logró el hito de ganar por primera vez las elecciones en Cataluña a los nacionalistas— obliga a los naranja a buscar sus propios discursos o matices dentro de un centroderecha más fragmentado que nunca. Hace apenas un año, en la célebre manifestación de la Plaza de Colón de Madrid que unió por primera vez a Casado, Rivera y Abascal, ya se discutió de banderas, pues muchos dirigentes de Ciudadanos añadieron a la española las enseñas tanto de la Unión Europea como la bandera multicolor del movimiento Gay.

En España

    0
    comentarios

    Servicios