Menú

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos rechaza la demanda de Mas por el 9-N de 2014

La defensa del expresidente autonómico catalán no responde a las preguntas del TEDH sobre los derechos supuestamente vulnerados.

La defensa del expresidente autonómico catalán no responde a las preguntas del TEDH sobre los derechos supuestamente vulnerados.
Artur Mas, expresidente de la Generalidad | Cordon Press

La defensa del expresidente de la Generalidad, Artur Mas, se ha negado a responder a los requerimientos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en relación a los derechos que habrían sido supuestamente vulnerados por el Estado español. Así acaba el largo camino judicial emprendido por Artur Mas tras la condena por la organización de la consulta ilegal del 9 de noviembre de 2014.

Por esos hechos, Mas fue condenado en primer lugar por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña en marzo de 2017 a dos años de inhabilitación por desobediencia y multa de 36.000 euros. Tal condena fue ratificada por el Tribunal Supremo en enero de 2019, si bien con una rebaja de la pena de inhabilitación a tan sólo un año. Y en octubre de 2021, el Tribunal Constitucional confirmó la condena por desobediencia. En paralelo, el Tribunal de Cuentas le obligó junto a otros condenados a devolver a la Generalidad en torno a cinco millones de euros, dinero que fue aportado por la "caja de solidaridad" montada por los separatistas, de modo que el patrimonio de Mas no sufrió merma alguna a pesar de sus denuncias.

La vía europea

Tras la resolución del Tribunal Constitucional, adoptada por unanimidad, la defensa de Mas se dirigió al TEDH con el argumento de que el Estado había vulnerado sus derechos y violado el principio de legalidad al considerar de carácter penal los hechos vinculados a la organización de esa primera consulta separatista. Además, la defensa del expresidente autonómico aseguraba que las comunicaciones judiciales para que detuviera la consulta no fueron lo suficientemente claras, precisas y "categóricas".

A pesar de la levedad de la condena, Mas decidió recurrir a Europa, pero finalmente ha desistido y su abogado ni siquiera ha respondido a los dos requerimientos del TEDH, que ha concluido en consecuencia que no hubo vulneración de ningún derecho de Mas. De este modo, la tan cacareada vía europea que iba a desvelar las vergüenzas de la justicia y el Estado español ha resultado ser un auténtico fiasco publicitario del independentismo, propaganda para alimentar el relato catalanista contra España.

Temas

En España

    0
    comentarios