Menú

Una parte del PP critica el sistema de doble vuelta y defiende que sólo voten los afiliados

Preocupación de los candidatos por el escaso número de afiliados al corriente de pago. Denuncias de presiones en la recogida de avales. 

0
Preocupación de los candidatos por el escaso número de afiliados al corriente de pago. Denuncias de presiones en la recogida de avales. 

Los afiliados no tendrán la última palabra en la elección del próximo presidente del PP. No son primarias al uso, como no se cansa de repetir Fernando Martínez-Maillo. El sistema de doble vuelta establece dos votaciones. En la primera, que se llevará a cabo el 5 de julio, tomarán la palabra aquellos militantes que se hayan inscrito para ello –el plazo expira el próximo lunes– y que estén a corriente de pago. En la segunda, ya en el Congreso Extraordinario del 20 y 21, los protagonistas serán los compromisarios. Y hay una parte de la formación que está en absoluto desacuerdo.

El primero en criticar el sistema fue el candidato José Ramón García-Hernández. "Para mí sería una falsificación de todo el proceso que el que gane el 5 de julio no sea presidente del PP", denunció en Es La Mañana de Federico. Un extremo que, reglamento en mano, podría ocurrir perfectamente. "Serían falsas primarias", insistió, no sin reconocer que los censos de los partidos "están hinchados".

Misma reflexión hizo José Luis Bayo, también en la carrera sucesoria. En declaraciones a este diario, el político valenciano defendió que "la última palabra" la tendrían que tener los afiliados. "Sería un problema grave que en la primera vuelta se vote de una determinada manera y en la segunda de otra", argumentó. Y avisó de la crisis interna que esto podría provocar.

Algunos barones consultados, ya a micrófono apagado, admitieron que el sistema conlleva sus riesgos. "Esto ya se sabía, va a ser complicado", reconoció un líder regional. En la Comunidad Valenciana, para evitar ese lío, y pese al enfado de Génova, se convirtió a todos los afiliados automáticamente en compromisarios.

La candidatura de Pablo Casado no vio sentido "cuestionar las reglas a mitad de partido" mientras que Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal podrían ser las grandes beneficiarias del sistema de doble vuelta gracias a su influencia en las estructuras regionales y locales. La clave está en los compromisarios. La mayoría, 2.612, serán votados por los afiliados el mismo día 5 de julio. Los 552 compromisarios restantes son "natos", los miembros de la Junta Directiva Nacional.

El problema con los afiliados

En lo que coincidieron todos es en el "problema" con el número de afiliados real, el que está a corriente de pago. Según Génova, el PP tiene actualmente 860.000 militantes. Más de 169.000 en Andalucía, 149.000 en Valencia o 100.000 en Galicia. "Pero son muchos menos los que pagan", reconocieron las fuentes consultadas. Hasta el lunes a las 14:00h, pueden inscribirse en las sedes de la formación para participar en el proceso y con 20 euros los morosos normalizarán su situación. Este viernes, Luis de Grandes, el presidente del comité organizador del congreso, comparecerá en rueda de prensa en Génova13 para informar sobre qué aspirantes han pasado la criba de los 100 avales.

Sobre la recogida de avales, también hubo polémica. La batalla fue real. En Andalucía, críticos a Juan Manuel Moreno denunciaron presiones para respaldar la candidatura de Santamaría. Testimonios parecidos se escucharon en Madrid o en Castilla-La Mancha en apoyo a otros candidatos como Cospedal. "Y en ambiente irá a peor con el paso de los días", auguraron las fuentes consultadas.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD