Menú

ERC cuela en sus enmiendas un cheque en blanco para reventar las calles si llega la derecha al poder

Los socios de Pedro Sánchez quieren que los ataques en las calles del 1-O pasen a ser considerados a efectos penales prácticamente como una riña.

Los socios de Pedro Sánchez quieren que los ataques en las calles del 1-O pasen a ser considerados a efectos penales prácticamente como una riña.
Disturbios en Barcelona en 2019 | EFE

Los equipos jurídicos de las asociaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han empezado a alertar de un obvio y obsceno propósito que late tras las enmiendas introducidas por ERC en las últimas y muy polémicas reformas que acompañan a la del delito de malversación.

Los separatistas no se han conformado con preparar el terreno para que Oriol Junqueras pueda vulnerar la inhabilitación y presentarse como candidato. No. Además, han procedido a todo un vaciado penal que permitiría, tras un triunfo de la derecha, disparar los ataques callejeros, disturbios y okupaciones de inmuebles privados o públicos sin prácticamente castigo. Traducido: las enmiendas preparan el camino para reventar las calles si la derecha llega al poder.

Los socios de Pedro Sánchez quieren que los ataques en las calles del 1-O, o los rodea el Congreso de sus amigos de Podemos, o la kale borroka de sus también amigos de Bildu pasen a ser considerados a efectos penales prácticamente como una riña tras una borrachera nocturna. O, como en el caso de la okupación, ni eso, porque para la okupación de inmuebles privados o públicos abren la puerta, directamente, a la despenalización plena porque, según ellos, "no reúne el suficiente nivel de lesividad como para aplicare el derecho penal".

EL artículo 557

Los cambios que negocian con Pedro Sánchez se centran en el artículo 557 del Código Penal. Actualmente, ese artículo regula los castigos para los desórdenes públicos. Se trata por lo tanto de la matriz penal de la que, a partir de ahora, y tras la eliminación del delito de sedición, dependen los castigos para los golpes separatistas como el del 1-O o el resto de posibles ataques callejeros orquestados para subvertir el orden constitucional.

Hasta ahora, este artículo señalaba genéricamente que "quienes actuando en grupo o individualmente pero amparados en él, alteraren la paz pública ejecutando actos de violencia sobre las personas o sobre las cosas, o amenazando a otros con llevarlos a cabo, serán castigados con una pena de seis meses a tres años de prisión". Pero, el mismo artículo aclara que la pena crecerá cuando concurran una serie de circunstancias: cuando alguno de los partícipes en el delito portare un arma u otro instrumento peligroso; cuando el acto de violencia ejecutado resulte potencialmente peligroso para la vida de las personas o pueda causar lesiones graves, por ejemplo, por medio del lanzamiento de objetos contundentes o líquidos inflamables, el incendio o la utilización de explosivos; cuando los hechos se lleven a cabo en una manifestación o reunión numerosa; cuando el autor del hecho se prevaliera de su condición de autoridad o funcionario público; o cuando se lleven a cabo con ocultación del rostro, básicamente. Es decir, justo en la descripción clásica del 1-O, de la kale borroka o de las revueltas de extrema izquierda.

Y ahí, ERC pretende que esas penas se rebajen de la siguiente manera: "Serán castigados con la pena de prisión de seis meses a tres años los que, actuando en grupo y con el fin de atentar contra la paz pública, ejecuten actos de violencia causando lesiones a las personas o produciendo daños en las propiedades". Igualmente para los grupos que atenten "contra la paz pública", ejecutando "actos de violencia o intimidación graves sobre las personas o las cosas u obstaculizando las vías públicas ocasionando un peligro para la vida o integridad física de las personas; o invadiendo instalaciones o edificios ocasionando un peligro para la vida o integridad física de las personas".

Los delitos de ERC

ERC no se queda ahí y pide penas rebajadas para los siguientes delitos: "Pena de prisión de uno a cinco años e inhabilitación especial para empleo o cargo público por el mismo tiempo cuando se cometan por una multitud cuyo número, organización y propósito sean idóneos para afectar gravemente el orden público. En caso de hallarse los autores constituidos en autoridad, la pena de inhabilitación será absoluta por tiempo de seis a ocho años".

Y el colmo llega en la petición de la despenalización plena de la okupación "pacífica": "Se modifica el apartado 16 del Artículo Primero (Modificación de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal), que queda redactado como sigue: Dieciséis. Se suprime el artículo 557 bis", señala la enmienda de ERC. Y la "justificación" deja clara la profundidad del cambio: "Los hechos recogidos en el actual artículo 557 ter, que en la propuesta se convierte en el 557 bis, no reúnen el suficiente nivel de lesividad como para reclamar la intervención del Derecho Penal pues las ocupaciones pacíficas de locales, establecimientos, oficinas o domicilios no producen una afectación de la paz pública. Por este motivo se propone suprimir este artículo del Código Penal".

Esas okupaciones afectan a innumerables inmuebles y se describen en el Código Penal de la siguiente manera: "Los que, actuando en grupo o individualmente pero amparados en él, invadan u ocupen, contra la voluntad de su titular, el domicilio de una persona jurídica pública o privada, un despacho, oficina, establecimiento o local, aunque se encuentre abierto al público, y causen con ello una perturbación relevante de la paz pública y de su actividad normal". Hasta ahora las penas son "de prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses, salvo que los hechos ya estuvieran castigados con una pena más grave en otro precepto de este Código".

En resumen: todo lo que ERC pide despenalizar o rebajar sus penas es justo lo necesario para reventar las calles con unas penas mínimas, como señala la asociación mayoritaria de la Guardia Civil, JUCIL. Traducido, justo lo que necesitan los socios de Pedro Sánchez para disparar los ataques en la calle en caso de que la derecha llegue al poder.

Temas

En España

    0
    comentarios