Menú

La primera dama peruana, obligada a aclarar que no será candidata

Nadine Heredia, esposa del presidente Humala, se ha visto obligado a descartar su candidatura para 2º16 ante las especulaciones de sus adversarios.

1
Ollanta Humala y su esposa, Nadine Heredia. | EFE

Apenas terminado su discurso de 28 de julio –día nacional de Perú–, el presidente Ollanta Humala comenzó a recibir algunas críticas por los anuncios que realizó, en especial centrados en temas de educación y salud.

Estos comentarios vinieron, como era de esperar, de sus principales adversarios políticos, todos ellos atentos a lo que pueda ocurrir en los próximos meses, en especial para preparar a sus equipos para las elecciones presidenciales de 2016. Las críticas más duras se hicieron a través de las redes sociales. Es a través de este mismo medio que el expresidente Alan García señaló que "regalar billetes sin crecer huele a reelección", en clara alusión a la supuesta idea de Nadine Heredia, esposa de Humala y presidenta del oficialista Partido Nacionalista Peruano, de presentarse en dichos comicios, en lo que él mismo llamó en el pasado como la "reelección conyugal".

De hecho, algunas fuentes apuntaron que el Gobierno encargó a un equipo de abogados constitucionalistas analizar dicha posibilidad de postulación, algo que nunca fue demostrado. Ni las explicaciones de algunos congresistas oficialistas y ni siquiera las declaraciones Ana Jara, presidenta del Consejo de Ministros, contentaron a los adversarios. Lo que logró García y la oposición fue desviar la atención mediática de algunos temas en los que están involucrados.

La atención a este asunto ha sido tal –mediática y política– que Nadine Heredia decidió utilizar las redes sociales para rechazar dicha posibilidad. A través de su cuenta pública de Facebook señaló que "no voy a postular a la Presidencia de la República el 2016. Nunca dije que lo haría, sin embargo he tenido que negarlo varias veces. No voy a postular, porque soy demócrata, porque creo en el valor de las instituciones y las leyes, sin respecto a las cuales no es posible avanzar hacia el desarrollo, la inclusión y una vida digna para todos".

Además, agregó que estaba "convencida de que el rol en esta etapa de mi vida es la de acompañar a mi esposo, el presidente de la República, y apoyarlo con todas mis energías, no para tomar atajos de provecho personal". También criticó que se generen rumores para provocar desconfianza: "Perú no necesita cuentos de lobo ni cortinas de humo".

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios