Menú

Nicaragua y una pantomima de elecciones

Nicaragua cumple una jornada electoral ilegítima ante las detenciones de varios candidatos ordenadas por la dictadura de Daniel Ortega.

Nicaragua y una pantomima de elecciones
El dictador Daniel Ortega. | EFE

Este 7 de noviembre Nicaragua está llamada a las urnas en unas elecciones generales tildadas de "farsa electoral" por la oposición y gran parte de la comunidad internacional.

Con Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro, Miguel Mora, Medardo Mairena y Noel Vidaurre, los siete opositores detenidos por "traición a la patria", el dictador Daniel Ortega parte con ventaja para obtener su quinto mandato y cuarto consecutivo, y segundo junto con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, representando al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Estas elecciones han sido calificadas de "fraudulentas" por opositores y defensores de derechos humanos, a la vez que la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea, y diversos países, han mostrado sus reservas sobre la legitimidad de los resultados.

La situación de los Derechos Humanos en el país centroamericano "ha venido deteriorándose desde hace años", lamentó la directora adjunta de la división de las Américas de Human Rights Watch (HRW), Tamara Taraciuk, quien en una entrevista con Europa Press detalló que "progresivamente, el régimen de Ortega y (Rosario) Murillo ha acaparado poder, cooptando gradualmente el poder judicial, el Consejo Supremo Electoral, y la Asamblea Nacional".

Pero no solo la situación de los Derechos Humanos preocupa a la comunidad internacional, en la arena electoral "el régimen ha implementado estrategias represivas orientadas a desarticular a la oposición, disuadir mediante el miedo cualquier protesta en contra del Gobierno y allanar el camino para la reelección", alertó Taraciuk.

En este contexto, se registró una "oleada de detenciones arbitrarias", que en algunos casos han supuesto la prisión de críticos con Ortega, entre ellos siete precandidatos presidenciales, así como periodistas, abogados defensores, líderes estudiantiles y campesinos.

Por todo esto, "en Nicaragua no existen hoy condiciones para elecciones libres, justas y competitiva", concluyó Taraciuk, ya que además de que "las principales figuras políticas opositoras se encuentran en prisión con cargos fabricados por el régimen" y el Consejo Supremo Electoral, -"enteramente compuesto por miembros afines al Gobierno".

Restricciones a la información

Por otro lado, la organización Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN) exhortó a las autoridades a garantizar el libre ejercicio durante la cobertura a ese evento.

Para este proceso electoral, las autoridades no han permitido la entrada a periodistas de varios medios internacionales, como el estadounidense The Washington Post o el rotativo francés Le Monde, y no han acreditado a la prensa nacional y extranjera en Nicaragua para que tengan acceso a los centros de votación.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios