Menú

La ONU reconoce que las cifras de fallecidos en Gaza que daba Hamás son totalmente falsas

Como hace siempre, Hamás mentía groseramente en sus cifras sobre los fallecidos en la guerra con Israel. Hasta la ONU lo ha tenido que reconocer.

Como hace siempre, Hamás mentía groseramente en sus cifras sobre los fallecidos en la guerra con Israel. Hasta la ONU lo ha tenido que reconocer.
Un inspector de la UNRWA estudia el resultado de un bombardeo en el centro de la Franja de Gaza. | EFE/EPA/MOHAMMED SABER

Tal y como algunos medios, muy pocos, hemos alertado desde hace meses, el recuento de fallecidos en la guerra en Gaza que ofrece Hamás a través de su Ministerio de Sanidad se ha destapado oficialmente como lo que siempre ha sido: una gran mentira que, sin embargo, ha sido usada por periodistas, políticos y gobiernos de todo el mundo –desde Joe Biden a Pedro Sánchez pasando por el colombiano Petro– para atacar Israel.

Lo ha tenido que reconocer la propia ONU, que también daba validez a la propaganda de Hamás, en un informe que rebaja a la mitad uno de los datos más polémicos del conflicto: el número de mujeres y niños que han fallecido como consecuencia de la ofensiva israelí tras el atentado del pasado 7 de octubre.

Así, en lugar de 14.500 niños y 9.500 mujeres fallecidas desde el inicio de la guerra, tal y como aseguraba la banda terrorista, ahora la ONU reconoce que han muerto 7.797 niños "identificados" y 4.959 mujeres "identificados".

Resulta especialmente llamativo, además, que el nuevo recuento de víctimas que acepta ahora la ONU también se basa en cifras de Hamás, es decir, con toda probabilidad dentro de unos meses veremos nuevos recortes en estas cifras, lo que por desgracia tampoco servirá para que los periodistas, las cabeceras y los políticos que le han dado credibilidad a la propaganda de Hamás entonen el mea culpa ni siquiera por dos minutos.

Las cifras y las dudas del nuevo informe

Según el nuevo informe aceptado por la ONU y que recoge supuestos datos hasta el ocho de mayo la cifra total de fallecidos en la guerra en Gaza es de 34.844, ligeramente superior al que recogía los datos hasta el 6 de mayo, que hablaba de un total de 34.735.

El mayor cambio es el ya reseñado: de más de 14.500 niños fallecidos en dos días se pasa a la mitad, 7.797; algo similar a lo que ocurre con el dato de mujeres muertas: de más de 9.500 a 4.959. El nuevo informe recoge además varios datos que hasta ese momento no se mostraban: que hay 10.006 hombres y 1.924 ancianos que habrían perecido en batallas y bombardeos.

Como todos ustedes podrán constatar, la suma de las cifras detalladas por sexo y franja de edad no llega al total de 34.844 víctimas, sino que se queda muy lejos : 24.686, que son los que el informe reconoce como "identificados".

Es decir, que hay otras 10.000 víctimas que no han sido "identificados", siempre según la terminología que usa Hamás. Y aquí llegamos a un detalle importante: la gran mayoría entenderá que cuando se habla de fallecidos "no identificados" se trata de restos mortales de los que, por las razones que sea, no se ha podido conocer la identidad. Sin embargo, los terroristas de Hamás utilizan este término para dar por muertos a personas de los que no se tiene ningún resto y de los que simplemente, hay un relato que atestigua que han perecido. Son los que hasta finales de marzo eran definidos por el propio Ministerio de Sanidad de Hamás en Gaza como averiguadas a través de "fuentes confiables" pero de los que no hay ningún resto que permita atestiguar que, efectivamente, se ha producido una muerte. Como pueden ver, la fiabilidad es menos que cero.

Lo que todos sabíamos: Hamás miente, siempre

La corrección de ONU pone sobre la mesa algo que, insistimos, muy pocos medios de comunicación habíamos recordado hasta el momento: la banda terrorista Hamás miente siempre y lo hace sin ningún disimulo.

Y es que, en el caso concreto de las muertes en sus guerras con Israel –o incluso en conflictos de menor intensidad– los datos de víctimas que salían de Gaza eran siempre falsos, algo que se descubría posteriormente. Y en esta misma guerra estudios independientes habían demostrado ya que las cifras de Hamás eran completamente falsas.

Pero no ha sido el único caso en el que la organización terrorista –y más concretamente su Misterio de Sanidad– ha mentido de forma grosera: en el famoso bombardeo del hospital Al Ahli rápidamente se propagó no sólo la mentira de que había sido responsabilidad de Israel, sino un cifra completamente disparatada de víctimas mortales: más de 400. La realidad, después de que la inmensa mayoría de la prensa mundial reprodujese ambos bulos, fue que la bomba la había lanzado un grupo palestino y que murieron menos de 30 personas.

El papelón de la ONU

Un aspecto importante de todo este asunto es el papel que ha jugado la ONU, que durante meses ha aceptado acríticamente las cifras falsas de Hamás y de hecho, sigue haciéndolo con un nuevo informe que recoge casi un tercio de los fallecimientos porque alguien se los ha contado.

Quizá el mejor resumen de la falta de seriedad de Naciones Unidas en este caso sea la rueda de prensa en la que uno de sus portavoces, Farhar Haq, trataba de explicar a qué se debía este cambio y lo único que podía aducir era que las cifras de muertos son confusas "por la niebla de la guerra".

Probablemente lo peor de todo este asunto será que, por mucho que las mentiras –los bulos, por usar el término de moda– estén más que demostradas, la mayor parte de los periodistas y un porcentaje altísimo de los políticos seguirán usando y reproduciendo las trolas de Hamás. Obviamente, no les interesa ni les importa la verdad.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios