Menú

Final "faraónico" de Alan García

Después de cinco años de gobierno tranquilo en Perú, parece que Alan García acabará su presidencia con decisiones polémicas y pomposas inauguraciones.

0
Después de cinco años de gobierno tranquilo en Perú, parece que Alan García acabará su presidencia con decisiones polémicas y pomposas inauguraciones.
Alan García y su "regalo" a Lima. | EFE

Desde hace ya algunos días y especialmente después de una campaña electoral tan larga y crispada, el Perú ha recobrado una relativa tranquilidad. El presidente electo Ollanta Humala realiza una gira por la región para tener un primer contacto con los líderes latinoamericanos y el Congreso de la República se prepara para recibir a sus nuevos inquilinos el próximo 28 de julio, no sin antes dejar alguna de sus últimas "perlas".

Pero el que también parece preparar su salida por todo lo alto es Alan García. Dotado de un ego mucho mayor que cualquier mortal, el presidente peruano quiere dejar "huella" entre la población (lo hizo de manera particular en su primer gobierno) y mientras el invierno comienza ya a dejar sus primeras víctimas en las zonas más empobrecidas de la sierra peruana, él prefiere hacer un "regalo" a la capital. Así, Lima contará desde el próximo 29 de junio con su propio Cristo de Corcovado, una escultura de 37 metros que ya ha comenzado a instalarse en el "Morro solar", un histórico cerro de la costa limeña.

Para intentar suavizar la polémica, el presidente se ha apresurado en señalar que este "faraónico monumento" –al que ya ha apodado el "Cristo del Pacífico"- ha sido donado por una serie de empresarios brasileños y que él mismo ha aportado unos 100.000 soles (algo más de 25.000 euros) de su propio dinero. Muchas peruanos se preguntan porqué estos brasileños han hecho semejante "donación" a los limeños. "Mi sueño fue siempre hacer en el Morro un Cristo similar al de Corcovado al que he denominado Cristo del Pacífico, y el 29 de junio, Día del Papa y de San Pedro y San Pablo, vamos a inaugurar esta obra que es el Cristo del Pacífico", señaló el presidente García.

Como es evidente, esta obra ha causado una importante polémica entre los limeños, sobre todo entre los que viven en zonas cercanas al lugar y es que en ese mismo cerro ya existe una enorme cruz luminosa, de 45 metros de altura, que fue instalada en 1988, durante el anterior gobierno de García, y con motivo de la visita del Papa Juan Pablo II a la capital peruana y que nunca fue retirada. La propia alcaldesa de Lima, Susana Villarán, ha cuestionado que se instale "de la noche a la mañana sin haberle consultado a nadie" y ha recordado que "Lima tiene una alcaldesa y se le debe consultar". Desde el Colegio de Arquitectos del Perú también se ha emitido una opinión: "Creemos que es importante que todo proyecto sea parte de un estudio urbanístico, que no se improvise. No se trata de imponer construcciones y proyectos que agredan la arquitectura propia del lugar".

El rumor del indulto a Fujimori

Pero el final de la presidencia de García no sólo se ha visto tocado por estas ganas de dejar un legado arquitectónico, que varios sectores han visto como una maniobra de distracción para esconder algunos asuntos. Otro de los temas que ha estado en la agenda es el posible indulto a Alberto Fujimori por razones "humanitarias", sobre todo desde la derrota de Keiko Fujimori en la segunda vuelta electoral.

Nadie duda de la enorme sintonía que existe entre el partido gubernamental -el APRA- y el fujimorismo. Ya en 1990 toda la maquinaria de Alan García trabajó a favor del entonces desconocido Fujimori para derrotar a su máxima amenaza: Mario Vargas Llosa. Tuvo éxito y logró librarse de un gobierno que le pediría cuentas de su desastroso gobierno. En esta última legislatura, García ha logrado sacar adelante muchas leyes –algunas muy polémicas- con el apoyo de la bancada fujimorista. Muchos apuntan a que sucedió lo mismo en esta campaña electoral sobre todo ante el apoyo del Nobel a Ollanta Humala. Sin embargo, esta vez no tuvo éxito.

Las tertulias políticas de los últimos días en Perú se han centrado en la posibilidad de un indulto e incluso el presidente electo Ollanta Humala señaló que en una democracia como la peruana, ningún ex presidente debe morir en prisión. Fujimori tuvo que ser internado durante cinco días en un centro médico para ser sometido a un examen médico. Finalmente los médicos determinaron que Fujimori no presenta un agravamiento en su enfermedad y subrayaron que no padece un cáncer terminal como muchos quisieron hacer pensar en su momento. Sin embargo, es posible que el tema vuelva a tocarse de aquí al 28 de julio, día en el que entrará el nuevo gobierno, y nadie descarta que Alan García sorprenda a todos con un "regalo" de última hora, como ya tiene acostumbrados a los peruanos.

¿Una ley a favor de la corrupción?

Monumentos e indultos aparte, un hecho también ha golpeado el panorama político peruano: una polémica ley que podría representar un importante paso atrás en la lucha contra la corrupción. Se trata de la Ley 29703, aprobada por unanimidad y llevada al pleno por la comisión presidida por el congresista y abogado de Alberto Fujimori, Rolando Souza, y que algunos medios de comunicación han comenzado a llamar "ley procorrupción". Fue publicada el pasado viernes en el diario oficial "El Peruano" y modifica varios artículos del Código Penal.

Según algunos medios, esta ley "promueve la impunidad de los funcionarios públicos que cometen actos de corrupción y además "pone trabas y obstáculos para la lucha contra la corrupción". Para otros, en el mismo tono, "facilita salidas legales a funcionarios del Estado procesados por corrupción". Además, hay una opinión generalizada de que esta ley llega al final de la legislatura para "proteger" a algunos congresistas que no han sido reelegidos .muchos de ellos del mismo APRA- y que podrían tener cuentas con la Justicia.

Humala subrayó su oposición a dicha ley ya que "genera zozobra e incertidumbre y es una alegría para los corruptos". Por eso, su grupo político, Gana Perú, ya ha anunciado que será derogada en el próximo gobierno. Además, el Contralor General de la República, Fuad Khoury, expresó su preocupación por dicha ley, cuya modificación "no recoge las disposiciones de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, así como de la Convención Interamericana contra la Corrupción de la OEA".

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios