Menú

Chirac sufre demencia senil

El expresidente francés debía sentarse en el banquillo de los acusados pero será juzgado en ausencia debido a su delicado estado de salud.

Libertad Digital
0

El expresidente francés Jacques Chirac, que en el mes de noviembre cumplirá 79 años, no se sentará en el banquillo de los acusados y será juzgado en ausencia debido a su delicado estado de salud. El político galo sufre una enfermedad neurodegenerativa que le causa, entre otros síntomas, pérdidas de memoria.

En este sentido, según el informe médico que ha sido tomado en cuenta por la Justicia, Chirac estaría aquejado de anosognosia, enfermedad que consiste en no tener conciencia del mal notorio que se padece.

A tenor de este balance médico, el que fuera presidente francés no sería consciente de sus problemas, que podrían derivar del accidente vascular cerebral que sufrió en 2005.

Chirac debe ser juzgado por un tribunal de París por una presunta malversación de fondos cometida hace veinte años, aunque no se presentará ante la Justicia por su deteriorada salud. Así lo decidió el Tribunal Correccional de la capital francesa, que, tras una hora y media de deliberación, admitió la petición de los abogados de Chirac.

El político francés será representado por sus letrados, como estos hicieron saber a la sala, donde alegaron que el ex jefe del Estado francés tiene las facultades mentales muy mermadas por una enfermedad neurológica.

El presidente de la sala número 11, Dominique Pauthe, precisó por su parte que "no se ordenará la comparecencia personal" del expresidente. Y agregó que los debates de fondo del proceso, cuya duración está prevista hasta el 23 de septiembre, comenzarán mañana, martes.

Los abogados de Chirac habían notificado al tribunal que el expresidente "no tiene la capacidad completa para participar en el desarrollo de las audiencias" y que, por eso, había solicitado que le representaran en el proceso. Incluso uno de los magistrados, Jean Veil, indicó que Chirac "no está hoy en situación de acordarse de hechos de hace más de veinte años".

La audiencia se abrió en la capital gala rodeada de gran atención mediática y con la ausencia del principal implicado, cuyos abogados remitieron el pasado viernes al tribunal un informe médico que alega que tiene las facultades mentales muy mermadas por una enfermedad neurológica cercana al alzheimer.

Al ex jefe de Estado se le acusa de malversación de fondos y abuso de confianza en la etapa en que fue alcalde de París, entre 1977 y 1995, y por esos cargos Chirac podría ser condenado hasta a diez años de prisión y a una multa de 150.000 euros.

"¿Creéis que se puede celebrar un verdadero proceso 20 años después de los hechos?", preguntó hoy el abogado Jean-Yves Le Borgne, que defiende al antiguo jefe de gabinete de Chirac en la Alcaldía Rémy Chardon, también acusado junto a otras ocho personas.

Este juicio, que ya fue aplazado en marzo, está llamado a esclarecer la implicación del expresidente en la veintena de empleos inexistentes de personas que trabajaban para quien entonces era el líder de la derecha francesa y que fueron pagados por el Ayuntamiento de la capital.

El juez leyó hoy durante la audiencia una carta enviada por Chirac, en la que éste aseguraba que su voluntad de asumir este proceso "es total y muestra que todos los franceses son iguales ante la Justicia", pero donde destacaba que no creía estar "en condiciones de poder colaborar" con sus abogados.

"No queremos su humillación ni que esto se convierta en un circo, sino estar seguros de que no puede comparecer", había señalado hoy mismo Jérôme Karsenti, abogado de la asociación anticorrupción Anticor, que se presenta como parte civil en el proceso y ha pedido un examen independiente sobre el estado del exmandatario.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 5 comentarios guardados

    Servicios