Menú

Un año de provocaciones de Marruecos y pasividad del Gobierno

Como si de una partida de mus se tratara, el Gobierno de Rodríguez Zapatero no deja de pasar en los órdagos del Rey Mohamed. El último, el asalto a manantiales de abastecimiento de agua de la ciudad autónoma de Melilla. Pero no son los primeros ni los únicos en este 2010.

0

La convivencia con Marruecos nunca ha sido fácil. Y menos desde que en noviembre de 1975 Marruecos protagonizó la Marcha Verde sobre el Sáhara occidental, ocupando una provincia española ante la pasividad del régimen de Franco, que agonizaba en sus últimos días de vida. Desde entonces han sido continuas y recurrentes las agresiones y provocaciones del régimen alauí al reino de España.

Ahora, cuando sólo quedan unos días para terminar el año, se produce una nueva provocación. En la noche de este martes 7 de diciembre, un grupo de marroquíes, encabezado por el alcalde de la localidad fronteriza de Beni Enzar, el también senador Yahyia Yahyia, y el regidor de Beni-Chicar Mohamed Aurag, trató de apoderarse de dos manantiales que abastecen a la ciudad autónoma de Melilla. Así lo confirmaron a Libertad Digital fuentes del PP y fuentes empresariales de la ciudad autónoma. El siguiente paso en su acoso a la localidad española ha sido amenazar con cortar en breve el suministro.

Según señaló El País, el alcalde de Beni Enzar afirmó que expulsaron a los guardas, "pusimos a otros remunerados por nuestros ayuntamientos, cambiamos los candados y, en una fecha que aún no se puede precisar, cortaremos el agua". Una vez allí, izaron la bandera marroquí y pusieron el himno nacional de Marruecos.

Tal y como confirman varias fuentes a LD, esta afrenta no supone un verdadero perjuicio para Melilla ya que, de cortar el suministro, la afectación sería mínima. Uno de los dos manantiales abastece fuentes públicas y otro de ellos lleva agua a una parte mínima de la ciudad. Por otro lado, los provocadores marroquíes son conocidos por sus habituales bravuconadas. Tanto es así, que el alcalde de Beni Enzar, Yahyia Yahyia, ha tenido problemas con la justicia española y también con la italiana.

Pero estos matices no restan importancia a lo que supone una nueva afrenta y una nueva provocación por parte de autoridades marroquíes a sueldo de Mohamed que ponen en cuestión la soberanía española de Ceuta y Melilla.

En la cabeza de todos está la crisis del islote de Perejil en julio de 2002. Nueve días en los que la tensión entre ambos países fue tal que hizo necesaria la intervención militar del Tercio de la Armada para restablecer el statu quo en territorio español. No era más que un pedazo de tierra y roca. Marruecos provocó y España reaccionó recibiendo el apoyo de la UE y la Alianza Atlántica (OTAN).

Sólo en el último año, han sido varias las provocaciones de Marruecos. Recordemos algunas de ellas.

17 de Mayo 2010: el primer ministro de Marruecos, Abás El Fasi, pidió al Gobierno de Zapatero "abrir un diálogo" para acabar con lo que denominó "ocupación" de las ciudades españolas de Ceuta y Melilla. También reclamó las islas, españolas, frente a la costa.

Concretamente, Abás El Fasi dijo que "llamamos a la amiga España a abrir un diálogo con Marruecos para poner fin a la ocupación de estas dos ciudades marroquíes (Ceuta y Melilla) y de las islas vecinas expoliadas, dentro del marco de una visión de futuro". En su alocución, el primer ministro apuntó que la "visión" de futuro que se abra sobre Ceuta y Melilla y los islotes "deberá tener en cuenta los intereses comunes de los dos países y las nuevas realidades estratégicas y geopolíticas".

Agosto 2010: una nueva polémica llegaba con el verano. En pleno mes de agosto creció la tensión en la frontera de Marruecos con Melilla. Colectivos marroquíes alentados por el régimen de Mohamed VI iniciaron una campaña de acoso, insultos y amenazas contra las mujeres policías españolas que trabajaban en el control de aduanas. La gota que colmó el vaso fue la aparición de carteles en los que se amenazaba y ridiculizaba a las mujeres policías y se les tachaba de ser matones de discoteca. Ante el desamparo del Gobierno y del ministro del Interior.

19 de octubre de 2010: el Gobierno continúa con su política de buenas formas y amistad con los vecinos del sur. En un acto solemne, el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero otorga la más alta condecoración, la Gran Cruz de la Orden de Carlos III, a Driss Jettou. El condecorado no era otro que el ministro del Interior marroquí y máximo responsable de las fuerzas auxiliares y concretamente de los gendarmes que invadieron el islote de Perejil.

26 de octubre de 2010: días después de que España condecorara a Driss Jettou con la Gran Cruz de la Orden de Carlos III, policías marroquíes inician una represión en los campamentos de saharauis en El Aaiún que desata una importante crisis que se prolonga durante días. En el desarrollo de la crisis, la opacidad del régimen de Mohamed VI es total. El supuesto compromiso del PSOE y del Gobierno socialista con el Sáhara (que adquirió por primera vez Felipe González en 1976) se ve en entredicho. Las afrentas de Marruecos fueron constantes. La opacidad informativa fue total. Los periodistas españoles no sólo fueron expulsados de la zona, sino que también hubo agresiones.

25 de noviembre de 2010: pese a todo, continúa la política de amistad y buenas relaciones con el vecino Marruecos. El ejecutivo de Rodríguez Zapatero justifica su falta de firmeza en la crisis del Sáhara Occidental con la necesidad de mantener unas buenas relaciones con un vecino estratégico. El secretario general de la Presidencia del Gobierno, Bernardino León no dudó en decir que la crisis de Perejil fue el ejemplo de "por dónde no deben ir los tiros".

3 de diciembre de 2010: Marruecos sigue insaciable ante la pasividad española en la crisis del Sáhara. La suave condena del Congreso español sobre los disturbios de El Aaiún violentaba los ánimos de Rabat. Marruecos amenazaba con cambiar las relaciones bilaterales. El reino alauita convocaba un pleno monográfico de su Parlamento para examinar la situación y ha organizado una marcha "por la liberación" de Ceuta y Melilla.

El presidente de la Ciudad Autónoma de Ceuta, Juan Jesús Vivas (PP), consideraba que la proposición de dos partidos marroquíes para llevar a la ONU una moción para la entrega de Ceuta y Melilla es una "provocación dirigida a enturbiar y tensionar" las relaciones bilaterales.

7 de diciembre de 2010: grupos marroquíes convocan una marcha "por la liberación" de Melilla para este sábado, una vez suspendida la marcha sobre Ceuta por el escaso eco mediático que tendrían debido al caos aéreo español, las organizaciones marroquíes convocaban para el próximo sábado otra hacía Melilla en la que se pide la liberación de la ciudad autónoma.

¿Cómo respondió España ante el pulso de Perejil?

11 de julio de 2002: un pelotón de gendarmes marroquíes ocuparon el islote Perejil, cuya soberanía es española pese a que Marruecos la discute (igual que hace con Ceuta, Melilla y Canarias). Rabat afirmó ese mismo día por la noche que el islote era marroquí y que no pensaba abandonarlo.

Una lancha de la Guardia Civil, instó a los marroquíes a abandonar el islote. Lejos de acatar las órdenes, los gendarmes marroquíes izaron dos banderas del reino alauí en las peñas de la isla, en señal de soberanía sobre el territorio. Así lo confirmó el ministro de Exteriores marroquí al responder al Gobierno español diciendo que "la isla se encuentra en las aguas territoriales marroquíes, según la legislación de Marruecos".

La UE y la OTAN presionan a Marruecos para que abandone el islote y consideran que la ocupación es hostil. Cinco días después de la ocupación del islote, Marruecos relevó a los doce gendarmes en el islote por un grupo de doce infantes de marina, un cuerpo de más alta cualificación desde el punto de vista militar. Mientras tanto, llegaba a Ceuta un grupo de operaciones especiales del Tercio de la Armada dispuesto y con capacidad para tomar Perejil. Por la noche, el Gobierno de Madrid anuncia la retirada indefinida de su embajador en Rabat, que abandonó por carretera la capital marroquí en dirección a Ceuta.

17 de julio de 2002: la bandera española vuelve a ondear en el islote del Perejil, tras una exitosa operación conjunta desarrollada por las Fuerzas Armadas españolas, que supuso la recuperación del islote. Tras la operación, un destacamento del Segundo Tercio de la Legión de Ceuta permaneció durante unas horas en el islote para garantizar la soberanía, y el despliegue militar se reforzaba con la presencia naval española en las aguas de la zona.

20 de julio de 2002: España y Marruecos llegaron a un acuerdo sobre Perejil avalado por la diplomacia de EE UU. El islote recuperó el statu quo que tenía con anterioridad a la ocupación marroquí. Dos días después, ambos países confirman el acuerdo sobre el islote.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 10 comentarios guardados

    Servicios