Menú

Wikileaks, en campaña en Perú

Si hace unas semanas el cabello era tema central en la campaña peruana, ahora es Wikileaks. Ollanta Humala ha sido el que más lo ha mentado.

0
Si hace unas semanas el cabello era tema central en la campaña peruana, ahora es Wikileaks. Ollanta Humala ha sido el que más lo ha mentado.
Ollanta Humala y su mujer Nadine Heredia. | Archivo

Algunos creen que se trata de una reacción casi normal para intentar rescatar su candidatura que hasta ahora –a sólo mes y medio de las elecciones- no despega. Ollanta Humala ha buscado remover el panorama electoral peruano revelando la existencia de un cable de Wikileaks en el que se "probaría" que Alejandro Toledo, mientras era presidente, pidió a EEUU ayuda para evitar el ascenso del líder nacionalista en las presidenciales de 2006.

 

Después de varios días de dudas, al final apareció el cable en mención. Apuntaba a la visita de Fernando Rospigliosi, analista y ya entonces ex ministro del Interior del gobierno de Toledo, a la embajada de EEUU para presentar su preocupación por la posibilidad de que Ollanta Humala, líder nacionalista y que supuestamente obtuvo financiamiento de Hugo Chávez, llegara a la presidencia por el peligro de que el Perú se alineara con el resto de los países que integran el ALBA. De hecho, el propio Rospigliosi, que había abandonado el gabinete de Toledo de mala manera, ha confirmado el hecho. Pero no es todo lo que ha reconocido. También ha apuntado que incluso el matrimonio Humala –es decir Ollanta y Nadine Heredia, una comunicadora para muchos cabeza de su actual campaña- se dirigió a él: "Me consultaban al igual que la embajada americana, por favor, ¿ya no se acuerdan estos señores?".

 

El objetivo de Humala no es obviamente Rospigliosi sino Alejandro Toledo, el que actualmente lidera las encuestas y que por ahora es el máximo favorito para hacerse con la victoria -sin mayoría absoluta- en la primera vuelta electoral del próximo 10 de abril. De hecho, el nacionalista incluso lanzó duros ataques contra el ex presidente: "Esto descalifica moralmente a Toledo. El autor intelectual de esta maniobra ahora dice que no lo conoce y fue una cuestión individual. Ahora la embajada es una bodega donde uno va a pedir harina, arroz, como cualquier cosa". Además, apuntó que "aprovechando el poder que tenía como presidente, se salió del marco de la democracia y comenzó a tocar puertas de países como Estados Unidos para que intervengan en el Perú en contra de lo que querían los peruanos. Entonces, yo creo que el señor García le debe su puesto de presidente a Toledo, y ahora él le está cobrando ese favor. Por eso son esas reuniones entre ambos y luego salir a enfrentarse para que Toledo se venda como el opositor de este gobierno, cuando no es así".

 

Como es evidente, estos ataques no han pasado desapercibidos para los encargados de la campaña de Toledo. El jefe de campaña de Perú Posible (PP), Carlos Bruce, señaló que "el señor Humala está desesperado. Ni Perú Posible ni Alejandro Toledo tienen que responder por lo que hace un ciudadano que no tiene ninguna relación con el partido". Además, quiso recordar la mala manera en que Rospigliosi dejó el ejecutivo: "Usted ve los artículos y declaraciones de esa época y es evidente que no es amigo del gobierno". Por su parte, el candidato al Congreso por PP , Ángel Delgado, declaró a la cadena CPN que Humala "se viste de traje y se pone corbata para hacer creer que se está portando bien" y agregó que es obligatorio "desenmascarar ese tipo de políticas dobles".

 

Las dudas sobre Humala

 

Hace cinco años, en plena campaña electoral, uno de los grandes problemas que tenía Humala era que se le relacionaba directamente con Hugo Chávez, y muchos medios incluso apuntaban a las ayudas económicas que recibía desde Caracas. Esta vez la cosa parece ser algo distinta. Al menos parece. Es así como la estrategia de Humala ha cambiado. Ha pasado de la tradicional camisa o camiseta roja –color característico del "movimiento" bolivariano- a trajes con corbata y su discurso parece ser algo más "relajado" y bastante menos radical.

 

Sin embargo, y pese a que algunos cables de Wikileaks lo aseguran (a estos les cree menos, claro), ahora Humala y su entorno niegan cualquier ayuda o relación con el presidente venezolano. Los periodistas incluso intentan sacar cierta información al respecto cada vez que lo entrevistan. Este mismo fin de semana ha ocurrido. En el diario Correo, se le hizo una serie de preguntas relacionadas con Chávez. Al ser preguntado sobre si respeta al presidente venezolano dijo: "usted tiene que respetar lo que mandan los pueblos de los países hermanos. Usted puede tener su opinión, pero no es venezolano". En el programa "Sin medias tintas" del canal Frecuencia Latina tampoco quiso admitir que Chávez era autoritario y no dejó a de apuntar a la obligación de respetar a todos los presidentes que son elegidos, según él, "democráticamente".

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios