Menú

Cuando Mayor y San Gil eran "obsesivos", "obscenos" y "patéticos"

Llegaron a decir que Mayor tenía "terror" al fin de ETA. Ahora, el libro de Eguiguren confirma buena parte de sus denuncias.

0
El eurodiputado del PP, Jaime Mayor Oreja

Jaime Mayor Oreja es un buen conocedor de los entresijos de la política vasca en general y de la amenaza de ETA en particular desde sus inicios en la UCD de aquella comunidad durante la transición. Años más tarde, y tras un periodo fuera de la actividad pública, sería el primer ministro del Interior de José María Aznar. Fue entonces cuando acuñó una afortunada y profética expresión, la Tregua Trampa, como sin duda fue la que había negociado el PNV en los años noventa y que llevó al primer Ejecutivo del PP a realizar algunos contactos exploratorios con los terroristas. Más tarde, Mayor abandonó la política nacional para encabezar la candidatura del PP a las autonómicas vascas de 2001. Le faltaron unos miles de votos para formar el primer Gobierno no nacionalista de Euskadi en coalición con el PSE de Nicolás Redondo Terreros. Ambos obtuvieron en aquellos comicios más votos que los que casi una década después permitieron a Patxi López ser investido Lehendakari con el apoyo parlamentario del PP de Antonio Basagoiti. Después ha completado su trayectoria siendo el cabeza de lista del PP en las dos últimas elecciones europeas, donde en 2009 abrió el camino del cambio de ciclo político en España.

Pero nunca ha dejado de mirar atentamente a lo que ocurría en su región de origen, y de analizarlo sin cortapisa alguna, en contra incluso de miembros de su propio partido. Las últimas revelaciones sobre la negociación de Zapatero con ETA –de cuyo fraude volvió a advertir- contenidas en el libro/confesión del presidente del PSE Jesús Eguiguren y el periodista de El País Luis R. Aizpeolea certifican sus denuncias de los últimos años.

Principalmente que el llamado Proceso de Paz es antes una iniciativa del PSOE que de la banda terrorista. Nadie en las filas socialistas ha desmentido que sea una "leyenda" la historia de las cartas presuntamente enviadas por ETA a José Luis Rodríguez Zapatero nada más llegar éste a La Moncloa en 2004. Unas misivas a las que el presidente del Gobierno en funciones siempre se ha referido, pero cuyo contenido nunca ha enseñado. Y además, que los socialistas pusieron sobre la mesa cesiones políticas que afectaban a la territorialidad, es decir: a Navarra. Una cuestión que se abordó en las conversaciones entre PSE, PNV y la ilegal Batasuna (el PP nunca aceptó participar en la llamada mesa de partidos) en el otoño de 2006 en el santuario de Loyola. Buena prueba de ello es que cuando el jefe etarra Thierry le habla a Eguiguren de la Comunidad Foral, el presidente de los socialistas vascos, lejos de decirle que era una cuestión inabordable, le recuerda que no es en esa mesa (la del Gobierno y ETA) donde debe plantearse la cuestión. Textualmente le dice, y era además uno de los encuentros posteriores al atentado de la T-4, "Te recuerdo que esta tanda de reuniones no es de negociación". ¿Sería esa su respuesta si los socialistas tuviesen claro que la anexión de Navarra era una línea roja de la negociación?

Cuñas de la misma madera

Por supuesto, nadie ha pedido perdón a Mayor Oreja ni cosa que se le parezca. Tampoco a María San Gil -ya fuera de la política- que dejó la dirección del PP vasco cuando Génova cambió de estrategia en el Congreso de Valencia. Sufrió insultos de la izquierda y también de sus propios compañeros por denunciar la negociación política con los terroristas.

Desde el adelanto de El País sobre el libro de Eguiguren, los socialistas guardan un mutismo absoluto, aunque en privado "fumen en pipa", pero tampoco los populares han puesto el grito en el cielo por la nueva confirmación de la negociación política con ETA. Lo cierto es que los primeros han sido pródigos en los ataques a Mayor, que ha sido protagonista exclusivo de alguna de las campañas de las juventudes socialistas.

Fiel imitación de sus mayores. El ex presidente Felipe González ha llegado a decir que Mayor Oreja, un hombre que vive con escoltas desde hace décadas y que ha visto caer a muchos compañeros en el País Vasco, tiene "terror a que no haya ETA". José Luis Rodríguez Zapatero, cuyas mentiras sobre la negociación, empezando por la "leyenda" de las cartas, han quedado al descubierto, acusó a Mayor Oreja de no ayudar en la lucha contra el terrorismo.

Pero tampoco le han ido a la zaga, en algunas ocasiones, los compañeros de filas. Por ejemplo el presidente fundador del PP, Manuel Fraga Iribarne, que aseguró hace dos años que no era razonable un nuevo escenario de negociación con la banda terrorista como el que denuncia Mayor. O el número dos del PP vasco, Iñaki Oyarzabal, que afirmó que su antiguo líder "no estaba al tanto" de la política vasca.

Para los que duden de la visión política de Mayor Oreja puede servirles alguna de las cosas dichas y escritas por el eurodiputado popular en los últimos años. Por ejemplo un artículo en este periódico, publicado en julio de 2007, en el que enumeraba las diez mentiras de la negociación con ETA. La número 5 decía así: El PNV abandonó el pacto de Estella y ya no está protagonizando la ofensiva. Una afirmación que se rebatía de la siguiente manera: "(...)Lo importante es comprobar si el PNV ha hecho o no alguna rectificación, ver si continúa haciendo suyo el objetivo de la autodeterminación que asumió en Estella y que hoy cuelga de él como una espada de Damocles, porque en la medida en que esa autodeterminación se realizara, ellos estarían a los pies de los caballos de ETA, que le sustituiría inmediatamente en el poder. Este mal llamado proceso de paz, que es un proceso de radicalidad del tablero político español, va a conducir al PNV a una crisis interna muy fuerte que culminará con la elección de una nueva dirección y que se moverá en una contradicción: por un lado, saben que al independencia les conduce a ser sustituidos por ETA en el poder, y por otro lado el debate se centrará en cuál de las dos facciones es más nacionalista, más pura"

Dos meses después de este diagnóstico, en septiembre de aquel 2007, Josu Jon Imaz dimitía repentinamente de la presidencia del PNV, dejando la vía expedita a Iñigo Urkullu. Cuatro años después, y a la vista de unos resultados en las generales en los que Amaiur, la coalición que integra Bildu, ha sido la primera fuerza en el País Vasco, no parecen muy extemporáneas estas afirmaciones. La semana pasada Mayor Oreja alertaba de lo que puede ser la culminación de esta dinámica, la más que probable llegada de Arnaldo Otegi al Palacio de Ajuria Enea en las autonómicas de 2013.

Más insultos a María San Gil y Mayor Oreja

Pero no sólo eso, el 30 de enero de 2009 sale a la venta un libro escrito por la ex directora de informativos de TVE y tertuliana oficial de la izquierda, María Antonia Iglesias, sobre Euskadi, "Memoria de Euskadi". En él, presume de que "todos lo cuentan todo". De hecho el subtítulo del volumen rezaba así: "La terapia de la verdad. Todos lo cuentan todo". Y uno de los que ayuda a María Antonia a construirlo es el popular Leopoldo Barreda.

La consigna que aquellos días se lanzó contra San Gil se cumple a la perfección. María está alterada, María no se ha repuesto del atentado de Goyo Ordóñez, María ha estado enferma, "Arriba España, María"... Otro ejemplo, el de Barreda, que según Maria Antonia Iglesias, dijo esto: "Estaba alterada. ¿Pero no os dáis cuenta?, No es a nosotros,... es a mí a la que la gente quiere. Porque yo soy el referente nacional, yo soy el referente moral, yo soy la que tiene los votos, a la que más quiere la gente de toda España y a la que quieren las cámaras".

Días después, el 25 de febrero Iñaki Gabilondo presenta en el Círculo de Bellas Artes el libro de María Antonia Iglesias con una entrevista. Durante la presentación, el periodista de cabecera de Prisa afirmó: "Leopoldo Barreda nos presenta un personaje de un Narcisismo casi patético". María Antonia Iglesias contesta: "Detrás de María San Gil hay una persona vanidosa hasta la obscenidad". "Da rubor escucharla, sobre todo por la falsedad del personaje".

El 8 de abril de 2011 El Gobierno, a través de su portavoz Ramón Jáuregui, arremete contra Jaime Mayor Oreja. El eurodiputado popular sigue denunciando la negociación entre el Gobierno y ETA. Jáuregui denuncia la "obsesión enfermiza" de Mayor. El ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, criticaba de esta forma las "acusaciones" del portavoz del Grupo Popular en el Parlamento Europeo. Mayor dijo que el Gobierno "trata de garantizar" la presencia de ETA en los ayuntamientos en las próximas elecciones. "Es una obsesión enfermiza" por su parte, dijo Jáuregui.

 

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 27 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation