Menú

Rubalcaba: "Estoy muy orgulloso de mi biografía"

Iñaki Gabilondo ha podido tener a Rubalcaba en su último programa y se lo ha agradecido desde la introducción –se llegó a decir que llegó a la vicepresidencia con la misión de "salvar el país"- hasta la despedida. El superministro se despidió con un cómplice "hasta muy pronto".

LIBERTAD DIGITAL
0
Iñaki Gabilondo ha podido tener a Rubalcaba en su último programa y se lo ha agradecido desde la introducción –se llegó a decir que llegó a la vicepresidencia con la misión de "salvar el país"- hasta la despedida. El superministro se despidió con un cómplice "hasta muy pronto".
Rubalcaba y Gabilondo en el plató. | Imagen TV.

Tras haber sido presentado en un vídeo introductorio como el hombre que llegó al Gobierno con la misión de "salvar al PSOE", "salvar a Zapatero", "salvar al país" y, de paso, "salvarse a sí mismo", un sonriente Rubalcaba aclaró que además de él, en el Ejecutivo hay "un presidente, otro vicepresidente...". Sí admitió, con rostro resignado, que ha caído sobre sus hombros "un intenso paquete".

Un amable Gabilondo le preguntó en varias ocasiones por las lecturas que se hacen de su todopoderoso papel en el Ejecutivo. Para Rubalcaba, "las cosas son más sencillas: Zapatero quería reforzar la política del Gobierno" y Zapatero "ha metido a gente con más experiencia". "Teresa estaba cansada", apuntó quien hace pocos días también se declaraba "cansado" de la política.

Sobre sus propios intereses, Rubalcaba optó por dar una apariencia de sufrida abnegación por España. Apuntó que "vive al día" y que con ocuparse "de todo esto", en alusión a los problemas políticos y económicos, tiene "bastante". "Yo entiendo que la gente haga cábalas, pero el Gobierno está en lo que está", dijo el vicepresidente. En cuanto a él, afirmó que "nunca" se ha planteado "ser presidente".

Respecto de las intenciones de Zapatero sobre ser candidato o no, dio a entender que para el presidente es más difícil irse que quedarse, es decir, que el partido quiere que llegue a 2012: "Él sabe en este momento lo que pensamos los que estamos alrededor, él ha hablado de este asunto, de una manera no metódica ni sistemática, y sabe que si él decide ir, va". Añadió que si decide presentarse a la reelección "nadie le va a decir que no porque muchos estamos de acuerdo". "Lo contrario, sería un poco más complicado, casi la decisión que debería consultar sería la otra", ha dicho.

Gabilondo también le preguntó por ETA y ese comunicado sobre su fin del que tanto se habla y por el robo en Francia que lo desmiente. Para Rubalcaba, no hay contradicción. Según dijo, "hay quien piensa que lo han hecho para que pensemos que no está débil" porque un alto el fuego "podría interpretarse como muestra de extrema debilidad". En cuanto a Batasuna, se ha esforzado, como suele, por separarlo de los terroristas: "Tienen miedo de romper con ETA, no saben cuál va a ser su historia".

En este punto, llegó, planteada con la mayor de las sutilezas, una pregunta sobre el caso Faisán. Se quejó de las críticas del PP, y en concreto de Pons –"Rajoy me ha puesto un leñero detrás de mí para partirme la tibia"– y apuntó, sobre los papeles de la juez Le Vert, que según "ha leído", acreditarán la versión del Gobierno.

También habló de la sentencia del Supremo sobre el castellano, para insistir con cara inocente en que no la conoce ni la ha leído: "Quiero ser prudente hasta examinarla. Pero por lo que me han adelantado no altera ni pone en cuestión ninguna de las leyes básicas" en Cataluña, dijo. Menos dudas tuvo sobre la Ley Sinde: "Vamos a volver a la carga, es que es muy importante. Esto no es una broma".

Entre sonrisas cómplices, Gabilondo le preguntó a Rubalcaba por qué fue a Afganistán cuando todo el mundo analiza sus gestos en clave sucesoria. "Sabía que se iba a liar", reconoció el ministro. "Todo tiene una lectura, entiendo que esto pase, pero no voy a dejar de hacerlo", dijo. Y después se refirió a esos capítulos del pasado, que ahora, con él en primera línea, vuelven sobre la mesa. Él no reniega de nada: "Es mi biografía, estoy muy orgulloso de mi biografía y la defiendo a capa y espada". Según el superministro, no tiene "nada que esconder".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 10 comentarios guardados

    Servicios