Menú

DISCURSO ÍNTEGRO DE AZNAR

                

Libertad Digital
0

"Voy a hablar de España y de su presente. Pero sobre todo voy a hablar de España y de su futuro. Voy a hacerlo por referencia a un proceso histórico que comienza en la Transición.

Como tantas veces se ha dicho, la Historia es una forma extensa del presente. O si se prefiere, el presente es una forma condensada de la Historia.

Vivimos un momento de ruptura de ese proceso histórico que se inicia en la Transición. Vivimos un momento de regresión, no sólo económica.

Cuando llegó la crisis económica ya estábamos sumergidos en una crisis de cohesión política, de ideas y de valores que nos ha hecho perder los objetivos nacionales compartidos. Una crisis que nos ha alejado de nuestros mejores tiempos como nación, arrastrándonos a la que probablemente es la peor situación de nuestra historia reciente.

Permítanme recordar los elementos claves de esa trayectoria que ahora se ha roto.

Al comienzo de nuestra Transición los españoles teníamos algunos objetivos compartidos. Sabíamos qué país queríamos.

Queríamos un país con instituciones democráticas consolidadas; queríamos fortalecer y mejorar la convivencia reconociendo la pluralidad, desde lo que nos une; queríamos la normalización internacional de España necesariamente asociada a las instituciones de seguridad occidental; queríamos la incorporación a Europa; y queríamos tener una economía pujante y abierta al mundo, con un modelo de bienestar avanzado.

En definitiva, queríamos poner fin a la supuesta excepcionalidad histórica para alcanzar el marco en el que es posible la alternancia en una democracia avanzada. La alternancia que significa cambiar el Gobierno pero no impugnar el sistema.

Aun compartiendo objetivos, no todas las políticas de todos los gobiernos alcanzaron los mismos resultados. Por ejemplo, en el año 1996 trabajaban en España el mismo número de personas que 20 años atrás y el nivel de convergencia con nuestros socios europeos estaba atascado por debajo del 80%. Es decir, algunas políticas no estuvieron a la altura de los objetivos del país. Ese proceso de modernización de nuestro país sólo llegó a estar cerca de completarse, pero no alcanzó su consolidación definitiva, y hoy padece un retroceso muy serio.

Nosotros, el proyecto que encarnó el Partido Popular, continuamos ese proceso histórico iniciado en 1976. Nuestra tarea era alentar nuevas ambiciones para el país; ponerlo de nuevo en marcha; hacer de España una de las mejores democracias del mundo.

Pero en los últimos años se nos ha llevado por los peores caminos en todas las encrucijadas a las que nos hemos enfrentado. Y esto ha ocurrido porque se han puesto en cuestión grandes asuntos que creíamos integrados en el consenso mayoritario, que también lo están en todas las grandes democracias. Se ha buscado, conscientemente, romper la trayectoria histórica del país impulsada por objetivos mayoritariamente compartidos desde la Transición.

¿Cuáles son las claves de esta ruptura empobrecedora?

La clave política es el rechazo, la negación del valor político y cívico de la Transición y de la Constitución de 1978. Desde finales de 2003, se niega el valor a la idea misma de consenso entre los españoles que es la base de nuestra democracia. Su plasmación han sido el Pacto del Tinell, la Memoria Histórica, la ruptura sin acuerdo del modelo autonómico, y la pretensión de sentar en el banquillo a la Transición con la excusa de que había que juzgar al franquismo.

La clave económica, una vez que habíamos logrado adoptar el euro, es el abandono de la estabilidad económica y del proceso continuo de reformas necesarias para mantener la competitividad y el empleo en los mercados globales, cuando se ha perdido el recurso a la devaluación. Es la intervención arbitraria en la vida empresarial, con un flagrante desprecio a las reglas de juego, incluso a las europeas; es el crecimiento desmedido del gasto público, incluso en los últimos años de bonanza; es el fortísimo incremento del déficit público, con una entusiasta ruptura del Pacto de Estabilidad, y son las subidas generalizadas de impuestos. La consecuencia de estas decisiones ha sido pasar de una creación de cinco millones de puestos de trabajo a un paro de casi cinco millones de personas. Un paro que atrapa a toda una generación y arruina sus expectativas vitales.

La clave internacional es una consecuencia de las dos anteriores: una España menguante en el mundo. Cuando no sabes si eres una nación, y además actúas como si no lo fueras, es difícil defender el interés nacional de España. Sufrimos una nueva forma de aislacionismo que renuncia a la presencia y a la influencia de España en Europa y en el mundo. Y, con la excusa de la Alianza de Civilizaciones, hemos abandonado la defensa de la universalidad de los derechos humanos. Padecemos una política exterior que oscila entre lo risible y lo peligroso.

Señoras y señores,

Recordarán ustedes que, al final del anterior ciclo socialista, cuando se hizo evidente que sus políticas no daban más de sí, se insistía machaconamente en dos mensajes: Que no había otra política económica posible, y que la oposición no era alternativa. Dos mensajes que vuelven a repicar ahora, y que son tan falsos ahora como lo eran entonces.

Entonces, con esos dos mensajes, los socialistas intentaban ocultar el fracaso de sus políticas. Hoy además intentan ganar tiempo para consolidar su estrategia de ruptura y de división entre los españoles.

España parecía resignada a que su destino inexorable se hallara en las políticas socialistas y en el producto acreditado de éstas:

· el paro masivo,

· la parálisis económica,

· y la falta de oportunidades y de movilidad social.

Las políticas no estaban a la altura de los compromisos adquiridos. Parecían no asumir lo que significaba formar parte de la Unión Europea. Y menos aún lo que supone ser miembro de una Unión Monetaria: control presupuestario y flexibilidad económica. Es decir, justo lo contrario de lo que a los socialistas les gusta: control de la economía y presupuestos flexibles.

A principios de los años noventa coincidían dos procesos divergentes. Por una parte, había una Europa que parecía desperezarse y que ponía en marcha nuevos proyectos de unión económica, monetaria e incluso política. Por otra, España estaba parada y, por ello, aparentemente resignada a no participar en el diseño de la nueva Europa, y a no formar parte del proyecto del euro.

Fue en ese contexto de divergencia española con Europa cuando, en 1991, formulé un concepto que me parecía necesario y que no pocos consideraron imposible o demasiado ambicioso para un español.

Afirmé que el gran desafío continental que Europa estaba encarando exigía que se diera forma en España a lo que denominé Acuerdo Nacional para Europa. Un compromiso verdaderamente de Estado, duradero y fiable, no sólo político y no sólo entre los políticos, que debía permitir al país comprender que estar en la Unión Europea y tener una moneda común significaba cosas decisivas que era necesario hacer. Cosas que sólo se podrían hacer si se explicaba con claridad por qué eran necesarias.

En concreto, la moneda única significaba:

Aceptar que la soberanía económica sería, a partir de entonces, compartida, lo que implica adoptar acuerdos de disciplina fiscal que no puedan romperse sin causar daños graves sobre el propio país y sobre los demás socios; significaba que todas las Administraciones Públicas quedan vinculadas por esos compromisos y que tienen que asumir toda una filosofía económica que es incompatible con la laxitud en el manejo del dinero público y que exige hábitos de austeridad y de transparencia.

Y significaba transformar nuestro modelo de Estado del Bienestar y nuestra economía de manera que sea posible tomar parte activa en el nuevo escenario europeo de modo seguro, sin convertirnos en un problema para nadie; ayudando a Europa a alcanzar una nueva posición en el contexto mundial, más responsable, más decidida y más útil. Y que, por supuesto, España participe en el diseño y se beneficie de esa nueva situación.

Todas esas cosas eran necesarias porque sin ellas era imposible para España recuperar el crecimiento y el empleo, y tener peso en Europa. La victoria del Partido Popular en el año 1996 permitió poner en marcha ese gran acuerdo nacional; un proyecto de país que fue refrendado en las elecciones del año 2000 y que en lo fundamental funcionó y produjo los efectos deseados.

Fue el nuevo Gobierno popular quien lo lideró, pero fue sobre todo un impulso de la sociedad española, que logró sacudirse la resignación y el fatalismo para encarar una profunda transformación que nadie le impuso y que ella misma eligió.

Los Gobiernos que presidí ni hicieron España ni hicieron Europa, pero buscaron, y creo que encontraron, un buen lugar para una buena España en una buena Europa. Y eso es exactamente lo que ahora nos falta.

Durante años pareció existir en Europa un compromiso responsable y duradero basado en la apertura al mundo, en la promoción universal de los derechos humanos y en la libertad económica. Y parecía existir también un firme consenso español para que nuestro país fuera un socio destacado de ese proyecto europeo.

Lo parecía. Sin embargo, pronto tuvimos oportunidad de comprobar que dentro y fuera de nuestro país existían fuerzas que no iban a aceptar los cambios fácilmente. Que estaban dispuestas a hacer depender el bienestar y la seguridad de nuestras sociedades de las mismas ideologías insolventes de siempre.

En el año 2003 las tres bases fundamentales del progreso europeo fueron quebradas casi simultáneamente.

Primero, se produjo una ruptura temeraria del vínculo atlántico, que fracturó también a la Unión Europea. Hoy se ve lo ridículo y peligroso de la pretensión de hacer de Europa un contrapoder a los Estados Unidos. El daño aún no ha sido reparado.

Segundo, se liquidó del Tratado de Niza, que, después de complejas negociaciones, permitía ordenar razonablemente la ampliación de la Unión y reconocía a España un peso muy importante en las instituciones europeas, peso que luego ha perdido sin contrapartida alguna. El fallido proceso pseudo-constituyente que lo siguió ha tenido paralizada la Unión Europea durante años.

Tercero, se abandonó el Pacto de Estabilidad y Crecimiento originario, que daba sentido a la Unión Monetaria y hacía posible la moneda común. La consecuencia de esta ruptura ha sido llenar Europa de riesgos sistémicos.

El socialismo español, ya desde antes de 2004, se apuntó con entusiasmo a todos los errores cometidos por quienes pusieron en crisis el vínculo atlántico, quebraron el Pacto de Estabilidad y alentaron un fallido proceso constituyente en Europa. Y aunque hoy nos parezca una broma, a esto le llamaban "volver al corazón de Europa".

Señoras y señores

Íbamos a ser los primeros de Europa, pero hoy tenemos una generación de jóvenes que se da ella misma por perdida para el empleo, que no tiene confianza en que España le vaya a dar oportunidades y que empieza a pensar en la emigración como una forzada alternativa de futuro.

En estas circunstancias, tenemos la obligación de recordar a todos, pero especialmente a los jóvenes, que España ya fue capaz de superar el legado de otro Gobierno socialista. Debemos animarles a que no acepten la resignación que se les pide. Debemos decirles que no tienen que resignarse a ser las víctimas de la crisis sino que están llamados a ser los protagonistas de la recuperación. Que no olviden que la resignación es la receta de todo socialismo en crisis.

La Historia de España se ha utilizado demasiadas veces para justificar el pesimismo. Pero nuestra Historia reciente acredita que juntos hemos vivido un largo periodo de confianza, de ambición compartida y de éxito en común.

Porque los jóvenes deben saber que la España de hoy no es la única España posible. Que padecemos un mal Gobierno, pero que formamos parte de un gran país.

Señoras y señores:

Ha llegado el momento de sacudirnos el peso que nos impide recuperar la confianza en un proyecto común de prosperidad. Ese peso, hoy, se llama socialismo. La mayoría de los europeos ya lo han hecho.

De nuevo es necesario convocar a los españoles a un gran proyecto nacional de recuperación, de regeneración y de reformas. En esto, ni hay milagros ni hay atajos. No los hubo ni tampoco los hay.

La dimensión de la tarea que espera a quienes van a asumir el Gobierno de España, el Partido Popular, es inmensa. Ni hay proyecto que continuar ni activos que administrar. El próximo Gobierno va a recibir la peor herencia institucional, política, económica y social que haya recibido un gobierno democrático en España.

Eso nos emplaza como país, a todos, a una tarea cívica de primera magnitud:

Recuperar y prestigiar los consensos políticos básicos;

Recuperar el valor normativo de la Constitución y el respeto a las leyes;

Poner fin a la centrifugación empobrecedora del Estado y restablecer su papel vertebrador de la sociedad como garante de la igualdad y la cohesión entre los españoles.

En definitiva, necesitamos restablecer la confianza, el vigor y la plenitud de las instituciones; restaurar la cohesión de la sociedad española, e incluso, me atrevo a decir, un cierto sentido de fraternidad entre los españoles, sin los que no es posible esfuerzo colectivo alguno ni rescatar los consensos imprescindibles.

En mi opinión, sólo sobre esta base será posible poner en marcha una agenda nacional para la recuperación económica y social, que no podrá dar frutos sin el compromiso y la colaboración de todos.

La recuperación exige modernizar España. Y modernizar significa lograr que el precio que los españoles ya están pagando por la crisis deje de ser inútil, como lo es ahora; significa transformar el sufrimiento en un esfuerzo compartido para una regeneración nacional comprensible y mayoritariamente querida.

Con la excusa de que no hay otra política posible, lo que el actual Gobierno pide a los españoles no es que se sacrifiquen sino simplemente que sufran. Que sufran las consecuencias de su política, porque desgraciadamente el esfuerzo de los españoles, en manos de los socialistas, ni ha servido ni servirá para nada.

Estamos abocados de inmediato a una limitación de lo que podemos esperar del Estado. Pero que el Estado tenga que limitar su protagonismo económico y social no debe dejar tras de sí un espacio de incertidumbre y de inquietud para los más desprotegidos.

Por el contrario, esta limitación de lo que podemos esperar del Estado nos debe llevar a una sociedad más fuerte y virtuosa, dispuesta a recobrar un territorio del que había sido desplazada por una confianza ilimitada en el paternalismo estatal.

La imprescindible reforma del Estado del Bienestar debe dejar espacio a una vigorosa Sociedad del Bienestar abierta a todos.

Señoras y señores,

Sólo si volvemos a hacer de España una nación bien articulada, podremos defender nuestro interés nacional, y recuperar nuestra posición internacional entre las grandes democracias. Porque para tener ambiciones nacionales primero hay que tener una nación y creer en ella.

Este gran proyecto nacional de regeneración y reformas sólo puede ponerlo en marcha un Gobierno reformista. Y lo que ahora tenemos no es un Gobierno reformista sino un Gobierno transformista que se resiste a abandonar el escenario. Un Gobierno que se niega a reconocer que ha llegado la hora de la alternativa.

Hoy, como en 1996, las reformas y la modernización de España sólo tienen un camino, que es el Partido Popular. Creo sin reservas en la capacidad de Mariano Rajoy para dar respuesta a estos desafíos. Bien los conoce porque bien sabe lo que es hacerse cargo de una herencia socialista y poner de nuevo en marcha el país. El proyecto político del Partido Popular es hoy la esperanza de regeneración que comparten cada día más españoles.

Todos los españoles son necesarios para realizar este proyecto de regeneración. El desafío es realmente de alcance histórico para España porque hoy estamos aún peor que en 1996.

No se puede ocultar la trascendencia de esta encrucijada. Hay un camino conocido que nos lleva al éxito, y otro, igualmente conocido, que siempre tiene el mismo final: paro, retroceso social y deterioro institucional. No podemos ahondar en el error.

Cuando se es consciente de la trascendencia de esta encrucijada se entiende hasta qué punto nuestro debate público actual, perdido en discusiones inverosímiles e incomprensibles, debe terminar de ser lo que es y comenzar a ser lo que tendría ser.

Tenemos la seguridad de haberlo hecho. Podemos tener también la confianza de que lo haremos de nuevo".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 3 comentarios guardados

    Servicios