Menú

La columna "Cristofascistas", origen de la polémica

Haro Tecglen publicaba el pasado día 23 de marzo una columna bajo el título Cristofascitas. El columnista de El País tomaba prestado el concepto cristofascitas del analista legal de la CBS, Andrew Cohen, que, según Haro, lo acuñó para referirse a aquellos que se oponían a que Terry Schiavo dejase de ser alimentada para provocarle la muerte. Pero tras una seria de improperios a Bush y al cristianismo, Haro finalizaba su columna concluyendo, que Esperanza Aguirre era también una cristofascista por el caso del hospital Severo Ochoa de Leganés.  

0
(Libertad Digital) Cristofascitas ese es el adjetivo que Haro Tecglen utilizó para insultar a todos los que se oponían a que se dejase de alimentar a Terry Schiavo y provocarle la muerte, entre ellos sus padres, al cristianismo en general, al presidente de EEUU, George W. Bush, a la derecha y, como colofón, a la "presidenta de la Comunidad de Madrid", Esperanza Aguirre.
 
La discusión en torno a la práctica de la eutanasia merecía la siguiente reflexión de Haro: “Parece que hay una lógica humanista que entiende que una persona que sufre sin ninguna esperanza tiene derecho a morir; y otra, obediente a textos viejos mal leídos o mal escritos, y a sus intérpretes, que dice que nadie tiene derecho a quitarle la vida a nadie de no ser Dios”.
 
Volviendo al caso de Schiavo, Haro incidía en una proclama de la más vieja izquierda anticlerical, la alianza de la derecha y el cristianismo: “Hay una demanda ante el Supremo, y Bush ha interrumpido sus vacaciones para apoyarla, en el sentido de que no deje morir a la Schiavo. Por qué derecha y cristianismo coinciden parecería algo extraño si no tuviera uno conocimientos históricos, y si la historia de este tipo no hubiera pasado sobre nosotros”.
 
Y tras estas reflexiones, Haro adaptaba el adjetivo “cristofascita” a la política española, con una pequeña variación “cristianofascista” y una nueva destinataria del improperio Esperanza Aguirre, con las denuncias de mala praxis en el Hospital Severo Ochoa de Leganés como telón de fondo. “El tema del hospital de Leganés puesto en entredicho por la cristianofascista –por continuar la frase– presidente de la comunidad de Madrid, con la suspensión de un médico, no ha tenido estas repercusiones públicas. Aquí es más frecuente manifestarse contra una lapidación en Nigeria que por una injusticia en Madrid”. Antes de conocerse investigación alguna y pese a las denuncias de muchos familiares de enfermos Haro Tecglen ya sabía el día 23 de marzo que no existió mala praxis en el Severo Ochoa y que investigarlo es propio de “cristianofascistas”.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios