Menú

Rajoy pide por fin elecciones

El líder de la oposición arrancó demoledor apoyándose en el diario de sesiones para dejar en evidencia a Zapatero que sólo hace un año, negaba todo lo que ahora propone, obligado por la UE. Y, por fin tras meses de espera lo ha dicho: "Lo mejor que puede hacer es disolver las cámaras y convocar elecciones".

0

Vitoreado, aplaudido y aclamado por su grupo. En pie, así ha arropado el Grupo Parlamentario Popular a su líder cuando ha subido a la tribuna tras el receso para comer. Antes, Zapatero ha pedido el esfuerzo de todos para afrontar las medidas de austeridad sin hacer ninguna propuesta económica.

Rajoy ha vuelto a hilar un discurso serio, en algunos momentos demoledor, en el que ha comenzado recordando el diario de sesiones del Debate sobre el Estado de la Nación de hace un año recordando las incongruencias en las que ha caído Zapatero.

Pero el punto fuerte de su discurso ha llegado en el tramo final después de desbrozar los problemas económicos a los que se enfrenta España y responsabilizar de todos ellos al presidente del Gobierno. Cuando parecía que de nuevo iba a bajarse de la tribuna sin pedir elecciones, ha exclamado: "El mejor servicio que puede hacer es disolver el parlamento y convocar elecciones generales", ha exclamado, "no puede imaginarse el bien que haría al crédito de España con esta simple medida", ha dicho.

De no hacerlo, ha continuado Rajoy, "podrá encerrarse en sí mismo y aferrarse al poder pero mucho me temo que sin confianza no se puede gobernar", "no basta con el poder", ha recordado el líder de la oposición. En este sentido ha señalado que la confianza "es tan frágil como el vidrio de una bombilla que es irremplazable cuando se quiebra". Y ha cerrado señalando que "reclamar a estas alturas la confianza de los españoles para continuar igual es pedir lo imposible para retrasar lo inevitable".

Crisis económica

Duro discurso en clave económica, el que ha desarrollado Mariano Rajoy en la tribuna. En primer lugar ha recordado que en el mismo debate del pasado verano Zapatero dijo que para salir de la recesión había que "hacer una política de gasto público y no hacer demagogia de si se gasta más o se gasta menos", una "frase que pide mármol", ha exclamado Rajoy. Zapatero "ha pasado de la noche al día", insiste y ha rematado recordando que "ya le dije que su desmadrado gasto público implicaría un déficit del 10% y que reduciría el crédito a familias y empresas".

Además, no ha perdido la oportunidad para recordarle al presidente del Gobierno que el año pasado dijo que no aprobaría ninguna medida que recortara el derecho de los trabajadores o de los pensionistas y que no aprobaría ninguna reforma laboral sin el acuerdo de sindicatos y patronal y menos que implicara el abaratamiento del despido. "Qué cosas señorías", se lamentaba Rajoy, "un año después, Zapatero dice que lo adecuado es hacer todo lo contrario de lo que ha defendido hasta ahora".

En cambio, "si nos hubiera hecho caso entonces, si hubiera cumplido su deber, ahora no estaríamos hablando de esto. Esas reformas estarían haciendo efecto con más justicia y con menos dolor", señalaba el líder de la oposición. Por otro lado ha dicho que de haber hecho caso al PP en 12 meses España se habría ahorrado la destrucción de más de 700.000 puestos de trabajo, el cierre de más de 35.600 empresas y un crecimiento desorbitado de la deuda. "No son cifras", ha dicho "estamos hablando de personasseres humanos que sufren, por los suyos, por su dignidad.

Este ha sido el primer punto que ha levantado el aplauso en los populares y las protestas por parte de la bancada socialista. El motivo, que ha pedido al presidente que "visite usted un comedor de asistencia social y hable con la gente que allí acude. Yo lo hice señorías, ustedes no".

La credibilidad de España

Uno de los principales problemas de nuestra economía, para el líder de la oposición, es la credibilidad de España. El gobierno de Zapatero "ha inundado los bancos españoles con su deuda". Ha sido especialmente incisivo en este punto. "España es la única nación desarrollada que no crecerá en 2010", ha recordado.

Ha acusado a Zapatero de haber convertido a nuestro país en un "problema para otros países, el problema más grabe de toda Europa", aunque no el único (en referencia a Grecia). El problema surge, dice Rajoy, cuando sobreviene "el temor de que España no pueda pagar sus deudas". Motivo por el Zapatero actúa con la tutela de Europa. "La tutela europea nos protege del señor Zapatero nos libera de sus arbitrariedades. Lástima que no nos libere también de su peligrosa ineficacia", ha dicho.

Pero, para Rajoy resulta un auténtico "galimatías" que Zapatero sea el que pretenda "generosamente" salvarnos "del señor Rodríguez Zapatero". Y ha vuelto a ser muy duro al recordarle al presidente que "el recorte lo negó en menos de 72 horas. Los mensajes sobre impuestos suben y bajan como las mareas. El copago va y viene. Almaraz se mantiene pero Garoña se cierra. El BOE balbucea rectificaciones". Una situación que no invita a confiar en él. El problema no es España, dice Rajoy "es usted". "De su incertidumbre mana ese caudal de desconfianza que se ha convertido en el principal adversario de la economía española", ha dicho.

Estatuto

No ha obviado el problema con el Estatuto de Cataluña. En este sentido, ha lamentado que el presidente alimente una "crisis institucional que se suma a la crisis económica que padecemos. No engañe más, deje el asunto en paz y sea usted el primero en respetar la sentencia del TC".

Remedios

Después de ejercer de adivino y adelantarse a las previsibles críticas que Zapatero después le ha hecho en su réplica, Rajoy se ha mostrado convencido de que hay salida. Ha dicho que salir de la crisis es posible pero no con Zapatero. Ni con Zapatero, ni con un cambio de ministros "¿De qué sirve cambiar la peana y conservar el santo?", se ha preguntado. ¿No comprende que es imposible acompañarle en el afligido peregrinaje de sus equivocaciones?, ha concluido.

El líder de la oposición ha recordado que en 1996, cuando el PP de José María Aznar llegó al poder, tuvieron que pedir un crédito para evitar la quiebra de la Seguridad Social y ha acusado a Zapatero de ser el único presidente español que "ha congelado las pensiones".

Rajoy ha reprochado a Zapatero que siga pidiendo la confianza de la oposición y los ciudadanos, pues "cómo se puede confiar en una persona que dice una cosa y hace la contrario", tras lo cual, ha dicho que "usted es el que ha gobernado aquí y ha hecho lo que ha querido".

Ha recordado que, en 2009, también durante el Debate para el Estado de la Nación, Zapatero afirmó que iba a presentar de inmediata una ley de Economía Sostenible, con el objetivo de combatir la crisis, algo que, según ha recordado, "no ha pasado por esta Cámara", como tampoco se sabe nada de su "anuncio de reforma de los órganos reguladores".

Por último, ha concluido su réplica a Zapatero, al que acusó de "travestismo político", como ya hiciera en su primera intervención, exigiendo la disolución de las Cortes Generales y la convocatoria de nuevas elecciones.

Respuesta de Rajoy: "Esto no da más de sí"

Cumpliendo el guión que había escrito Rajoy en su intervención, Zapatero le acusó de no arrimar el hombro, de no presentar propuestas y de no darles su apoyo en las medidas económicas, amén de estar únicamente preocupados por las elecciones.

Tras constatarlo, Rajoy le recordó al presidente que si no hubiera tenido "el discurso escrito a máquina", no hubiera tenido que repetir todas las acusaciones que le ha hecho y que él ya había adelantado. Más tarde Zapatero haría un chiste con esta referencia anecdótica al afirmar que tenía el discurso escrito, pero "a ordenador" no a máquina. "A ver si nos modernizamos un poco", le reprochó a Rajoy.

En esta última intervención Rajoy ha insistido en que Zapatero no cuenta con la confianza de los ciudadanos y le ha reprochado que no haya dado "ningún argumento" y que esté haciendo lo contrario de lo que presentó en su programa electoral que se votó en la sesión de investidura en la cámara y que le llevó a ganar las elecciones.

Ha terminado volviéndole a pedir que convoque elecciones: "Es un tapón para la recuperación económica de España", ha dicho "que hable la gente, que decidan los españoles", ha concluido.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 7 comentarios guardados

    Servicios