Menú

Madrid

EDITORIAL

La "locura" de Vox o la insensatez del PP

En Génova prefieren seguir adelante por la suicida senda abierta por Pablo Casado con su ominoso ataque a Santiago Abascal en la moción de censura contra el peor Gobierno de la España democrática

A menos de un mes de que comience la campaña de las elecciones autonómicas madrileñas, ni un solo sondeo pronostica que el PP vaya a conseguir mayoría absoluta. De hecho, lo que todos dicen es que Isabel Díaz Ayuso no podrá renovar la Presidencia sin el respaldo de Vox. Ante este panorama, el PP debe crear un clima de cordialidad, acercamiento y colaboración con Vox, tal y como, de hecho, viene haciendo Isabel Díaz Ayusono sólo por razones de puro interés político sino por los principios y valores liberal-conservadores que comparten. 

Pero por lo visto, en Génova prefieren mantener las distancias y seguir adelante por la suicida senda abierta por Pablo Casado con su ominoso ataque a Santiago Abascal en la moción de censura contra el peor Gobierno de la España democrática, en la que los populares votaron lo mismo que el PSOE y Podemos. La pauta ya la dejó clara el secretario general del PP, Teodoro García Egea, hace unos días, cuando vetó la presencia de Vox en un nuevo Gobierno de Ayuso. Este miércoles, la insensatez de los capitostes populares les ha llevado a proclamar la estupidez de que sería una “locura” que Vox pidiese formar parte del Gobierno madrileño.

Aquí la única “locura” es la de un PP que ningunea a una formación con la que, por razones tanto ideológicas como estratégicas, está condenado a entenderse. La de quienes en el PP interiorizan y hacen suya la repulsiva imagen que la izquierda da de un partido, el de Santiago Abascal, de impecable trayectoria en defensa del orden constitucional. La de quienes, en fin, consideraron un acto de responsabilidad que el PP formara Gobierno de coalición con Cs y ahora dicen lo que dicen de Vox y sus locuras.

Tendrán que ser Isabel Díaz Ayuso y Rocío Monasterio quienes, a la luz de los resultados electorales, decidan si el necesario clima de entendimiento entre sus partidos se plasma en acuerdos de apoyo externo por parte de Vox o en una coalición de gobierno. Lo que no es de recibo es que la dirección nacional del PP incurra en vetos preventivos con intromisiones estúpidas e inoportunas.

La insensatez de que hacen gala quienes en el PP ningunean a un Vox al que querrían aplicar un cordón sanitario es aún más criticable en el ámbito nacional. Y es que, aun cuando Vox no estuviese en disposición de dar el sorpasso  al PP, frente a lo que ya pronostica alguna encuesta, parece claro que la formación de Abascal ha llegado para quedarse, y sin ella será imposible que Casado o cualquier otro representante del PP pueda alcanzar algún día la presidencia del Gobierno.

En Opinión

    0
    comentarios

    Servicios

    • Reloj España
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad