Menú
Pablo Planas

Gracias, señor Musk

Los efectos de Twitter en la información han sido catastróficos y han tenido consecuencias políticas. El ocaso de esta red social es una gran noticia

Los efectos de Twitter en la información han sido catastróficos y han tenido consecuencias políticas. El ocaso de esta red social es una gran noticia
Elon Musk | Cordon Press

El extravagante multimillonario Elon Musk está a punto de acometer uno de los actos filantrópicos más importantes de la historia tras haber comprado la red social Twitter por 44.000 millones de dólares. Poca broma. El negocio de las cabras en versión digital. Tras semejante desembolso, Twitter ha entrado en una acusada decadencia que puede precipitar su cierre. Ya dijo Musk que no compraba la red social para ganar más dinero, sino para "ayudar a la humanidad". Lo inesperado es que la idea fuera bajar la persiana de ese lupanar infecto e infestado de dementes y criminales. Cómo será la cosa que Trump ha rechazado su readmisión en el club del pájaro azul.

Los despidos y las muestras de desprecio del nuevo propietario a los rectores y empleados de Twitter han causado honda conmoción. Espíritus tan sensibles como Pepe Álvarez y Unai Sordo, máximos jefes de los sindicatos UGT y CC.OO. se apresuraron a advertir a Musk que los despidos de la plantilla española serían nulos en virtud de la legislación nacional. Claro que no se ha vuelto a tener más noticias del particular después de que trascendieran los cienmileuristas salarios de Twitter en España.

La empresa disponía en el momento de la venta a Musk de una plantilla de más de siete mil personas que el magnate de origen sudafricano quiere dejar en dos mil. Dado que les promete las mismas condiciones laborales que las disfrutadas por los trabajadores que han levantado los estadios del Mundial, se está produciendo una fuga en masa, la gran renuncia, esa corriente de fondo que anima a una parte de los trabajadores estadounidenses de cuello blanco a largarse al campo a plantar soja o placas solares.

Sólo en España, Twitter ha contribuido de manera crucial al surgimiento de fenómenos de feria como Pablo Iglesias o Gabriel Rufián. También ha sido un foco constante de agitación, propaganda y desinformación de la izquierda y del separatismo, una de las factorías de "fake news" del Procés catalán que llegaba donde no alcanzaban los medios convencionales. Los efectos de esta red social en la información han sido catastróficos y han tenido consecuencias políticas. La "guerra híbrida" de Putin y Jinping contra Occidente tiene mucho que ver con las enormes posibilidades de Twitter para interferir en procesos electorales. El ocaso de esta red social es una gran noticia.

Los tuiteros profesionales lo sentirán mucho, pero no tardarán en colonizar y contaminar alguna otra red social parecida para seguir extendiendo toda clase de mentiras y odios de diversa índole, pero hasta que no logren la dimensión alcanzada por Twitter pueden pasar meses. El mundo será durante ese tiempo un lugar más seguro, más sano y más decente. Gracias, señor Musk.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad