Menú
Agapito Maestre

¡Miedo al futuro!

¿Por qué es tan débil la oposición de Feijóo ante un político sin legitimidad alguna para seguir en el Gobierno?

¿Por qué es tan débil la oposición de Feijóo ante un político sin legitimidad alguna para seguir en el Gobierno?
GRAFCVA7333. VALENCIA, 21/07/2022.- El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo (centro), atiende a los medios de comunicación tras su visita este jueves al Centro de integración sociolaboral Mambré para personas en situación o en riesgo de exclusión social, donde se desarrollan actividades para mejorar su empleabilidad y favorecer la inserción sociolaboral. EFE/Biel Aliño | EFE

El Gobierno está en caída libre, pero la Oposición no lo remata. Sí, uno escucha a Feijóo y cree estar en otro país; cuando habla con tanta parsimonia sobre las terribles tasas de endeudamiento de España, acompañadas de un creciente empobrecimiento de los españoles, parece que la cosa no va con él. Habla con tanta distancia de la pérdida y menoscabo de capacidad adquisitiva de los españoles que, aunque duela decirlo, más nos parece un gallego de Argentina que un futuro presidente del Gobierno de España. Es como si el Presidente del PP no quisiera echar de la Moncloa a Sánchez. Es tan suave y "delicada" la retórica de Feijóo sobre los desmanes del Ejecutivo y los separatistas que a uno le dan ganas de marcharse a otra galaxia. Tengo la sensación de que su discurso sosegado, casi adormecido y de pinchazo leve, no lleva dentro nada bueno. Ve con poco sufrimiento, y demasiada resignación, el despedazamiento de su país. Las cositas de Feijóo son para estudiarlas. Parecen darle todos los días una botella de oxígeno a Sánchez. Es como si el líder supremo del PP tuviera miedo al futuro.

El asunto político de fondo es sencillo de plantear: ¿tiene alguna viabilidad política, es decir, de consecuencias para toda la nación, la actitud cuasi amodorrada e irónica de Feijóo con Sánchez?; o, por el contrario, ¿la posición retórica de Feijóo es sólo una táctica personal para alcanzar el poder sin desgastarse él? Me temo lo peor. Tanta condescendencia con Sánchez es como estar colaborando con el déspota e inepto que está empobreciendo el país como nadie hubiera imaginado hace unos años. O Feijóo se pone las pilas, como dicen los castizos, y moviliza a la nación para expulsar a Sánchez del poder, o sea exige elecciones generales ya, o pronto los ciudadanos empezaran a verlo como uno más de la lista de colaboradores de Sánchez para destrozar el poco tejido democrático que nos queda.

Y, a pesar de la docilidad y buenas maneras de Feijóo, una buena noticia hay en el pésimo horizonte de nuestra democracia, la legitimidad del gobierno de Sánchez cae y cae hasta casi tocar fondo. No hay decisión de este Ejecutivo que no sea puesta en cuestión casi al instante por quienes tienen un poco de sentido común. No son, en primer lugar, los motivos ideológicos determinantes del cuestionamiento de un gobierno a la deriva, sino su absoluta ineptitud, su carencia total de talento, para legislar sobre cualquier tema o cuestión. Este Gobierno desconoce por completo las bases mínimas para que funcione con cierta eficacia eso que llamamos el Estado Administrador. Acaso por eso, entre todos los líderes políticos europeos, Sánchez es el peor valorado y eso que, en general, los ciudadanos europeos tienen poco aprecio y simpatías por sus primeros espadas.

Sánchez ha vuelto a ocupar uno de los últimos puestos en la jerarquización establecida por los responsables del último estudio serio en Europa sobre "valoración de líderes". Ha sido, otra vez, el político peor considerado para hacer frente a la crisis derivada de la invasión de Ucrania por Rusia. Sánchez no ha dado una a derecha desde la crisis del covid-19 y la guerra en Ucrania. Y, lo que es peor, hace ostentación a la hora de enfrentarse a las políticas aconsejadas por el Consejo Europeo, por ejemplo, en materia energética somos el único país que persiste en llevar a cabo los peores designios de la Agenda 2030 y, por supuesto, sigue negando cualquier viabilidad a las energías derivadas del carbón, el petróleo y el uranio. El presidente del Gobierno de España ha demostrado con creces que es uno de los peores aventureros de la política europea de todos los tiempos. Entonces, ¿por qué es tan débil la oposición de Feijóo ante un político sin legitimidad alguna para seguir en el Gobierno?

Temas

En Opinión

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador