Menú

Una publicación indispensable

Si en el año 2000 esta publicación era necesaria, ahora es vital que su voz se siga oyendo. Habrá que defender la libertad con más ahínco que nunca.

Carlos Alberto Montaner
5

Hace 15 años Libertad Digital era una publicación necesaria. España iba razonablemente bien durante el gobierno de Aznar, y parecía que el colectivismo y la reivindicación del autoritarismo estaban liquidados para siempre en el panorama político español, por lo menos en los dos grandes partidos del país, pero era conveniente la existencia de una prensa nada complaciente que se mantuviera alerta frente a los errores y abusos, tanto del sector público como del privado. Esa nueva voz liberal, insobornable y sin ataduras, era Libertad Digital.

Lo que entonces resultaba necesario, ahora es indispensable. Por lo que melancólicamente observamos, no sólo "para la jodienda no hay enmienda". Para la tentación colectivista-autoritaria, tampoco. Ese criminal disparate, encarnado por Podemos, un grupo cuyos dirigentes neocomunistas han ido a Venezuela a ponerle el hombro a una disparatada dictadura, tiene una posibilidad real de alcanzar el poder, solos o mediante un Frente Popular, para llevar a cabo lo que siempre hacen: destruir el aparato productivo, empobrecer a la sociedad, crisparla, y demoler el Estado de Derecho con la excusa de una revolución supuestamente hecha en beneficio del bien común.

¿Por qué han renacido unas desacreditadas ideas que en el siglo XX le costaron a la especie 100 millones de muertos provocados por sujetos como Lenin, Stalin, Pol Pot, Mao o Castro? Porque la democracia liberal es un frágil sistema que sólo se sostiene si la clase dirigente, decantada por la meritocracia, cumple escrupulosamente con la ley, mientras las actividades económicas se desenvuelven en mercados abiertos, libres y competitivos, y esas dos condiciones no siempre se respetaron adecuadamente en España. Aquellos lodos trajeron estos polvos.

Por eso Libertad Digital es hoy indispensable. Se vienen tiempos difíciles, en los que la cuarta parte de los electores españoles, irresponsablemente, acaso fatigados por los excesos y mal uso del sistema por los partidos de gobierno, van a jugar con fuego. Si en el año 2000 esta publicación era necesaria, ahora es vital que su voz se siga oyendo. Habrá que defender la libertad con más ahínco que nunca. En ello tal vez nos jugamos la convivencia armónica, pacífica y civilizada.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios