Menú
Cristina Losada

El zapaterismo no perdona a Zapatero

Los socialistas penitentes del vídeo piden perdón por el giro que dio Zapatero, porque continúan en el 'zapaterismo' genuino.

Cristina Losada
0
Los socialistas penitentes del vídeo piden perdón por el giro que dio Zapatero, porque continúan en el 'zapaterismo' genuino.

Circula un vídeo de militantes socialistas en el que piden perdón por cuanto hizo el Gobierno Zapatero después de mayo de 2010. Se disculpan también un poquito porque no pinchó la burbuja inmobiliaria y se resistió a reconocer la crisis, pero la parte mollar de su descargo de conciencia es el miniajuste del gasto público y el remedo de reforma laboral de entonces. Así que piden perdón por lo único medianamente sensato que hizo aquel Gobierno, después de haber cebado la bomba de la crisis tanto con su inacción como con sus actos. Pero el primer gesto de reconocimiento de la realidad económica –y aun de la realidad– que tuvo Zapatero lo ven estos socialistas como una traición a sus votantes. Porque las consecuencias que habría tenido no dar aquel tímido paso o las ignoran o las desprecian.

Para estos arrepentidos, el mal se originó al ceder a la presión de una UE dominada por la derecha, cuando es sabido que hasta el progresista Obama medió para convencer a Zapatero de que España estaba en quiebra y tenía que emplear la tijera. Nadie en su sano juicio quería asistir a una caída al abismo de la cuarta economía del euro. Nadie salvo, al parecer, estos militantes de base y otros habitantes de los mundos de Yupi. Los mismos donde moraba el risueño, antes de que le despertaran con un jarro de agua fría. Sus antiguos seguidores allí permanecen, ya sea dormidos o durmiendo, valga la distinción que hacía Cela. Sé que no se puede reprochar a las bases que estén indocumentadas sobre la crisis, por aquello de que más culpa tienen sus dirigentes. Pero es que por no leer, no leen ni a Krugman, su economista de referencia.

Los socialistas penitentes del vídeo piden perdón por el giro que dio Zapatero, porque continúan en el zapaterismo genuino. Incluso el gesto mismo los emparenta con aquel sentimentalismo y aquella sensiblería. Es la mojigatería del que quiere aparentar virtud. Es el zapaterismo que se vuelve contra Zapatero. Pero no es rechazable porque el perdón y el castigo, según dice Elena Valenciano, sean conceptos "catolicones", evidenciando que, para ella, la conciencia moral es asunto circunscrito al catolicismo; algo inexistente antes de él y fuera de él. Sencillamente, no es serio. Otra cosa sería que las bases se plantearan echar de la dirección a los responsables, no del pequeño ajuste, sino del gran desmadre anterior. Empezando por los que estuvieron en el Gobierno, como Rubalcaba y Chacón. Pues sí, otro vídeo es posible.

En España

    0
    comentarios

    Servicios