Menú

Liga

Daniel Blanco

El Barça ha vuelto pero quizás sea tarde

Demostró el Barça su vuelta a la vida con una exhibición en el Bernabéu. Un partido que deja satisfecho, de los que sólo sacas conclusiones positivas.

Demostró el Barça su vuelta a la vida con una exhibición en el Bernabéu. Un partido que deja satisfecho, de los que sólo sacas conclusiones positivas.
Aubameyang celebra junto a Ferran Torres uno de sus dos goles al Real Madrid. | Cordon Press

Jamás nadie lo hubiera pensado antes de Navidad. Nadie se hubiera atrevido a aseverar que el Barcelona podía volver, ser exigente consigo mismo, combativo, competitivo. Pero lo cierto es que hoy, a 21 de marzo, este equipo se ha vuelto a asentar en la Liga española. Es una amenaza seria para mayores logros aunque puede llegar tarde. Lo bueno para ellos es que, al menos, está.

Demostró el Barça su vuelta a la vida con una exhibición en el Bernabéu, un partido que te deja satisfecho, de los que sólo sacas conclusiones positivas. En los que todas las piezas se han unido para lograr el éxtasis. Bien todos los bloques sin excepción y bien el planteamiento del entrenador. Este Barcelona consiguió imponer su juego y eso ya es mucho para el bloque culé.

Volvió a ordenar Xavi presión alta, juego combinativo hasta encontrar el espacio libre, la regla número uno del mundo del fútbol. Volvió el Barça a presionar hasta morder tras la pérdida del rival. Retomó viejos hábitos este equipo, desaparecidos con Koeman y que han vuelto al libreto clásico con el técnico de Terrasa. Buscó la espalda de Carvajal en numerosas ocasiones para las arrancadas de Ferran y buscó Xavi emparejar descaradamente a Dembélé con Nacho hasta que el francés desarmó al lateral madridista en el preludio del primer gol. Luego Araújo hizo el segundo en un enorme despiste defensivo local y Ferran y Aubameyang se encargaron, en los primeros minutos de la segunda parte, de que el encuentro fuera un simulacro a partir de entonces.

No hubo nada que analizar desde el minuto 50 de partido. Y eso, a la vez, es mucho analizar. Porque el Barcelona consiguió que fuera intrascendente casi una hora de partido, que nada valiera desde el momento en el que Martínez Munuera, previa consulta con el VAR, diera validez al cuarto gol. Por cierto, en una clara dejadez de Alaba que dejó de seguir la jugada sólo porque el linier había levantado la bandera. Mal el línea por hacerlo, peor el jugador por pararse, y muy bien el árbitro dejando seguir sólo para que la jugada pudiese analizarse en la pantalla. De haber cortado, el fuera de juego, inexistente, hubiera evitado el gol y la jugada no tendría solución.

El Barcelona vuelve a la Liga de donde se marchó algo temprano este año y vuelve con la sensación de que puede todavía llegar. Tiene aire, confianza, pero es posible que llegue demasiado tarde. Son nueve puntos potenciales si gana al Rayo y quedan 27 en juego. Es tremendamente complicado pero en el fútbol cosas peores se han visto. Por ejemplo que el entrenador que dirige al Madrid, como él mismo recordó el otro día, se dejara una final de Champions en 45 minutos ganando 3-0 al descanso. Quizá eso era más difícil que sucediera que perder una ventaja así en 9 partidos. Y sucedió.

Ahora el parón dará pausa, hará pensar a los equipos. De la jornada del 2 de abril —el Madrid juega en Vigo y hay un Barça-Sevilla en el Camp Nou— saldrá mucha de la solución de este enigma en el que se ha convertido la Liga. Con un protagonista claro pero con secundarios que quieren aparecer en el fotograma final de la película.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador