Menú

Champions League

Daniel Blanco

Real Madrid – Valencia 2000: La primera final fratricida, la Octava del Madrid

El equipo blanco derrotó claramente al Valencia, al que se le hizo grande el día, nunca estuvo en París el equipo de Cúper.

Daniel Blanco
0
El equipo blanco derrotó claramente al Valencia, al que se le hizo grande el día, nunca estuvo en París el equipo de Cúper.
Raúl sentenció el triunfo | EFE

De repente París era española, toda la ciudad repleta de madridistas y valencianistas en la primera final entre dos equipos del mismo país en la historia de la Champions. Aquel 24 de mayo de 2000 Real Madrid y Valencia buscaban la gloria en un partido igualado, aunque las sensaciones eran mejores para los levantinos.

Pero al Madrid no se le debe subestimar en Europa. Deambulaba el equipo de Del Bosque por la Liga en el que acabó en quinto lugar. De nuevo había que ganar la Liga de Campeones para jugar en la máxima competición el año siguiente. Fue un gran Zaragoza el perjudicado de alguna manera. Al equipo de Chechu Rojo, cuarto aquel año, se le cerró la puerta grande por ganar el Madrid esa noche.

Llegaba el Valencia bien, moralmente reforzado por una gran Liga (tercero) pero jugar la primera final siempre cuesta. Cuenta Morientes en una entrevista en El Mundo estos días, que cuando se cruzaron en el estadio la tarde anterior, Fernando Redondo identificó las caras de miedo de los valencianistas "hay que aprovecharlo" dijo el mediocentro.

Precisamente Morientes fue uno de los hombres del partido. Marcó el primer gol, el que abrió todo para el Real, que jugó sin miedos, al contrario que su rival. Marco el toledano y luego McManaman y Raúl, en la jugada famosa en la que recorrió medio campo en solitario, para driblar a Cañizares y sentenciar la final. Encontró el Madrid enseguida el toque al partido, habituado ya a un sistema que Del Bosque introdujo casi en cuanto llegó, vista la sangría goleadora que sufría el equipo. Jugar con tres centrales (Karanka, Helguera, Iván Campo aquella noche) y dos carrileros largos (Salgado, Roberto Carlos). Sintió el técnico que estaban más resguardados así

De esa manera el Madrid realizó grandes eliminatorias antes de llegar a París. Cayeron el United, en un monumental partido en Old Trafford y el Bayern de Munich en el mejor aporte de Anelka en todo el año. Pero qué manera de aparecer, con gol en la ida y en la vuelta. El francés, tímido, frío, fue titular en la final y su aportación es fundamental para el título.

El Valencia, sin embargo, nunca llegó a París. Era mayoría en las gradas, en las calles, pero la presión le pudo. Tuvo que acoplar Cúper a un joven Gerardo en el lateral izquierdo por una amarilla inoportuna a Carboni en la vuelta de semifinales, en Barcelona, cuando la eliminatoria ya estaba sentenciada. No existió el centro del campo, tan letal aquel año. Gerard, Mendieta, Kily, Farinós. Y Angulo y Piojo López estuvieron desconectados. Sólo con el gol de Morientes reaccionó algo el Valencia, que murió definitivamente con el segundo gol del Madrid.

Al delantero madridista le había costado esa temporada encontrar una regularidad. Sin embargo su final de año fue muy bueno. Ese gol que abría el triunfo en la final y su más que correcto encuentro, no valieron para que Camacho, cinco días después, le llamara para la Eurocopa 2000. Contó el seleccionador que Urzaiz, Alfonso, Raúl y Munitis le cerraban el paso. Para opiniones hay mucho espacio en el mundo del fútbol, pero cuesta desde fuera (asumiendo que cada uno tenemos un seleccionador dentro) que "el Moro" no estuviera en aquella citación.

De aquella final que concluyó con la Octava quedan muchas cosas. La enorme competitividad del Madrid cuando una Champions está en juego. No tiene por qué ser el favorito, aunque siempre lo es en cierta manera. Esta copa transforma a cualquiera pero al Real le hace estar alerta. Nunca compartí la teoría del favoritismo valenciano. El Campeón dos años antes contra un novato. Al menos igualado pero nunca decantado en contra del Real Madrid. Estamos hablando de la Champions.

Daniel Blanco es subdirector de El primer palo

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios