Menú

Programadores y administradores

0
Los informáticos somos vistos como un grupo homogéneo por aquellos a los que nosotros denominamos "malditos usuarios", aunque ellos prefieran llamarse a sí mismos "personas normales". Sin embargo, aquellos que nos ensuciamos las manos haciendo funcionar estas cosas nos dividimos en dos grandes bloques: los programadores o desarrolladores de software y los administradores de sistemas.
 
Los administradores de sistemas son los que se encargan de que las máquinas no se paren, que no se cuelen intrusos y que las aplicaciones sigan funcionando sin caídas. Su trabajo consiste en que la gente les aborrezca cuando las cosas fallen y no les reconozcan mérito alguno cuando todo marcha bien, pues al fin y al cabo es lo que se supone que debe pasar. Como es lógico, tienden a ser un poco opuestos a los cambios, puesto que los mismos pueden producir problemas que antes no tenían.
 
Los desarrolladores son los que crean las aplicaciones y su trabajo consiste en hacer que los usuarios estén contentos con las funcionalidades de los programas que han hecho para ellos, y hacerlo lo antes posible. Sus incentivos son, por tanto, ampliar el software para hacerlo más potente y fácil de usar y recibir palmaditas en la espalda por ello. Por tanto, siempre quieren cambiarlo todo y a toda prisa, para que los jefes estén satisfechos.
 
Es inevitable que se produzcan tensiones, claro. Un estudio realizado el pasado año revelaba que los días con más fallos y caídas de los sistemas son los lunes, día en que los programadores tienen la mente fresca y llena de ideas y están con ganas de hacer algo tras el descanso del fin de semana.
 
De modo que, cuando usted pida a un informático que le haga algo, no se fíe ni cuando le diga que es imposible ni cuando le asegure que es muy fácil. Puede que simplemente haya preguntado al tipo de informático que no debía.
 
Daniel Rodríguez Herrera es editor de Programación en castellano.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios