Menú

¿Pacto Nacional por el Derecho a Decidir? ¡De qué!

Eso de que un grupo de españoles pretenda imponer al resto sus deseos ni es de recibo ni tiene encaje en nuestro ordenamiento constitucional.

David Pérez
9

La reciente escenificación por parte del independentismo catalán del llamado "Pacto Nacional por la Libertad de Elección" ha llevado a muchos medios informativos a asumir directamante tan falaz denominación, incluso algunos editorialmente enfrentados a dicha aventura nacionalista. Lograr eso es el primer triunfo de quienes demuestran tanta habilidad en la manipulación del lenguaje como en la reinvención de la Historia o en la imposición lingüística.

Y es que todo en la definición de este pretendido pacto es falso: porque ni es nacional, sino autonómico, ni existe un derecho a decidir unilateralmente la independencia de una parte de España.

Y no es ni puede ser nacional un acuerdo promovido y adoptado en un ámbito regional, por mucha importancia que quieran darse sus firmantes. Cataluña es una más de las 17 comunidades autónomas que hay en España. Admirable y maravillosa, sí, como todas las demás. Por tanto, no cabe hablar de pacto nacional, sino en todo caso autonómico, si atendemos a su ámbito territorial, o nacionalista, si nos fijamos en su inspiración política. Para ser precisos, aquí lo único nacional es lo que se refiere a España, que es la Nación, nunca a una de sus comunidades.

Respecto al supuesto derecho a decidir, dicho derecho recae en todo caso en el conjunto del pueblo español. Eso de que un grupo de españoles pretenda imponer al resto sus deseos, por respetables que éstos sean, ni es de recibo ni tiene encaje en nuestro ordenamiento constitucional.

Por tanto, lo de "Pacto Nacional por el Derecho a Decidir" no es una denominación aceptable. Lo correcto sería llamarlo "Plan Nacionalista para la Imposición Independentista". Nacionalismo, socialismo y comunismo son tres movimientos que se han caracterizado históricamente por su habilidad en la manipulación del lenguaje. Siente a los tres en una mesa y tenga cuidado con cada palabra que junten, porque ahí estará comenzando una mentira que es nuestro deber como demócratas desenmascarar.

David Pérez, presidente de la Federación Madrileña de Municipios (FMM) y alcalde de Alcorcón.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios