Menú
David Vinuesa

Luis Enrique pone a España en el Mundial y a los 'caníbales' en la cueva

El seleccionador acumula unas semifinales de Eurocopa, una final de la Liga de las Naciones y el pase al Mundial de Qatar.

David Vinuesa
0
El seleccionador acumula unas semifinales de Eurocopa, una final de la Liga de las Naciones y el pase al Mundial de Qatar.
Luis Enrique pone a España en el Mundial y a los 'caníbales' en la cueva | EFE

Hablaba Luis Enrique tras la clasificación de España para el Mundial de haber evitado, al menos por el momento, el "holocausto caníbal". Es perro viejo el técnico asturiano. Se las sabe todas. Conoce a los aficionados y nos tiene calados a los periodistas. Y lo mejor de todo, aparte de saber muy bien cómo funciona el negocio del fútbol y más en un país como el nuestro, a Luis Enrique le da exactamente igual lo que digan de él, de sus listas, de su idea de fútbol y de cualquier cosa que haga personal o profesionalmente. ¡Bendita personalidad!

Luis Enrique es de esa clase de personas que enfada mucho a cierto tipo de gente. ¿Por qué? Porque hay personas, sobre todo en Twitter y con nombres y avatares extraños, que lleva por bandera el extremismo de "tengo razón y si no opinas igual te insulto". Ojo, aficionados y periodistas, los dos, porque España, país maravilloso en muchas cosas, pero terriblemente duro en otras, es un fiel reflejo de lo que ocurre en esta red social y fuera de ella. Parte de este país, por suerte no toda, ha sido capaz de insultar a Fernando Alonso cuando les ha dado un bicampeonato de Fórmula 1. También se mofó de Carlos Sainz, otro bicampeón. Retiró a Rafa Nadal varias veces. Masacró a Luis Aragonés hasta la saciedad (sobre todo la prensa). Le quiso cortar la ‘cabeza’ a Del Bosque o a Iker Casillas. Y así uno tras otro en un ejercicio propio de ese tipo de aficionado/periodista que saca la bandera cuando se gana y la cambia por un cuchillo cuando se pierde. A veces, hasta ganando lo sacan.

Pero claro, Luis Enrique tiene algo que les desespera aún más: su capacidad para que todo le resbale, desde la L de Luis hasta la E final de Enrique. Le resbala. "No le resbala, porque ha hecho que España no esté unida con su Selección". Le resbala. "Es antimadridista y solo lleva a sus ‘amigos". Le resbala. "Es un cabezón y todo lo hace por su ego". Le resbala. "No pienso ver a España si él sigue ahí". Perfecto, porque a él le da igual que ‘mrpapasito45’ no vea a la Selección, es decir, le resbala. "Sus listas no tienen sentido". Le resbala. "Llevar a Gavi es un error". Bueno, esto ni lo valoro, porque tampoco es plan de ensañarse. Podría seguir con una y mil críticas, pero ya saben cómo acaba para Luis Enrique cada valoración externa. Le r...

En mi opinión, que por supuesto puede ser equivocada, los grandes proyectos necesitan entrenadores del perfil Luis Enrique. Necesitan, para bien y para mal, técnicos que sepan alejarse de los elogios y de las críticas. Que resbalen ambas cosas por su superficie mental y por su pizarra táctica. Incluso con un toque borde cuando la pregunta es de tono suave, pero con una bala guardada en su interior que busca hacerte sangrar. Y no creo que eso sea faltar el respeto al aficionado o al periodista que, lícitamente tiene su opinión, sino una forma de no contaminar con elogios o críticas la idea que tú tienes sobre la mesa.

A los hechos me remito. Si Luis Enrique hubiese hecho caso a los que masacraron a Morata, quizá los goles del jugador de la Juventus no nos habrían llevado hasta las semifinales de la Eurocopa y quizá ayer nos hubiésemos llevado un susto de órdago ante Suecia. Si Luis Enrique se hubiese atemorizado por la presión mediática, un lesionado Sergio Ramos habría estado en la Eurocopa y un magistral Gavi jugaría todavía en la Sub21. Puede que Dani Olmo, coautor del 1-0 ante Suecia con su disparo al larguero, no hubiese jugado porque la crítica exterior cree que "no está al nivel". Porque los hechos, le pese a quien le pese, le dan la razón a Luis Enrique. Sí, España tiene muchas carencias y una generación aún dubitativa, pero Lucho, sin tener estrellas mundiales como había en el pasado, ha firmado unas semifinales de Eurocopa, una final de la Liga de las Naciones que la todopoderosa Francia ganó de milagro y el pase al Mundial de Qatar. Sin ser de las mejores selecciones, por nombres, competimos y luchamos siempre por todo. ¿Es fácil? Que le pregunten a Portugal cuando juegue la repesca para estar ser mundialista.

En conclusión, que es un mal año para ser odiador profesional o asesino mediático. 2021 ha desilusionado a muchos de ellos. El Atlético se la iba a pegar y gana la Liga. España era horrible y hace semis de Eurocopa. España iba a ir a la repesca y ya está en el Mundial. Morata "nunca marca" y fue decisivo en los momentos finales de la pasada Eurocopa y aseguró el pase al Mundial. Luis Enrique y Simeone, fin de ciclo. Gavi, el "error" de Lucho, cuyo nombre corearon varias veces los aficionados del estadio de La Cartuja. El fichaje cerrado durante 5 años de Mbappé. ¡Menudo año de renuncios! Ni los tarotistas de canales desconocidos han tenido rachas tan malas. Por cierto, muy bien usada la expresión caníbal por parte de Luis Enrique, porque un caníbal es capaz de comerse a otros seres humanos, en este caso los de su propio país, con tal de salir beneficiado.

En Deportes

    0
    comentarios