Menú
LAS GUERRAS DE TODA LA VIDA

Israel e Irán

En las relaciones entre Israel y el Occidente del que forma parte existe un desequilibro esencial. La UE no muestra el menor interés en el destino de Israel. No obstante, el destino de este continente depende en buena medida de lo que ocurra con el único país democrático de Oriente Medio.

0
El Estado de Israel no tiene entre sus objetivos políticos salvar a Occidente de los árabes ni de sí mismo. Pero tiene el de preservarse, y, en consecuencia, el de preservar en cierta medida al conjunto.

He recibido ayer dos correos muy diferentes, que marcan esa distancia entre europeos e israelíes. Las relaciones de Israel con EEUU tienen fundamentos muy distintos de los que signan las relaciones entre el Estado hebreo y la UE. Los Estados Unidos tienen varios frentes abiertos en la región, en los que Israel desempeña un papel fundamental. Pero no tiene un frente de guerra con Irán, que está sin duda en el centro de todos los demás conflictos.

La cuestión parece centrarse no en si Israel deberá llevar a cabo un bombardeo preventivo de las instalaciones nucleares iraníes, cosa en la que le va la vida, sino en cuándo lo hará. Algunos, no muchos, somos conscientes de esta situación. Otros, la mayoría, la consideran un asunto remoto y están preparados casi instintivamente para salir a manifestarse contra los judíos en cuanto suceda. En el actual panorama político español, sólo José María Aznar dice con claridad no al ingreso de Turquía en la UE, y sí al de Israel, como corresponde por historia, valores, pertenencia y decencia.

La judeofobia, que va de la mano con el filoislamismo, campa por sus respetos en Europa. A nuestros dirigentes les preocupa poco Irán. El primer correo de ayer, que me reenvía Jaime Naifleisch, se refiere a los avances de la lengua árabe entre nosotros. José Antonio Griñán, otrora una de las personas más civilizadas del PSOE, se ha sumado a ese sector del partido en el que figura en lugar destacado el embajador Máximo Cajal, impulsor de la alianza de civilizaciones y partidario confeso de la entrega de Ceuta y Melilla a Marruecos (¿habría que llamarlo contraembajador?). La información, que debe leerse teniendo en cuenta que 2.500 millones de euros son muchos euros (las ayudas al cine, por ejemplo, se manejan en decenas o cientos de miles de euros), procede de Málaga hoy y dice así:
Andalucía impulsará el árabe como segunda lengua extranjera en la ESO.

El Plan Integral para la Inmigración cuenta con un presupuesto de 2.500 millones hasta el año 2013. Se firmarán convenios con los ayuntamientos para proyectos de intervención socioeducativa.

La Consejería de Educación potenciará el estudio del árabe como segunda lengua extranjera en algunos institutos de Educación Secundaria de la comunidad para facilitar la integración del alumnado inmigrante, según el III Plan Integral para la Inmigración en Andalucía 2009-2013 (PIPIA), recogido por Europa Press.

De este modo, tal y como refleja el borrador del plan, se contempla como medida formativa y de atención a la diversidad cultural el incremento del árabe como segunda lengua en la ESO, así como la implantación en algunas Escuelas Oficiales de Idiomas que actualmente no lo tienen autorizado o la inclusión de la materia Español para Extranjeros en una Escuela Oficial de Idiomas aún por determinar.

Este programa, que cuenta con un presupuesto inicial de 2.500 millones a invertir hasta 2013 y consigna una partida Área Socioeducativa de 1.244 millones, prevé la puesta en marcha de un programa piloto de escolarización mixta destinado al alumnado inmigrante o de colonias de residentes extranjeros de lengua no española.

Igualmente, contempla el desarrollo de programas educativos conjuntos entre Andalucía y países de origen de la población inmigrante, medida en la que se incluye la realización de campamentos de inmersión lingüística de alumnos de quinto y sexto cursos de Educación Primaria en los países de procedencia del alumnado inmigrante.

En lo que respecta al profesorado, se pretende poner en marcha cursos específicos de formación en lenguas extranjeras que favorezcan la comunicación con este alumnado mediante la concesión de licencias por estudio en los países de procedencia del alumnado inmigrante, como Marruecos o Rumanía entre otros.

En general, según recoge este tercer plan, las actuaciones que componen el Área Socioeducativa se enmarcan en tres grandes ejes de actuación: la Acogida e Integración, la Enseñanza del Español y el Mantenimiento de las Culturas de Origen.

En relación con el eje de Acogida e Integración, se convocarán subvenciones para entidades sin ánimo de lucro y ONG para la mediación intercultural con la contratación de mediadores con el fin de desarrollar programas de actuación en los procesos de escolarización, seguimiento e integración del alumnado inmigrante.

Además, se apuesta por la firma de convenios de cooperación con entidades locales para la realización de proyectos de intervención socioeducativa; servicio de traducción –de textos breves, como formularios o impresos de matriculación, a los idiomas más frecuentes entre el alumnado– o apoyo a programas de acompañamiento escolar y refuerzo educativo y dotación de recursos humanos y materiales extraordinarios a los centros que escolaricen un número significativo de alumnado inmigrante.

En el apartado de la enseñanza del español, se potenciarán programas de apoyo, como las aulas temporales de adaptación lingüística, que desarrollan la enseñanza del español para el alumnado extranjero con desconocimiento del idioma y desarrollado en horario escolar por profesorado específico.

Este ambicioso plan está destinado a los centros docentes públicos de Educación Primaria y Educación Secundaria Obligatoria, y son las delegaciones provinciales de la Consejería las que determinarán cada comienzo de curso los centros que contarán con el programa.

Como complemento, la Administración educativa también ofrece actividades extraescolares que en horario de tarde serán impartidos por profesorado monitores, y que van desde actividades específicas para el aprendizaje de la lengua como para el desarrollo de hábitos de organización del trabajo, que les permitan mejorar sus rendimientos académicos.

Todas estas medidas se refuerzan con la puesta en marcha del Aula Virtual de Español (AVE) para la formación a distancia, mediante cursos organizados en diferentes niveles, bajo la supervisión de un tutor o tutora del centro. Este servicio será ofertado por la Consejería de Educación, a través del acuerdo de colaboración con el Instituto Cervantes.
Merecerá oportunamente un artículo todo ese asunto del Mantenimiento de las Culturas de Origen: la lógica histórica de la inmigración lleva a incorporar gente a la cultura de llegada, no a lo opuesto.

El segundo correo viene reenviado desde Zaragoza y lo firma Miguel Martín, de los pocos que, hoy por hoy, comprenden realmente cuál es la situación. Lo reproduzco íntegro porque resume de manera precisa y terrible lo que vendrá:
Hay que permanecer atentos ante los acontecimientos que en fechas próximas nos pueda tocar vivir, tal vez necesitemos despertar de la somnolencia y letargo general de este modo. No hay nada seguro aunque todo es previsible, casi real, tangible.

De desencadenarse un ataque preventivo desde Israel contra Irán, siempre respaldado por los EEUU, el mundo tendrá la sensación de vivir al borde del abismo, suspendidos del mismo, conteniendo el aliento y sumidos en el aturdimiento propio de quienes no terminan por creer que la realidad se imponga sobre la incredulidad y el escepticismo. Pero todo parece ser hoy un escenario donde lo previsible resulta ya casi ineludible. Solo queda por parte de los actores fijar el momento y la ocasión del acontecimiento porque razones para que no suceda no existen, negar la evidencia es pecar de ceguera, incluso de irresponsabilidad, no faltan y todas vienen proporcionadas por parte de quienes las provocaron hasta hoy, que no son otros sino el propio régimen iraní.

Por ello estamos en un momento del drama que rebasa los límites de cualquier hipótesis, de si será cierto o no que al final se acometerá la destrucción del programa nuclear y la capacidad de Irán para hacerse con la bomba atómica, la hora ha llegado y se ha rebasado con creces.

La hipótesis por tanto no está en saber si sucederá o no, la hipótesis reside en conocer la postura de Europa al respecto, la de Rusia y China en particular, si se pondrán de perfil o de frente, si adoptarán la condición del avestruz o se implicarán de forma activa en una crisis que está en ciernes y sin remedio, hacia qué lado oscilarán o si vacilarán, porque ésa es y no otra la verdadera cuestión de fondo y donde cualquier hipótesis hoy aparenta niebla y oscuridad. No son hipótesis por tanto los apoyos que Israel va a tener en medio del dilema, tanto los EEUU, como Canadá, Reino Unido, algunos países europeos, que no todos, e implícitamente aunque con la boca pequeña, la mayor parte de las naciones árabes que también se sienten afectadas por el potencial nuclear en manos de los clérigos iraníes, del temor que les asiste y la necesidad que tienen de alguien que haga el trabajo sucio que ellos no parecen dispuestos a llevar a cabo.

Hipótesis es también el sufrimiento que Israel estará dispuesto a soportar, cuánto va a padecer y el precio a pagar por culpa de la cobardía occidental así como la respuesta de la opinión pública europea, en permanente disposición contra la pequeña pero gran nación.

El resto de las hipótesis pertenecen al mundo de la especulación, cruel y dura. Hoy es imposible saber de forma calculada el precio que todos pagaremos, pero de lo que no cabe duda alguna es que aquí, cada cual tiene que echar cuentas y la factura del enredo tiene muchos destinatarios, seria indecente que la culpa se la llevara Israel cuando nadie hizo nada para evitar el escenario actual de callejón sin salida en que todos sin excepción estamos instalados. Alguien tiene que hacer la tarea que se dejó sin terminar porque nunca se inició ni hubo la suficiente gallardía para ello, y nadie mejor para desatascar la situación que quienes serán a la postre los paganos de tanta ineficacia e incompetencia: Israel, aunque los dedos acusadores, hipócritas y falaces, les señalen como causantes del drama en ciernes. Hubo un tiempo y se perdió, ya no es hora de elucubraciones, sino de hechos. Hágase y sin tardar. Y dejemos a un lado cualquier hipótesis que no encaje con el verdadero final del drama que no es otro sino poner fecha de caducidad al sueño fascista iraní antes que sea demasiado tarde.

Y que el Eterno guarde a Israel.

AM Israel may!
Poco me queda por añadir. Todo está en la red. Eso sí, me gustaría compartir el optimismo de Miguel Martín respecto de los apoyos con los que supuestamente contará Israel. ¿Qué países europeos? ¿La Gran Bretaña de Brown?


vazquezrial@gmail.com
www.vazquezrial.com
0
comentarios

Servicios

Máster EXE: Digital Marketing & Innovation