Menú
ESTADOS UNIDOS

Mi entrevista con Ron Paul

Durante los últimos meses he recibido cientos de correos electrónicos en los que se me pedía que entrevistase a Ron Paul, uno de los aspirantes a hacerse con la candidatura del Partido Republicano para las presidenciales de 2008. Pues bien, ya lo he hecho.

0
Resulta muy agradable entrevistar a un político que no tiene pelos en la lengua; especialmente cuando se trata de uno que conoce las ventajas del Gobierno Limitado. He aquí una versión condensada de lo que dio de sí mi entrevista con Ron Paul. Que les aproveche.
 
John Stossel: ¿A qué se debería dedicar el Gobierno?
 
Ron Paul: A proteger nuestras libertades. A dotarnos de una vigorosa defensa nacional. A vigilar nuestras fronteras. A dotarnos de una divisa sólida. Esto es lo que debe hacer el Gobierno federal, en vez de manejar nuestras vidas y nuestros dineros y utilizar la cláusula del Bienestar General y la del Comercio Interestatal para hacer lo que le venga en gana.
 
Así que el Gobierno ha de hacerse cargo de la defensa, del ejército, de las fuerzas del orden y de velar por el cumplimiento de los contratos. ¿De nada más?
 
Efectivamente, deberíamos tener un sistema judicial que se encargase de velar por el cumplimiento de los contratos. Por otro lado, creo que el Gobierno ha de desempeñar un papel en la preservación de nuestro entorno; utilizando para ello el derecho de propiedad, debería proteger a quienes resulten perjudicados en sus personas o bienes o porque el aire que respira haya sido contaminado.
             
Así que el Gobierno ha de protegernos, velar por el cumplimiento de los contratos, hacerse cargo de los tribunales y dictar ciertas normas sobre contaminación atmosférica. Para todo lo demás, ¿ha de dejarnos en paz?
 
Básicamente, sí. Lo cual quiere decir que, si saliera elegido, debería aplicarme una reducción salarial inmediatamente, dado que no tendría demasiado trabajo que hacer.
 
¿Prescindiría usted del Departamento de Educación?
           
Sí. No lo necesitamos.
 
¿Y cómo se formaría la gente?
             
Puede que recibiéramos una mejor formación. Los datos muestran que, a partir de los años 50, es decir, desde que el Gobierno federal tomó cartas en el asunto, la calidad de la educación ha ido disminuyendo, mientras que los costes se han elevado.
             
¿El Gobierno federal no debería desempeñar papel alguno?
 
No tiene autoridad para ello, y ha demostrado ser ineficaz. La única ciudad que controla por completo es Washington DC. Allí, el gasto por estudiante es de 13.000 dólares al año, pero resulta que allí hay más armas, más drogas y más violencia. Así pues, no hay pruebas de que el Gobierno sepa hacer las cosas bien.
 
¿Y qué me dice del Departamento de Energía?
           
Pues que no lo necesitamos, y que sirve a los intereses de las grandes empresas.
           
Ron Paul.¿Y del de Agricultura? ¿Y del de Comercio? ¿Y del de Salud y Servicios Sociales? ¿Y del de Vivienda y Desarrollo Urbano? ¿También se desharía de éstos?
 
Pues sí. Evidentemente, no es algo que forme parte de mi agenda a corto plazo, pero lo cierto es que son unos departamentos innecesarios, y que deberíamos pensar qué tipo de país tendríamos sin ellos. A mi juicio, sería un país mejor, y todos esos problemas que se supone que solucionan dichos departamentos perderían intensidad.
 
Oiga, ¿pero no cree que, si queremos comerciar, necesitamos tener un Departamento de Comercio?
           
No, absolutamente no.
           
¿Tampoco sirve para nada el Departamento de Seguridad Nacional?
           
En realidad, no, o no de la manera en que está diseñado. Se trata de la mayor de las burocracias. Pienso que en el 11-S hubo un fracaso gubernamental, y no precisamente porque careciéramos de un Departamento de Seguridad Nacional o de cédulas personales de identidad.
             
¿Qué quiere decir con eso de que el Gobierno fracasó?
           
Nos gastamos 40.000 millones de dólares en recopilar información y no fuimos capaces de impedir [el 11-S]. El Gobierno estaba a cargo de las aerolíneas, y se suponía que la Administración Federal de Aviación vigilaba qué gente subía a bordo de las aeronaves. A nadie, ni a los pasajeros ni a los pilotos, se le permitía llevar un arma. Puede que si nosotros dos tuviéramos una aerolínea dijéramos: "Queremos proteger a nuestros pasajeros, así que tal vez deberíamos controlar más al pasaje, o armar a nuestros pilotos". En ese caso, el 11-S no habría tenido lugar.
             
¿Cree, pues, que el Gobierno hace muchas, y malas, leyes?
 
Eso es. La mayor parte de las veces con la mejor de las intenciones; pero es que resulta que las buenas intenciones no resuelven los problemas.
 
 
© JFS Productions Inc. Distributed by Creators Syndicate
0
comentarios