Menú

Exteriores 16 de Marzo de 2009

LAS GUERRAS DE TODA LA VIDA

El imparable desgaste de los K

Horacio Vázquez-Rial
Néstor y Cristina Kirchner.
Por fin. Los Kirchner no han tirado la toalla, pero el árbitro los ha enviado al rincón: no les ha quedado más remedio que pedir al congreso un adelanto de las elecciones legislativas de octubre, que sin duda iban a dejarlos en minoría en el parlamento. De todos modos quedarán en minoría, aunque un poco más leve. Y ello pese a la debilidad general de la oposición, incapaz de presentarse unida en situación tan trascendente.
AMÉRICA

El triste caso de Bolivia

Jaime Daremblum
Evo Morales.
Bolivia, el país más pobre de América del Sur, necesita desesperadamente un líder nacional que repare sus muchas divisiones. Lamentablemente, Evo Morales no es de esa clase.
HISPANOAMÉRICA

Cuba y los elefantes

Héctor Ñaupari
Damas de Blanco.
Cuba y los elefantes es un extraordinario documental sobre la circunstancia actual de la isla creado gracias a la visión, valentía y tenacidad de dos jóvenes peruanas, Yesenia Álvarez y Patricia Arizola, que dirigen el Instituto Político para la Libertad y que fueron expulsadas de Cuba hace dos años por la solidaridad que brindaron a las Damas de Blanco, la heroica iniciativa que lucha a favor de la libertad de decenas de presos políticos desde el 2003.
VENEZUELA

Arrodillados ante la Cuba de Fidel

Robert Bottome y Norka Parra
Hugo Chávez y Fidel Castro.
Fidel Castro lleva 50 años queriendo anexar Venezuela a Cuba. En la década de los 60 apoyó a la guerrilla venezolana e intentó al menos dos incursiones en ese país. Hoy parece que su sueño se hace realidad. Está logrando su propósito de extender el comunismo a Venezuela, donde, gracias a Hugo Chávez, la soberanía nacional está en manos de los cubanos.
HISPANOAMÉRICA

Venezuela y los partidos políticos

Aníbal Romero
La defensa a ultranza de los partidos políticos venezolanos (me refiero a las organizaciones democráticas de oposición) no lleva a resultados positivos. Existen razones de sobra para cuestionar aspectos de su actuación, así como motivos para reconocer y elogiar el compromiso y sacrificio de muchos de sus dirigentes y militantes. La pretensión de silenciar la crítica o descalificarla repite las peores prácticas del pasado y asfixia la libertad.