Menú

Exteriores

ORIENTE MEDIO

El futuro es la muerte

José Brechner
Edvard Munch: EL GRITO (detalle).
Leonard Cohen con inigualable prosa lo predijo y lo cantó. Mucho antes que él con su arcana escritura lo hizo Nostradamus. Antes que ambos lo dijo Ezequiel, y a través de los siglos no faltó quien viera el futuro de horror y muerte que se avecina.
ORIENTE MEDIO

Egipto: ¿revolución o golpe?

Rafael L. Bardají
A todos nos gustan las historias que acaban bien. Para darle un mayor sentido a nuestras vidas, nos imaginamos protagonistas de momentos dramáticos que cambian el mundo. La renuncia de Hosni Mubarak el pasado viernes es una de esas situaciones. Forzado por el ansia de libertad de los manifestantes, Egipto promete un tiempo de cambio para todo el Oriente Medio. ¿O no?
EGIPTO

La otra cara de la frustración

Carlos Alberto Montaner
Muchos egipcios quieren democracia. No sabemos cuántos ni a qué aluden cuando piden democracia, pero presumimos que se refieren, aunque sea vagamente, a elecciones y prensa libres, parlamento plural, multipartidismo y separación de poderes. Esos son los atributos clásicos y básicos de la democracia liberal. Muchos están cansados del gobierno monocolor instalado en El Cairo desde que el coronel Naser dio un golpe militar, en 1952.
COLOMBIA

¡Por piedad!

Raúl Benoit
Piedad Córdoba.
Con la incredulidad y el escepticismo que deben lucir los periodistas a la hora de dar con respuestas que satisfagan a la opinión pública y sirvan para encontrar la verdad, cuestioné a Piedad Córdoba a través de Twitter: "Colombia espera la liberación de secuestrados por las FARC, por la vida, pero al final es un show mediático". Piedad respondió: "No transmitan entonces. Y déjennos hacer nuestra labor por la paz".
ECUADOR

Una ley de drogas draconiana

Gabriela Calderón de Burgos
Ecuador tiene una de las leyes sobre narcóticos más draconianas de América Latina. Así lo dice un reporte publicado por el Transnational Institute y la Washington Office on Latin America (WOLA). Vivimos en un país donde la pena máxima por homicidio es de 16 años, mientras que un narcotraficante de poca monta puede terminar con una sentencia de hasta 25 años.