Menú
CHUECADILLY CIRCUS

De sheriff a vedette

De sheriff de Chueca a vedette del socialismo del siglo XXI, así se resume la carrera política de Pedro Zerolo. En el ejército, los destinos exóticos constituyen el atajo perfecto para el ascenso y la condecoración. En política, el cargo de Relaciones con Frikies suele ser el vano premio de consolación que marca la irremisible decadencia de la mascota triste y envejecida que aburre hasta a sus dueños.

0
Pedro Zerolo no es el peor socialista que conozco. Tiene a su favor que nunca ha mentido sobre su ideología radical. Cuando le preguntaron qué le impulsó a unirse al PSOE, respondió que su deseo de expulsar a la derecha del poder. Incluso su aparente hipocresía viene matizada por cierta candidez: quien años antes había proclamado con satisfacción la decadencia de la pareja, animó luego al personal a casarse como acto de afirmación política. Además, es de los pocos que se atreve a defender el papel de Educación para la Ciudadanía como fuente de adoctrinamiento e ingeniería social. Nunca se ha proclamado socialdemócrata o socialista, sino simplemente de izquierdas, así que a nadie debería sorprender que este activista gay metido a concejal madrileño haya acabado loando las virtudes del castrismo y el chavismo en el Aquelarre Social celebrado recientemente en Belém do Pará, un antiguo fuerte portugués convertido en el siglo XIX en centro de atracción para aventureros y empresarios ávidos de las riquezas ocultas en la peligrosa Amazonía.
 
A principios del año pasado alguien propagó el rumor de que Zerolo sería nombrado ministro. Algunos señalaron que, como suele ocurrir en política, el bulo podría haberlo inventado el propio interesado, ante su previsible pérdida de influencia sobre el líder, quien daba por rentabilizado al establishment mariprogre. La celebración del Orgullo Gay al mismo tiempo que el Congreso del PSOE fue el canto del cisne de la política gay socialista, aunque pocos previeron que esto significaría el inicio de la táctica anti-gay por parte de otros, dispuestos a garantizar a los socialistas 25 años de gobierno ininterrumpido. Será que a ellos no les afecta la crisis.
 
Tras su aparición estelar en la manifestación contra Israel como único representante socialista ("A mí no me pillan en una de ésas", debieron de pensar sus compañeros; "para eso tenemos a Zerolo", dirían otros para excusar su ausencia), el antiguo presidente del Cogam y la Felgtb preparó las maletas para su nueva misión, una homilía sobre inmigración y democracia en Belém, crisol de razas y culturas, justo cuando el Gobierno prepara el endurecimiento de las condiciones de los extranjeros. Tal vez Zerolo sea de los que piensan que cada ecuatoriano que abandona su país está robando al Estado, y que por tanto debe compensar el esfuerzo social invertido en su formación. En Irak, el gobierno exige a los licenciados universitarios tres años de trabajo en la patria antes de poder acceder a la emigración. Los que deciden salir antes lo hacen sin el título que acredita su cualificación académica. Y eso es lo que algunos denominan "éxito democrático". No tanto.
 
En su discurso, Zerolo defendió el consumo sostenible, es decir, que el ministro de turno, por ejemplo Miguel Sebastián, nos diga lo que tenemos que comer o qué tipo de ropa debemos usar, o incluso cuántos calzoncillos debemos guardar en nuestros cajones. Nada más alejado de la estética consumista y todavía individualista imperante en el barrio de Chueca, aunque después de que los representantes de la Cámara de Comercio gay de los EEUU se hayan manifestado "extasiados" por el plan de rescate de Obama, uno ya no sabe qué pensar.
 
Atiendan a lo que puede leerse en el website del PSOE:
El dirigente socialista ha asegurado que es necesario un modelo de justicia social, democrático, participativo y de acción comunitaria, donde el Estado, desde la eficacia y la calidez, defienda lo público como garantía de la igualdad de trato y oportunidad, intervenga ante la mercantilización de los recursos naturales, exija la responsabilidad social de las empresas y apueste por la paz, la diversidad y la dignidad de cada cual como elemento de progreso sostenible.
Yo pensaba que la calidez la proporcionaban la familia, la pareja y los ligues –o los hook-ups, que diría el protagonista de Californication, una de mis últimas series favoritas–, y que el ser humano poseía dignidad por sí mismo, no como elemento de alguna colmena estatal diseñada por vaya usted a saber quién. ¿Qué será de los que prefieren la acción individual a la comunitaria? ¿Qué destino les depara la cosmovisión zerolista a quienes sitúan la sostenibilidad unos pasos más allá de lo que dictan los gurús del catastrofismo ambiental?
 
En su blog, Zerolo celebra "la revolución política que ha cambiado el Sur" y la asistencia al Foro de los presidentes de Brasil, Bolivia, Ecuador, Venezuela y Paraguay, gobernado por un cura progre que en pocos meses ha puesto el país patas arriba. Sin embargo, ninguna referencia a la gastronomía de la región, el paisaje del lugar o el carimbo, una maravillosa danza local con influencias europeas y africanas. Como dice Fernanda Abreu, en Brasil el sampling no es un estilo musical, sino un modo de vida. Qué lástima que para algunos convertirse en un político serio consista en abrir un blog superaburrido, escribir frases interminables y colgar fotos con gesto de estar a punto de echar la pota.
 
A propósito, la comunista Beatriz Gimeno, heredera de los cargos de Zerolo cuando éste dejó de ser el líder oficial del movimiento, se ha despachado contra Colegas con un articulito titulado "Gays de derechas" en el que critica a esta organización por sumarse a las manifestaciones a favor de Israel y en contra de la dictadura castrista. Paco Ramírez, secretario de Organización de los señalados, ha aconsejado a la Gimeno que se dé un garbeo por esas tierras que tanto le gustan:
La señora Gimeno debería mudarse una temporada a la franja de Gaza para que vea realmente cómo viven las mujeres bajo la Sharia, y veremos si se le permite mantener su feminismo radical en una sociedad controlada por los fundamentalistas. O también una temporada para vivir como una cubana media, y no para tener vacaciones estando en una playa tomándose unos mojitos junto a una guapa mulata, y allí descubriría el verdadero valor de la libertad de expresión, así como otros derechos que disfruta en Europa.
El cierre también tiene su aquel: 
Y para terminar, querida Beatriz, es cierto que se puede ser gay y de derechas, y se puede ser lesbiana de izquierdas y hasta no ser sectaria y mentirosa.
Lo peor que te puede pasar en la vida es creerte portador de una misión universal. La línea entre el idealismo y el más cruel maquiavelismo, ése que utiliza el mal por un bien que se sabe de antemano nunca será alcanzado, es muy fina. Una vez rebasada, ya no hay camino de vuelta. Allí se encuentran Gimeno y Zerolo, rey por un día convertido en mascota de la caspa socialista por siempre jamás. ¿Cuál será su próxima parada? Por si le sirve de algo, el otro día me dijeron que en Pyongyang servían un buey excelente. El problema es que ya no queda ninguno vivo. No eran sostenibles.
 
 
Enquire within: chuecadilly@yahoo.es
0
comentarios