Menú

Decisión a medias de la UE sobre Hizbollah

Si se ha hecho para poder jugar como UE un papel más activo en el conflicto sirio, difícil es ver de qué manera esto va a contribuir a tal fin.

GEES
1

La decisión del Consejo de Ministros de la Unión Europea (UE), de 22 de julio, introduciendo a la rama militar del Hizbollah libanés en la Lista Europea de Personas y Grupos Terroristas, es un paso importante, aunque a todas luces insuficiente.

Cuando a mediados de la pasada década se debatía igual medida entre los ministros europeos, entonces dirigida a la introducción en la lista del Movimiento de Resistencia Islámico palestino (Hamas), también se discutía si introducir sólo a su brazo militar o también al político. Entonces los ministros fueron más decididos, y aunque Hamas se había "legitimado" también en las urnas, como Hizbollah, se introdujo a todo el cuerpo. Y por ello, desde entonces, los mandatarios europeos no deben tener como interlocutores a cargos de Hamas.

Aunque es cierto que Hizbollah tiene su impronta en Líbano – es sin duda un "Estado dentro del Estado" -, tiene ministros en un Ejecutivo que, aunque en crisis, ahí está, y tiene cadena de televisión e incluso un activo think tank, ahora la UE ha decidido introducir a sus militares en la susodicha lista y renovados problemas nos acechan desde este mismo momento.

El primero lo tendrán nuestros efectivos desplegados en el sur del país, donde es en buena medida la rama militar – y, por tanto, desde ahora terrorista – la interlocutora de nuestros compatriotas. Pero también lo tendrán nuestros diplomáticos, pues en movimientos de este tipo es harto difícil establecer la línea de separación entre los civiles y los militares. También será difícil hacerlo a la hora de perseguir a individuos y de congelar sus haberes en cuentas bancarias en suelo europeo, y la posibilidad de que las autoridades comunitarias sean cotidianamente burladas es un riesgo a considerar.

Problema importante será el que plantea esta dinamización del tema Hizbollah en la dimensión de la UE por un Estado miembro, el Reino Unido, precisamente en un momento en el que el grupo libanés – aquí indudablemente su brazo militar, es decir, el desde ahora terrorista – juega un papel cada vez más visible en el campo de batalla sirio. Muchos podrán preguntarse si no se ha activado ahora la necesaria voluntad política precisamente debido más a este papel, y menos a su supuesta implicación en un atentado terrorista en suelo comunitario (en Burgas, Bulgaria) o a la más lejana, pero también supuesta mientras no medie sentencia judicial probatoria de la Justicia argentina, en los sangrientos atentados de Buenos Aires a principios de los noventa.

Si se ha declarado al Hizbollah militar terrorista para poder jugar como UE un papel más activo de cara a la resolución del conflicto sirio, difícil es ver de qué manera esto va a contribuir a tal fin. Ya es terrorista el yihadista Jabhat Al Nusra, al menos para EEUU y desde diciembre, sin excesivas consecuencias por tal inclusión. El único cambio ahora sobre el terreno es que en lugar de un grupo terrorista tenemos dos, uno en cada bando.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios